El Referéndum Revocatorio de Mandato, está regulado en el artículo 72 de nuestra Constitución y, se trata de la facultad conferida al pueblo para destituir o remover anticipadamente un funcionario electo popularmente, cuando éste ejerza sus funciones de forma contraria a sus intereses.

Como mecanismo pacifico, democrático y constitucional, siempre será una salida tangible y segura ante las propuestas de guerras, invasiones y ataques nucleares. Comenzar a negociar para terminar en una propuesta electoral con condiciones mínimas podría ser un escape a la crisis política que vive el país.

Esta propuesta para resultar victoriosa pasa por cumplir algunas premisas determinantes.  En primer lugar, la unidad de todos los ciudadanos. Además, la unificación de los partidos de la oposición, condiciones claras del CNE y garantías internacionales. Solo así podemos ir a esa batalla sin tantos costos políticos y con un pueblo convencido de salir del gobierno.

El caudal de votos será indetenible, solo si logramos la unidad y la motivación sin vericuetos principistas. El referéndum revocatorio contra Nicolas Maduro, asumiendo que será exitoso, nos colocara en el otro gran reto de afrontar en el término perentorio y constitucional con la sobrevenida elecciones presidenciales, que terminaran con esta etapa oscura de la historia venezolana y el advenimiento de un proceso de transición hacia una verdadera democracia.

Los mecanismos de esta acción refrendaria pasan necesariamente por una negociación.  El ejemplo más cercano lo vivió el pueblo chileno cuando por la presión internacional, la dictadura de Augusto Pinochet aceptó ir a un Referéndum Revocatorio, convencido de que ganaría de forma aplastante, cosa que no ocurrió. Con toda la ventaja que tenía la dictadura en ese momento, no pudieron detener la gran cantidad de votos que terminó castigando a la dictadura chilena.

Venezuela necesita una solución inmediata a la crisis política para que tengamos resultados viables a la gran catástrofe humanitaria que vivimos. El Referéndum Revocatorio representa un espacio para esa salida, donde los egos de los políticos, tanto opositores como del gobierno, se aparten y la gente solo tenga que decidir si continúa el gobierno de Maduro o no continúa; es decir, es una oportunidad donde la gente decidirá por su libertad y no por candidatos.

 

 

Sociólogo|Politólogo|@Eduardofernandz

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *