Nuevamente los venezolanos somos noticia al ser victimas continuadas de una tragedia que pareciera no llegar a su fin, ahora nos enfrentamos a la huida avasallante sin ningún tipo de preparación porque la huida es la solución o la muerte sería el resultado final.

Ahora la llegada de los venezolanos por la frontera sur para ingresar a los Estados Unidos se ha convertido en una salida recurrente, juzgar si está bien o no es un tema que no viene al caso porque quienes lo hacen solo buscan salvar sus vidas y un futuro mejor con calidad de vida.

Es muy duro conocer las historias de sufrimiento y además conocer los riesgos a los que se han sometido nuestros compatriotas para llegar a territorio americano.

La sensibilidad nos aflora se nos afloja el alma cuando vemos las imágenes de nuestros hermanos transmitido por los canales de tv relatando cuando llegan a Estados Unidos, es muy duro como venezolano ver esto, hace unos años era impensable que esto pudiera ocurrir.

El drama de la frontera en territorio americano ahora suma a los venezolanos, no son mexicanos, centros americanos, son venezolanos quienes se exponen cruzando en masa esta frontera, lejos de nuestra tierra y arriesgando sus vidas porque el tráfico de los coyotes en esa zona es criminal muy brutal es algo muy impresionante.

Es cruel y doloroso el ver como llegan con un bolsito cargado de ilusiones luego de haber caminado por semanas, luego de haberlo dejado todo, llega a buscar solo ayuda, ayuda como esa señora de 75 años que atravesó el rio con la ayuda del joven y gracias a Dios han contado con la solidaridad de otro venezolano que les ha brindado la asistencia legal sin costo.

Solo le pedimos a Dios que todo esto acabe, no nos merecemos tanto sufrimiento, ya creo que hemos vivido mucho en carne propia estos años de sufrimiento, rogamos ocurra algo que permita librar nuestra tierra de semejante maldición.

Hace falta voluntad política para que salgamos de esto, existen maneras diplomáticas y no tan diplomáticas para que tengamos una luz al final del túnel, pero es imperativa la voluntad y honestidad política tanto dentro como fuera del país, para que millones de venezolanos de una vez por todas dejemos de ser víctimas de tan triste tragedia.

 

 

Germán Paredes|@germanparedesr

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *