Han sido 22 años de mentiras, manipulaciones e ineficiencia del chavismo que han quebrado y desmantelado a Venezuela.

A pesar de que no estamos diciendo nada nuevo, es pertinente refrescar los recuerdos en un país cuya población en buena parte tiene memoria muy corta, por lo que a veces olvida que el chavismo es el responsable principal de los problemas que nos afectan.

¿Por qué y para qué esa introducción? Se trata de dar contexto a la actual situación derivada de la pandemia que, como es normal en el modelo revolucionario, está llena de mentiras y manipulaciones.

Mentiras porque las cifras que todos los días anuncian son apenas una parte, de la cantidad real de casos que de verdad se producen, porque el subregistro de contagios es 4-5 veces superior a los números que ellos hacen públicos.

Mentiras porque hablan de esquemas de flexibilización y radicalización que no ayudan a cortar la cadena de contagio, teniendo la mejor evidencia en el carnaval cuando flexibilizaron y la consecuencia fue un incremento en los contagios.

Mentiras porque intentaron usar la pandemia para reducir la movilidad social, ante la severa escasez de combustible que se vive desde hace más de un año, gracias a que ellos convirtieron a PDVSA en polvo cósmico.

Mentiras porque dieron la orden de falsear la causa de muerte, en aquellos venezolanos que lamentablemente fallecieron a causa del coronavirus.

Mentiras porque Maduro alega razones “científicas” para rechazar la vacuna de AstraZeneca, cuando la realidad es que fue una decisión política para complacer una orden dada por Vladimir Putin.

Mentiras porque con sus experimentos y actos de corrupción quebraron el sistema de salud que ya tenía problemas, pero que luego Chávez y Maduro magnificaron de tal forma, que nuestros centros de salud son el mejor ejemplo de la desidia revolucionaria.

Mentiras porque a pesar de disponer de 750 mil vacunas, entre chinas y rusas, han sido incapaces de proteger al personal de salud, pero si han inoculado a la dirigencia política que para ellos es una prioridad.

Y mentiras porque Caracas colapsó ante el tsunami de casos en el marco de la segunda ola, pero ellos tratan de ocultar la verdad para no afectar la estabilidad política de la capital y cuidar su imagen de supuestos gobernantes.

En Venezuela no solo se vive una pandemia por el Covid-19, sino también una pandemia de mentiras revolucionarias con la cual pretenden ocultar la tragedia que vive nuestro pueblo.

 

 

 

@VerdadesRumores

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *