Y Maduro lo intenta hacer de nuevo.

Ahora insiste en aparentar una suerte de normalidad y recuperación de la pandemia, anunciando que las clases presenciales se reanudarían en octubre, cuando las condiciones no están dadas.

No solo se trata de la pandemia y sus efectos en las escuelas, liceos y universidades que en su mayoría no podrán cumplir con los protocolos para impedir contagios masivos entre estudiantes, personal administrativo y docente.

También se trata del deterioro de la mayor parte de la infraestructura educativa, como resultado de las incursiones del hampa y la ausencia de mantenimiento por parte de quienes tienen esa responsabilidad.

Se trata de una escasez de gasolina que impide cualquier actividad normal, pero sobre todo a quienes laboran en el sistema educativo dado sus bajos sueldos y la imposibilidad de pagar combustible en dólares.

Por supuesto que también se trata de la interrogante sobre cómo llegarán estudiantes, empleados, obreros y docentes a las instituciones si el transporte público ha venido desapareciendo gradualmente o no tienen dinero en efectivo para pagar el pasaje.

Y para completar el dantesco cuadro, es bueno saber cómo los integrantes del sistema educativo podrán cumplir con sus obligaciones, en medio del empobrecimiento brutal al que han sido sometidos, pues nadie con hambre aprende o dicta clases.

A todos estos factores hay que sumar la deserción estudiantil y docente, porque sencillamente no ven que la educación pueda resolver sus necesidades diarias de comida y medicinas.

Esta es una crisis que fue pospuesta gracias a la pandemia, porque el régimen tuvo que confinar a los venezolanos en sus hogares, lo que postergó la aparición de estos condicionantes que afectan el funcionamiento de la educación.

¿Qué va a ocurrir a partir de octubre si se reanudan las clases presenciales?

Se verá en toda su dimensión la nueva crisis que amenaza al sistema educativo venezolano el cual, gracias a más de 21 años de revolución, está en ruinas.

 

@VerdadesRumores

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *