AL CIERRE. Me informan que las decisiones y acciones ejecutadas por Diosdado Cabello en el proceso interno del PSUV, buscan demostrar el poder del sector radical y afectar las negociaciones que están en marcha. Ellos son contrarios al presunto deseo de Maduro de negociar, llegar a un acuerdo y entregar el poder a quien gane las elecciones; mientras que Cabello busca sabotear esa opción, empastelar el tema y concretar su aspiración de ser el líder del plan “B” que buscaría destrabar la crisis venezolana.

PSUV (I). Si bien el exceso de democracia no es bueno al interior de los partidos, tal como expliqué en la columna anterior, ahora resulta que en el caso del PSUV el exceso de dictadura e imposiciones es peor. No hay una explicación racional para el tremendo despelote que se generó el 27N y de cómo la crisis la empeoró el cogollo rojo con las exclusiones de aspirantes que habían obtenido apoyo de las UBCH, para poder participar el 8A. ¿Qué terminó ocurriendo? Por ahora, solo hay una conclusión y muchas hipótesis. Finalmente y luego de mucha alharaca sobre la supuesta democracia interna, se impuso la “lógica al revés” que impera en el chavismo. Ya perdí la cuenta de las veces que he mencionado que en el oficialismo son de “rosca al revés” y por eso cuando la lógica racional indica un paso, ellos dan otro. En muchas ocasiones esa conducta política les ha dado buenos resultados, pero también en varias oportunidades han metido la pata. En este caso pareciera que decidieron iniciar una purga que les traerá secuelas a lo interno, aunque a lo externo solo hay “tibias” denuncias acompañadas de supuesto respeto a las decisiones. ¿Por qué la “lógica al revés” les podría causar problemas? Porque ellos hablaron de redemocratizar el PSUV, aunque no con ese término, pero terminaron fue reforzando la dictadura interna que castiga, impone y desecha a dirigentes a su criterio y sin derecho a la defensa. ¿Eso es democracia? Las consecuencias son graves, pero en el cogollo aspiran que con base en la disciplina militar interna no habrá mayores heridas de cara al 21N. Pero en la realidad es que hay decepción y mucha molestia aguas abajo, porque la dirigencia siente que se burlaron de ellos al convocarlos para decidir candidaturas y al final en Caracas escogieron los finalistas, obviando en muchos casos las postulaciones. Esa burla a nivel de la militancia no tiene el mismo efecto que a nivel de quienes fueron excluidos. Mientras Francisco Arias Cárdenas, Elías Jaua y Erika Farías, entre muchos, solo hacen leves señalamientos pero al final terminan callando y chupando limón; a nivel de la militancia no porque ellos no tienen mucho que perder si bajan su motivación a trabajar. ¿Por qué? Porque de los primeros mencionados, en el cogollo saben de “cuál pata cojean” y tienen como controlarlos, pero aguas abajo no tienen esa seguridad porque la militancia se siente abandonada desde hace mucho y por eso sufren la crisis igual que lo hace cualquier venezolano. ¿Qué es lo que realmente está pasando en el PSUV? Los hechos indican que Diosdado Cabello está dirigiendo su propia operación de ocupación y razzia final del PSUV, razón suficiente que lo impulsó a excluir gobernadores y alcaldes en ejercicio, además de dirigentes activos, de las listas finales a pesar, repito, de haber recibido el apoyo de las UBCH. Sin entrar a valorar la gestión y el comportamiento de los excluidos, si estos no merecen ni siquiera competir, para qué y por qué los dejaron postularse. Sencillamente, DC aprovechó el despelote del 27J para imponer cambios a la metodología que había sido aprobada. En medio del caos se habló que participarían en el round final los dos aspirantes con mayor cantidad de postulaciones a cada cargo, pero al final sacó de la chistera una lista con paridad de género que lo que da es risa, porque agrega nombres de relleno que no tienen el perfil para dichos puestos. ¿Por qué Cabello ha hecho tal desastre? Y lo más importante ¿Por qué Maduro lo dejó hacer su jugada? Aquí viene el ejercicio de análisis y surgen tres hipótesis. La primera, es que Cabello desde su posición de control parcial del PSUV decidió reocupar los espacios que le han sido despojados desde 2020 a raíz de su contagio por Covid, el pase a retiro de sus generales y sobre todo porque Maduro intentó apropiarse inicialmente de la idea de las internas, que fue propuesta por Cabello en el cogollo, buscando tomar control de la estructura. Cabello decidió pasar a una ofensiva rápida y se apodera del proceso pasando por la guillotina a sus enemigos, como por ejemplo Francisco Arias Cárdenas y Henry Rangel Silva (Gobernador de Trujillo), además de golpear a Maduro con algunos cercanos a su tendencia como Erika Farías.  En términos muy simples, DC hizo una limpieza a su conveniencia y nadie le ha parado el trote. Dentro de esta hipótesis hay un segundo escenario y es que Cabello intenta enguerrillar al partido para afectar el proceso negociación con la oposición que adelanta Maduro, del cual está excluido hasta ahora. La conducta de Cabello ha generado tal problema interno que un sector militar, no afecto a él, pidió a Maduro intervenir porque se alteró la supuesta “democracia interna”. Ahí vengo con la segunda hipótesis y es que Nicolás dejó que DC hiciera su desastre, causara una fractura interna, con el objetivo final de él intervenir para recuperar el orden perdido por la actitud revanchista de DC y erigirse como factor de unidad y recuperación de la paz interna. Y la tercera hipótesis, es que el conflicto haya sido generado de mutuo acuerdo para limpiar al PSUV de una parte de los tantos “bichos de uña” que hay en la organización. Este última parece la menos probable, porque a pesar de que públicamente parecen hermanos siameses, Maduro y Diosdado tienen diferencias en diversos aspectos ya que tienen objetivos distintos. Lo cierto de todo, es que la crisis interna en el PSUV a raíz del 27J y las posteriores decisiones está generando una profunda fractura, porque los excluidos y perdedores van a jugar contra los impuestos finales para que pierdan el 8A o por lo menos disminuyan su caudal de votos, pero la revancha definitiva sería el 21N. Y el mejor ejemplo es el Zulia, caso que paso a analizar en la segunda parte de este comentario.

¿UNIDAD? Como era de esperarse las recientes decisiones de eliminar los protectores y la activación de la tarjeta de la Unidad-MUD cayeron bastante bien en un amplio sector de la oposición. De hecho, los partidos AD, Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo ya discuten sobre el uso de esa tarjeta, que les permitiría lanzar candidatos de unidad y poder remontar la cuesta electoral, pero sobre todo intentar revertir la desconfianza que existe en la mayoría del electorado. El único partido del G4 que aún no ve con agrado la participación electoral es Voluntad Popular, cuyos cabecillas prefieren mantener la figura del interinato con Juan Guaidó a la cabeza. ¿Por qué desechar la opción electoral en el caso que existan condiciones? Por dos razones fundamentales. La primera es que el cogollo de VP prefiere seguir succionando la teta financiera del interinato, alargando este período especial que les ha deparado grandes beneficios económicos, al manejar altas sumas de dinero en el exterior. El poder y el dinero que disfrutan es muy sabroso como para dejarlo y su gran objetivo es fortalecer la “Franquicia en el Exilio”. Y la segunda, es que VP es un partido que se está desmantelando aceleradamente y no tienen aspirantes de peso para estas elecciones del 21N. Al final, de lograrse las condiciones electorales, VP se sumaría a la corriente de las otras organizaciones que analizan la factibilidad de participar, no porque crea en esa solución, sino porque no les quedaría más remedio. Dudo que Voluntad Popular se quede fuera de una participación unitaria, repito, en el caso que se den las condiciones electorales.

“PESCUECEO”. Se amplía el pescueceo en la oposición zuliana en busca de alianzas para las elecciones del 21N. Al parecer, el supuesto acuerdo que habían discutido Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia, que le daría la candidatura a la Gobernación a Manuel Rosales y la Alcaldía de Maracaibo a Primero Justicia se complicó y cada organización busca por separado las alianzas que les ayuden en su propósito. ¿Con quién hacer los acuerdos? Lo lógico es que conversen con los partidos Acción Democrática o como se termine llamando, Voluntad Popular y el Partido Centro Democrático (PCD). Los adecos cada día están más disminuidos en el Zulia, sobre todo desde la división entre Bernabé y Ramos Allup. Mientras que VP está en una rápida desintegración y lo que queda no representa nada. El vacío dejado por AD y VP ha sido llenado por el PCD que viene creciendo en estructura. Por eso no sería descabellado pensar que al final el PCD podría ser importante en unas eventuales primarias. ¿Con quién podría pactar el PCD? Me hablan de reuniones con PJ y UNT. ¿Queda totalmente descartado el pacto entre UNT y PJ? No, porque las cosas pueden cambiar. No hay nada definido, ni descartado en el Zulia. En torno a este tema, al revisar las redes del amigo Marco Rivero, secretario general del PCD en el Zulia, puedo ver claramente como sigue activo en las comunidades, no solo llevando un mensaje de esperanza y cambio, sino promoviendo su aspiración de ser candidato de unidad a la Alcaldía de Maracaibo. Conozco a Marco desde hace más de 20 años cuando era dirigente de Copei y doy fe de su capacidad de trabajo, honestidad y vocación de servicio.

RECONVERSIÓN “BURBUJA”. Ante la revelación de la agencia Bloomberg sobre la nueva reconversión monetaria, que busca eliminar seis ceros al bolívar, me surge la duda sobre cuánto tiempo va a durar esa “burbuja” ante la marcada pérdida de valor del bolívar y la creciente dolarización. Ese cambio cosmético a mi criterio, sin pretender ser economista, no servirá de nada ante los graves problemas de fondo que afectan a la economía nacional.

PSUV (yII). El Zulia es el mejor ejemplo de las secuelas que deja la primera parte del proceso interno en el PSUV. Aquí Francisco Arias Cárdenas a pesar de quedar segundo en cantidad de UBCH sin estar en el país, es excluido de la lista final sin ninguna razón lógica, lo que llevó a pensar que era una venganza de Diosdado y FAC se encargó de confirmarlo cuando acusó a Cabello de su exclusión. Las maniobras contra FAC iniciaron el mismo 27 y se comenzaron a concretar a partir del lunes 28. Por eso Pancho el martes 29/06 ya había abortado su anunciado regreso al Zulia y cuando sus más allegados eran consultados sobre lo anunciado por DC la frase fue corta, pero lapidaria: “Lo jodieron”. Cuando recibí esa respuesta, me pregunté ¿Qué hará FAC? Poco a poco fui recibiendo información que me permitió armar la respuesta a la interrogante: está formando un frente contra Omar Prieto para intentar derrotarlo el 8 de agosto o el 21 de noviembre. Por eso llamó públicamente a votar por Luis Caldera en las internas, anuncio que replicó su aliado circunstancial, Gian Carlo Di Martino, a quien lo bajaron del avión y le dijeron que se quedara en Italia.  ¿Por qué Caldera apareció en la lista de finalistas? Consulté mis fuentes rojas y coincidieron que OP pidió a DC sacar a Pancho y dejar a Caldera, ya que considera que este último es muy fácil de derrotar y hasta duda que quiera participar en una confrontación directa con él. Pero el tiro le podría salir por la culata, ya que Luis Caldera tiene el perfil del chavista moderado y conciliador que no tiene OP. El actual alcalde de Mara tiene mínimo rechazo interno, se le ve como leal y además no tiene graves señalamientos de corrupción en su contra. O sea es todo lo contrario a Prieto. Él podría ser un factor de conciliación que agrupe a las tendencias que están contra Prieto y en eso están trabajando. La gran interrogante es si Caldera quiere meterse en una pelea directa y muy dura con un tipo como OP. Eso aún está en conversaciones y hay mucha presión para que LC acepte ser el líder del frente anti-Prieto en el PSUV. La idea de Pancho es derrotar a OP el 8 de agosto o disminuir su votación, para luego jugar en su contra el 21N y que gane la oposición. En la estrategia de Pancho, un sector de la oposición podría jugar un rol importante, porque recordemos que en el proceso de agosto pueden votar todos los inscritos en el Registro Electoral, ya que no está limitado a la militancia del PSUV. Ahora bien, quedan las dudas razonables sobre las decisiones que tomó DC y por qué en el “Madurismo”, a pesar de su poco afecto por Prieto, dejaron que las tomara. Hagamos otro análisis que deriva en tres hipótesis. La primera, es que en el “Madurismo” dan por perdido el Zulia ante el desastre de la gestión de Omar y todos los problemas que acabaron con la calidad de vida de los zulianos, por lo que prefirieron no exponer a Pancho y dejarlo en México construyendo las alianzas petroleras que le convienen al oficialismo. Pero además evitan una campaña interna que sería a sangre y fuego y al mismo tiempo podrían resolver el tema Omar Prieto con su derrota el 21N. Y por otro lado, podrían dejar que Manuel Rosales, en el caso de ser el candidato de la oposición, gane y no tendrían a un enemigo acérrimo porque MR tiene capacidad de entendimiento con ellos. Con esa idea podrían, incluso, garantizarse que su pupilo, Willy Casanova, seguiría siendo alcalde de Maracaibo. Por todo esto le entregan, aparentemente, el estado a DC. La segunda probabilidad es que sacrifican a FAC pero colocan toda la carne en el asador para que Luis Caldera gane la candidatura y de esa forma sacar finalmente del juego a un incómodo Omar Prieto. Y la última hipótesis es que DC y NM se repartieron el país y en esa distribución a Cabello le tocó el Zulia, por lo que buscarían preservar la reelección del actual gobernador. Hay un detalle interesante que da luces sobre el fondo del tema y es que al final Casanova, supuestamente, jugó con Prieto en la jornada de postulaciones, lo que pareciera ser la consecuencia de una orden que recibió. ¿Qué hará OP? Como era de esperarse en vez de asumir un papel de conciliador, más bien comenzó a atacar a quienes no lo apoyaron en una conducta que afecta sus intereses y no le favorece en nada. Definitivamente Prieto no sabe hacer política de otra forma que no sea la confrontación y el deseo de aplastar a sus oponentes. Tarde o temprano ese estilo le pasara factura. ¿Será el 8A? Esperemos los eventos que están en pleno desarrollo. Como gran conclusión, de nuevo en el chavismo aplican la lógica al revés y por eso no hay que descartar nuevas decisiones y acciones fuera de toda racionalidad. Lo que comenzó como una iniciativa para empoderar a la militancia y revitalizar la maquinaria, terminó siendo una nueva expresión de la dictadura interna y deja una fractura bastante profunda.

ENCUESTA. Recibo los resultados de la última encuesta de Meganálisis, realizada entre el 23 y el 30 de junio, que contó con el respaldo de la Internacional Socialista. Entre los resultados destaca que 71,2% de los encuestados estima que el socialismo no sería capaz de sacar a Venezuela de la crisis, pero además 76,8% considera que con Maduro y el chavismo en el poder, es imposible que los venezolanos tengan un futuro mejor. Por otro lado, 69,2% admite que no confía, ni milita en algún partido político. Adicionalmente tiene resultados que son graves para la oposición, ya que 69,9% de los consultados considera que el Acuerdo de Salvación Nacional solo busca salvar a Guaidó, a Maduro y los grupos políticos que le acompañan. Pero hay un dato mucho peor y es que 87,9% afirma que Guaidó no es presidente de Venezuela. Cuando evalúan el liderazgo de Leopoldo López y Julio Borges la percepción negativa asciende a 82,3%. Los resultados demuestran que tanto chavismo como oposición están muy mal ante los ciudadanos.

VULNERABLE. Poco después de haber concluido la jornada de postulaciones del PSUV y antes de los polémicos anuncios de Diosdado Cabello, sostuve una amena conversación con un dirigente de la oposición en el Zulia, quien me hablaba de que era preferible que Omar Prieto fuese el candidato rojo al Palacio de los Cóndores. Como me sorprendió con esa afirmación, consulté sus argumentos y fue claro en su explicación: “Omar es un candidato más vulnerable que Francisco Arias Cárdenas, ya que tiene un elevado rechazo por la desastrosa gestión que ha hecho y además porque genera temores en la sociedad civil. Arias por el contrario genera tranquilidad a los empresarios, gremios y a la clase media que aún queda porque no es un tipo violento, ni confrontador, por lo que muchas personas, quienes originalmente, son opositoras verían con agrado votar por él. En el caso de OP, la gente acudiría a votar en masa contra él culpándolo del deterioro de la calidad de vida, escasez de combustible, apagones, problemas con el agua, inseguridad, colapso por el Covid-19 y por todo el resto de los problemas que han acabado con la vida de los zulianos. Claro, también Omar es un enemigo de cuidado, no por el respaldo popular que tiene, sino porque no escatima en acciones o decisiones para aniquilar a sus enemigos. En síntesis, si en la oposición logramos la unidad que se está trabajando para construir, nos conviene que sea OP y no FAC el candidato del PSUV. La mayoría de los zulianos votarán contra OP como una revancha personal”. El razonamiento de este amigo me parece totalmente lógico, aunque deben tomar en cuenta que OP no es pendejo, ni mocho.

UNT. Me informan desde Un Nuevo Tiempo que aumentó la cantidad de aspirantes a la Alcaldía de Maracaibo, porque a José Luis Alcalá se suman ahora Juan Urdaneta y José Figueredo. Un nuevo problema que afecta la cohesión interna de la organización de Manuel Rosales, ya que cada grupo está por separado en las giras del precandidato a la Gobernación del Zulia. En cada visita a las comunidades los mencionados están con su gente, en un pulso que podría generar dificultades. ¿Qué oportunidad tiene alguno de los tres de ser candidato de unidad? Hay dos escenarios. El primero que Manuel Rosales finalmente no sea el abanderado a la Gobernación, porque los tiempos en los cuales UNT se quedaba con ambas candidaturas ya son historia. Y la segunda es que Un Nuevo Tiempo gane ambas postulaciones en unas eventuales primarias, pero eso también tiene un problema y es que ningún partido opositor gana sin hacer alianzas. Esperemos, pero lo cierto es que Alcalá, Urdaneta y Figueredo empujan su nombre con fuerza. Sobre Urdaneta me dicen que es el precandidato del “Comando Colesterol” para generar una crisis interna.

INDEPENDIENTES. En mi columna pasada hice referencia al interés de algunas figuras de la sociedad civil, y sin militancia partidista, de aspirar a ser gobernadores o alcaldes en las elecciones del 21N. En lo personal creo que la oposición debe abrirse a estudiar estas opciones, porque les serviría para enfrentar el desgaste que experimentan en su relación con la ciudadanía, pero además funcionaría para refrescar la imagen de una oposición golpeada por los fracasos acumulados durante más de 21 años de lucha contra el chavismo. No se trata de regalar nada a nadie, pero si permitir que esos liderazgos emergentes coloquen sus nombres para ser evaluados por los ciudadanos. Así como Chávez es el resultado del agotamiento del modelo político de la IV República, en la V República también se viven momentos similares a los ocurridos en 1998. Por eso no hay que descartar a quienes desde la sociedad civil consideran que tienen los méritos, capacidades e ideas para gobernar en Venezuela. En el caso del Zulia ¿Por qué no tomar en cuenta, por ejemplo, a César Ramos Parra y Laura Bolla?

#CONTRASTES. Este viernes desde las 7PM (Hora de Venezuela), en un nuevo episodio de #CONTRASTES converso con el profesor, David Gómez Gamboa, director de la ONG “Aula Abierta” sobre la factibilidad de reanudar clases presenciales a partir de octubre, en todos los niveles de la educación en Venezuela. SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: http://ow.ly/eQIH50AyZg4.

 

Darwin Chávez|@Darwinch857|[email protected]

 

 

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *