Pocas cosas le salen bien al régimen por estos días. Ya no se trata solo de unas pandillas bien armadas que se burlan de las autoridades y hacen lo que les da la gana. La falta de fortaleza y autoridad de estos buenos para nada se acaba de demostrar, sin temor a dudas, en un asunto mucho más delicado como lo es el cuidado de las fronteras y de la soberanía.

En efecto, un tal Gentil Duarte y un grupo guerrilleros de una fractura de las FARC campeaba desde hace tiempo por el Arauca. Por alguna misteriosa razón aparecieron las FANB con la intención de sacarlos del sitio utilizando soldados poco entrenados para este tipo de guerra. Luego de algunos enfrentamientos con muertos y heridos y del secuestro de varios soldados de venezolanos, decidieron negociar y así la FARC devolvió a los secuestrados a cambio de que la FANB los “dejara quietos” en esa zona de la frontera entre Colombia y Venezuela.

El acartonado ministro de Defensa no ha dicho ni pío, pero la opinión pública coincide en que no solo hicieron el ridículo, sino que demostraron no estar preparados para defender la soberanía. Quizás el único que se alegró de este resultado fue el propio Maduro pues con esta clase de militares nunca le podrán dar un golpe de Estado.

La otra pelada de bolas sucedió con lo de las vacunas contra el covid. La especie de que había que estar inscrito en el sistema Patria para ser vacunado desató a los demonios y produjo un enorme repudio. A la carrera, tratando de aplacar el malestar, trajeron unas vacunas y empezaron a colocarlas, pero el asunto sigue vivo y coleando. Tristeza da que muchos países ya están terminando de vacunar a su población y aquí de vaina empezando y sin claridad de si alcanzará para todos.

La falta de diesel y de gasolina es una tortura para los que vivimos en el interior del país. El mantener a Caracas bien abastecida por miedo a las protestas a expensas de las regiones es una inmensa canallada. Mientras tanto, esta especie de tres chiflados que tratan una y otra vez de hacer funcionar las refinerías ya lo único que producen es risa,

La guinda ha sido el caso del canto que Bonny Cepeda le hizo al dictador. El asunto se hizo viral cuando el cantante reconoció haber recibido 60 mil dólares por su actuación en Miraflores. Ese contraste entre un gobernante rodeado de lujos y derroches frente a un pueblo en la miseria más profunda de nuestra historia, no podía pasar por debajo de la mesa.

Por su parte los opositores al régimen “andan alborotaos” y hay diversos esfuerzos que caminan en paralelo. Un grupo ha planteado realizar una asamblea constituyente, otro grupo plantea organizar el referéndum revocatorio del mandato presidencial, otros quieren ir a elecciones regionales para ampliar la plataforma de lucha, otros opinan que hay que volver a la presión de calle y también, está en marcha un nuevo intento de negociación entre el régimen y la oposición. Un escenario vario pinto y, por ello, hay discusiones entre los muchos actores, pero lo positivo es que tenemos el empuje intacto para seguir haciendo cosas hasta derrocar al bicharraco. Al fin y al cabo, todos buscan lo mismo y son como las distintas recetas para cocinar a un cochino.

Dos actividades en desarrollo nos llaman la atención. Una es la salida, el 5 de junio, desde varios puntos del país, con rumbo a Caracas, de grupos de estudiantes. Cada grupo hará un recorrido de alrededor de 1300 kilómetros caminado por las distintas poblaciones y haciendo difusión noticiosa. El plan es llegar a la capital el día de la batalla de Carabobo, 24 de junio, y allí desarrollar diversos actos de ánimo y protesta.

La otra actividad es una iniciativa del Frente Amplio Venezuela Libre que cuenta con un diseño muy bien elaborado para que los distintos actores sociales coincidan en planificar y ejecutar actividades sincronizadas por semana y tema en todos los estados del país. Esta semana empiezan, así que buena suerte.

Ciertamente Maduro y su combo están empastelados y lo saben. Por afuera tiene a la Corte Penal Internacional lista para dar un giro al proceso que finalmente lo condenaría y también avanza el otro caso con cantantes, ahora con el artista Alex Saab. A pesar de los desplantes de guapo de barrio, Maduro va a la mesa de negociación obligado por las circunstancias y esta vez no la tiene fácil.

Las fracturas de las estructuras de poder cada vez lucen más próximas. Un gobierno de transición va a ser requerido y debe asegurar la gobernabilidad del país, cosa que será muy difícil. Mucha ayuda militar y de fuerza de otros países amigos va a ser necesaria para esta inédita etapa de la transición.

Empasteladas, y mucho, se ven las cosas para el bicho.

 

                                                             

[email protected]