Luego de los acontecimientos que se presentaron en Cuba y generaron una alerta a los comunistas dictadores en Cuba, se ha comenzado a propagar entre críticos la idea de la posibilidad de una invasión por parte de Estados Unidos que permita la liberación de ese pueblo.

Pensar en una invasión militar como la única salida amerita una profunda reflexión sin caer en los manejos emocionales que produce tal situación, analizar hasta que punto es viable tal acción sea para Cuba o para Venezuela o para Nicaragua o cualquier otro país.

Hay que tener en claro que ese escenario a pesar de las peticiones múltiples que se presentan no va a ocurrir, sin lugar a dudas estos países resultan un peligro para EEUU, pero en la actualidad no es del interés de este país realizar una invasión.

La presencia de un narco estado dominando en el ámbito caribeño no es ningún secreto para la administración americana, tampoco es un secreto que organizaciones altamente peligrosas terroristas operan en dichos países, pero tampoco es un secreto la influencia que se presenta por parte de Rusia y China en estas naciones lo que imposibilita cualquier acción.

A pesar de que el exilio cubano y venezolano junto a otras naciones abogan por una intervención varias voces cercanas a la administración Biden han reafirmado el hecho de no existencia de esa posibilidad de invasión como la dicho el senador Bob Menéndez.

Resultan muy importantes las declaraciones del Senador Menéndez porque este es uno de los senadores más influyentes en política exterior y mantiene línea dura y directa comunicación con el presidente de Estados Unidos Joe Biden, este ha dejado claro que ni siquiera en las administraciones mas anticomunistas ha estado sobre la mesa esa opción.

Todo parece indicar que no se quieren correr los errores de administraciones anteriores, de manera contraria espera la administración Biden mantener las sanciones de la administración anterior la de Trump y buscar otras vías que menoscaben el accionar de la dictadura comunista en la isla.

Lo que, si pudiera definirse en la posibilidad de una asistencia humanitaria que permita acceso a alimentos, acceso a las vacunas y demás condiciones que mejoren la vida de los ciudadanos de la isla, porque aunque el deseo verdadero es la intervención estamos ante una triste realidad de un hecho que no por ahora ocurrirá, no habrá ninguna invasión.

 

 

Germán Paredes|@germanparedesr

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *