Aunque con el pasar de los días la crisis en Venezuela tiende agudizarse no deja de ser admirable el valor y la tenacidad del venezolano, unos dirán que surge producto de la necesidad, pero yo les aseguro que surge del ADN del que estamos compuestos los venezolanos.

Día tras día, nos llena el corazón la desesperanza, el coraje, la falta de acción y el ver a nuestra patria dolida sufriendo mas y mas los embates de la falta de identidad solo por las apetencias individuales.

La labor de miles de venezolanos que a lo interno luchan por volver a tener un país igual al que teníamos hace 20 años, a pesar de los defectos y virtudes es innumerable, son múltiples las nuevas alternativas de negocios surgidas, las nuevas iniciativas sociales y demás movimientos que no se detienen.

El pueblo, la gente se ha reinventado para seguir luchando en pro de consolidar una nueva Venezuela donde el respeto a la libertad sea el fin primero y donde la igualdad de oportunidades sea la premisa para lograr los objetivos que cada uno se propone.

Venezuela sigue viva, un poco golpeada por las adversidades impuestas por la maldición Chavista, pero sigue siendo un país para querer, para amar con innumerables opciones para salir adelante de esta pesadilla que nos ha de servir de aprendizaje de lo que fue que nunca debió ser.

Venezuela palpita en cada uno de los venezolanos que ven un futuro cierto para su país a corto plazo, palpita en cada venezolano que pone en alto el nombre de su país en todo lo que hace, en ese venezolano que ama y respeta a su país, que, aunque este herido es y seguirá siendo nuestra gran patria.

Venezuela es una llama encendida que no la apaga nadie como decía nuestro gran Gaitero Venezolano Jesús Terán Chavín, una nación para amar que solo esta pasando por momentos difíciles de prueba, pero que como esa madre que protege a sus hijos sigue en pie de lucha defendiéndolos a pesar de las dificultades.

Nuestro gran país es ejemplo de hidalguía, de valor, de honestidad, de calidad humana, de gente echada pa, lante en la que a cada momento tanto dentro como fuera de ella piensa en esa patria, nuestra patria que sigue de pie y que a pesar de tantas dificultades muy pronto veremos renacer.

Este ha sido solo un tiempo de aprendizaje de reflexión para todos los venezolanos, ha sido un tiempo que quedara en la historia como un gran amaestramiento de los errores que no debimos cometer, porque seguros estamos los venezolanos es que mas pronto que tarde todos los hijos de la patria la haremos renacer como el ave fénix porque Venezuela no se ha acabado.

 

 

Germán Paredes|@germanparedesr

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *