Nuevamente las pretensiones de Leopoldo López se ponen de manifiesto, esta vez en el nuevo llamado de Salvación Nacional del interinato dirigido por Juan Guaidó como figura usada por mampuesto por quienes lo rodean para tal fin como lo han hecho en otras oportunidades

Todos los venezolanos nos preguntamos que significa Maduro para el interinato, porque nuevamente el repudio aumenta y crece sobre todo ahora al pretender imponer la salvación, que solo sería la salvación de los negocios de esa parte de la oposición si la cúpula opositora salvadora, la misma de Leopoldo López, Voluntad Popular y pare ud de contar

Los venezolanos nos preguntamos, en calidad de que se negociaría con Maduro, si se ha hablado por mas de dos anos que es un usurpador, dictador, ladrón de elecciones y demás calificativos usados por la oposición para mover al opositor de a pie en la lucha contra el régimen

Donde quedo la estrategia para sacar a Maduro del poder misma que fue vendida como única salida, porque la salida es sacarlo del poder no negociar con el, ya ha sido suficiente estos anos de reparto del poder, no existen acciones del gobierno que demuestren lo contrario

Las acciones del gobierno muestran que los resultados serán los mismos, la desesperanza azota al pueblo por las prepotencias de la oposición, de por lo que se deja ver solo buscan obtener puestos menores de poder para permanecer subsistiendo y cohabitando con el chavismo

La oposición leopoldina parece estar ciega imponiendo un nuevo pacto que mezquinamente deja a un lado a los que verdaderamente luchan, sufren a diario y están verdaderamente comprometidos con la lucha, hace falta verdadero compromiso y unidad opositora

Basta de mentiras y llamados estériles a una nueva lucha sin dirección definida, sin objetivos comunes y sin claridad y honestidad por parte de los líderes opositores con los que contamos y en quienes se ha dado el voto de confianza

Si no se definen las verdaderas estrategias nuevas de lucha, estaríamos nuevamente a un paso de una nueva derrota, que solo sería una nueva imposición de un dialogo sin resultados que beneficien a un pueblo mancillado que atraviesa la crisis más difícil de su historia.

 

 

Germán Paredes|@germanparedesr

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *