La fuerte crisis política que vive el país pareciera no tener un final feliz, la carencia de unidad en los factores de la oposición no es un secreto, las constantes alianzas de cohabitación con el régimen dan visos de una sociedad política donde el único interés es lograr beneficios particulares por encima de los colectivos.

Para nadie es un secreto que la falta de unidad ha generado que un sinnúmero de planes y acciones para restituir la libertad en el país han fracasado por filtraciones, el Partido Primero Justicia filtra a Voluntad Popular, los Adecos filtran a los Adecos y eso por nombrar solo ejemplos reales.

La reciente crisis que se originó con las discrepancias de los embajadores del Gobierno Interino de Juan Guaidó por el tema de los salarios que culminó con el jalón de orejas de Julio Borges trayendo consigo el señalamiento de una filtración al embajador Enrique Alvarado es una muestra de otras tantas filtraciones opositoras.

Las supuestas quejas al parecer del embajador por el salario Gustavo Tarre Briceño generaron el escenario ideal para que el psicópata Rodríguez y su hermana presentaran ante la opinión publica al interinato como una banda mas de ladrones igual que ellos.

Tantos y tantos errores que han permitido que los hermanos del mal, los hermanos Rodríguez utilicen ese evento para cuestionar el uso del dinero por parte del gobierno Interino, trasmitiendo el mensaje de los tenemos vigilados y somos iguales de ladrones que ustedes.

Muy a pesar de los señalamientos y sin pretender defender a los señalados cabe destacar que quienes deben primero entregar cuentas son los bagres rojos como por ejemplo el Sobrino de Cilia quien está señalado de sustraer del dinero publico 5.000 millones de dólares, o los 25.000 millones que se robo el tuerto Andrade o los 2.000 millones que se robó de la enfermera del comandante.

La oposición debe dar respuesta a tantos hechos que lo único que hacen es sembrar frustración y rabia en el venezolano, hechos que hacen perder el centro de la verdadera lucha el sacar a el heredero del poder y restablecer la libertad en el país.

Es necesario darle nivel a la política opositora, con respeto, honestidad y sobre todo sensibilidad humana porque de lo contrario el único mensaje que se transmite al pueblo es el que existen y cohabitan con el poder cual dos bandas en guerra.

 

 

Germán Paredes|@germanparedesr

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *