Viernes santo… Llegó la peste, la estamos viendo, la estamos sufriendo en carne propia. Importante ver que hay hermanos nuestros que a pesar de esto, no creen el mal camina por las calles del mundo. Orgánico o de laboratorio, millones han muerto, miles están muriendo y millares seguimos en riesgo de ser tocados por la muerte. Pocos victoriosos canta el Himno después de cruzar el Jordán. Es el infierno en la tierra lo que transitamos: enfermedad, muerte, crueldad, miseria humana, ejércitos de miserables esparciendo la corrupción. Es el segundo año de Semana Santa en Pandemia: ayudar al necesitado se hace más que necesario, vital. Millones tienen demasiado; millones no tienen ni esperanza. Oremos para que, los que más tienen, entienda que es un deber cristiano ayudar al que no tiene, pero sobre todo, oremos porque lo primero sea, que estos poderosos tengan a Cristo en su corazón porque si están vacíos de Dios eso sí es un problema. Las economías seguirán resentidas aunque han encontrado nuevas formas de sobrevivir. Hay más violencia y más descarada porque el mal está pavoneándose: Oración y acción. No lo olvidemos. Tenemos varios dedos, usémoslos todos para señalar el mal y llamarlo por su nombre: eso lo descoloca. Jesús está siendo latigado en cada hermano que ruega una vacuna para esta peste y se le niega. Jesús está siendo clavado en la cruz en cada hermano o hermana que pierde la vida a manos de los esbirros del maligno: son niños, jóvenes, hombres, mujeres sacrificadas en hechos que nos perplejan por su crueldad sin medidas. Del mundo se apoderan los que no tienen vergüenza, los que no sienten temor al Poder de Dios y lo retan. Jesús sigue siendo crucificado y sigue resucitando cada año de maneras muy distintas a las que padeció en carne propia. Su sacrificio ahora es diario y más de una vez al día es crucificado. Jesús sigue vivo y yo creo por fe y por la fuerza de sus evidencias, que él no pierde con nadie. La convulsión de la que hoy somos testigos será resuelta por él, a su tiempo, pero nosotros, sus hijos, sus verdaderos hijos debemos seguir haciendo su voluntad, cumpliendo su mandato y viendo cómo Él ejerce su Poder, su Autoridad. Dele comida al hambriento, vestido al desnudo, medicina al enfermo, ayude al que está jodido y no haga nada que no le salga del corazón porque no sirve. No brille como un sol si no quiere pero por favor, no joda a su hermano que con eso bastante que ayuda. Dios nos siga bendiciendo y manteniendo a todos, menos a los malos y a quienes los ayudan a ser maldad.

Superación… Es de Maracaibo, una zuliana única, mágica, poderosa. Llegó a ser parte de un equipo de gerentes mujeres, líderes de un mercado nada sencillo, el de la belleza. Tiene como diez años que se fue a los Estados Unidos y luego que sus hijos abandonaran el nido, empezó a probar las mieles de las redes sociales y hoy, es la punta de lanza de un negocio propio en la tierra del Tío Sam. Nelly del Carmen Arandia García, emprendió en suelo norteño y camina con paso firme hacia lo que es su nueva manera de vivir: las ventas directas. Con mucho éxito en Venezuela fue la cabeza de un equipo de ventas, hoy, ella es el producto y se mercadea y se comercializa. Ha hecho de su nombre una marca propia, con identidad pero sobre todo con credibilidad. Su página web es Nellyarandiaofficial.com y la puedes encontrar en FB es Nelly Arandia García y en IG como @nellyarandiaofficial. Su cartera de clientes crece a pulmón propio y de manera orgánica. Esta mujer que entiende como pocas el valor de la inversión para crecer, ya comienza a ser referencia del emprendimiento venezolano en los Estados Unidos al punto que ya está en el radar de los medios de comunicación de habla hispana. Cercana a los 50 años, a Nelly no la detiene nada y es fuente de inspiración para que otras mujeres crean en ellas mismas, en su fuerza, en su poder, en sus ideas, en su capacidad y emprendan. Creadora de un círculo virtuoso, esta venezolana es orgullo de nuestra tierra pero sobre todo, es la representación de la fuerza, constancia y ganas de superación que tiene la casta criolla en tierras lejanas. Qué sigan los éxitos para esta mujer que nos enseña a ver que el límite es el cielo.

Fallecimiento… Murió el hermano de Ramón Bolívar. Alfredo falleció días después del deceso del apreciado locutor zuliano por las mismas causas: Covid-19. En Venezuela no hay vacunas para la gente porque como podemos ver, los que se hacen llamar jefes de los gobiernos andan muy campantes sin tapabocas, y no les da pena, mientras que los hijos de Dios fallecen sin poder ayudarlos. Dios nos haga justicia pronto.

Por cierto… Desde hace mucho, Diosdado Cabello no se deja ver. Tampoco Tareck El Aissami. De este último en redes se comentó que dio positivo a Covid y lo tratan en el Hospital Militar de Caracas. Del Jabao, nada se ha dicho. Nicolás Maduro en la última transmisión en vivo se vio trasnochado. Siempre les diré con total responsabilidad que nosotros debemos poner el oído en el suelo, no escuchar solamente un río que suena y suponer que bajan piedras. Cuando el río no suena es cuando corren muchas cosas con el agua. 

No les da pena… Nuestros políticos opositores dan vergüenza, esa es la verdad. La gente se muere de hambre en silencio, viven con la mayor dignidad su mala vida y ellos en campaña. Caracas está llena de estos pescadores que como no les ha sido suficiente lo que tienen y salieron a meterse en las casas de la gente a arrancarles a juro su voluntad para que voten por ellos. ¡Qué desgracia la nuestra! Perdónanos Señor Dios en este Viernes Santo. ¡Danos políticos decentes! Gente que en nuestra agonía no se pretenda arrancarnos para sus propósitos nuestro último aliento. En Guatire, David Uzcátegui hace su culto al «voten por mi». Tiene un ejército de funcionarios bioseguros que mete en las casas de quienes quedan allá para desinfectarles los espacios hogareños contra el Covid-19, campaña que utiliza para hacer ver que va por la Gobernación de Miranda. Carlos Ocariz está en lo mismo, anda igualitos dos pues. En los Naranjos se dejó ver Ocariz también ataviado y hasta vídeos al estilo de la película «Los Hombres de Negro» sacó. En campaña políticas, así están los defensores de la Libertad que quedan cohabitando con el régimen en Miranda. Reparten volantes, no sólo ellos sino acompañados con unos muchachos, jóvenes que vestidos con franelas que llevan sus nombres hace el volteo. Los miran mal y no les importa, les hacen mala cara y tampoco les importa. Ellos no tienen vergüenza, no saben lo que es eso, ellos sólo quieren votos, respaldo popular, decir que tienen gente y son los mismos que hoy te dicen que hay que recuperar el voto después de ambos, fueron parte de las voces que llamaron a no votar el 6D pasado. ¿Quién los asesorará? ¡Seguramente nadie! Por Maduro no sale para la calle, no le da la cara a la gente, estos salen a burlarse de uno en la cara de uno. Cómo se ve qué les importa nada si en la casa de la gente hay comida, medicina, mala vida. Esto no es oposición, esto es correr para no perder ellos su pedacito, su jaulita con su alpiste como dice María Corina. Esas actividades que están haciendo Uzcátegui y Ocariz cuestan cobres y ¿dónde lo sacan? ¿Por qué no le llevan medicinas a los enfermos?, ¿por qué no atienden en verdad los problemas de los mirandinos? Qué dolor lo que vive mi país.

Cinco condiciones… Salta la plata, de dónde viene nadie sabe, pero salta la plata porque huele a participación en las elecciones a finales de año. El dinero puede ser cruzado, es decir, venir del lado rojo para el lado azul, que se ha convertido en una caja de pollo, lloran por todo y se la pasan pidiendo a los rojos, de todo. Se han vuelto la mejor yunta, la mejor curruña. También puede venir de fuentes de financiamiento externas porque las internas originariamente opositoras, están diezmadas. El secretario general de Acción Democrática Zulia y presidente encargado del Colegio de Médicos Zulia, quién ya ha recorrido todo el estado porque también está en campaña, en una entrevista dio a conocer esta semana que la oposición está negociando, negocian condiciones para ir a elecciones este año. La actual Comunidad Internacional, CI, que interviene de manera activa en el caso Venezuela, ejecutan una negociación que busca un acuerdo real entre la Dictadura y los que se montaron en la tabla de la oposición. Elecciones libres, es la meta final. Velasco asegura que la negociación es seria, que no hay guisos porque no es una cuestión aislada, que es algo que tiene atajado por la mano una Comunidad Internacional, CI, interesada en poner sobre la mesa soluciones. No es una negociación como la anterior, en la que se sentaron opositores y gobierno a tomar no precisamente el té y comer langosta y caviar con la CI como fiscal; esta vez los que están sentados son ellos con diferentes alicates de presión. Aunque la oposición no ha dicho de manera pública y abierta que va a participar en las elecciones que anunció Maduro, sin embargo, están en campaña y esto es evidente con sus giras. Las condiciones que se negocian son: 1.- Proceso electoral transparente con un CNE imparcial; 2.- desjudicialización de los partidos políticos, es decir, que le devuelvan las tarjetas a los partidos, -esta propuesta es originaria de los adecos por lo que no es de extrañar que Velasco la presente aunque digan mil veces que Velasco es sólo un eco de los intereses de Un Nuevo Tiempo en el Zulia y es manejado a control remoto por Manuel Rosales-, 3.- la habilitación política de los todos los inhabilitados; 4.- depurar el Registro Electoral Permanente y 5.- una verdadera observación internacional imparcial. Yo no sé si estos señores de la política estarán entendiendo realmente lo que quieren los venezolanos que aún están allá en Venezuela para venir a decirle, en medio de sus tormentos y después de habernos decepcionados a todos de gran e inolvidable manera que hay que volver a darles a ellos una oportunidad porque hacerlo, es darle una oportunidad a nuestro país. Así lo están vendiendo, como el último tren en el que ellos van, una vez más, diciendo que son nuestros líderes. Ellos se la pasan es viendo cómo conservar su parcelita y sus beneficios particulares. En el 2016, no podemos olvidar que con la Asamblea Nacional en sus manos, nuestros opositores arrancaron fue una carrera para hacerse gobierno. Desde la Asamblea Nacional partieron y repartieron la torta mientras que el Chavismos siguió adelante. Hoy siguen jugando su propio juego, perverso y quieren otra vez nuestro apoyo con el cuento de que es por Venezuela cuando en realidad y muy en el fondo, es por ellos y sólo por ellos. ¡Caras de tabla!

En Apure… Horas de terror se viven. Es indecible los horrores a los que someten a la población la guerra a muerte entre la Fuerza Armada Nacional y una fracción de las FARC. Ya son casi seis mil venezolanos los que están refugiados en Colombia a causa de este enfrentamiento sin fin. En la gráfica ven la denuncia hecha por los amigos de FundaRedes, quienes valientemente desde el sitio, nos informan de primera mano lo que sucede. De Los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández y de los activistas de Fundaredes, Diógenes Tirado y Juan Carlos Salazar, se conoció que fueron detenidos por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en La victoria, estado Apure y fueron trasladados hacia Guasdualito, en la misma localidad. Se teme por su vida. Se pide respeto a su integridad física. Ellos sólo están haciendo su trabajo de manera valiente, documentar uno de los horrores de la Dictadura en territorio venezolano.

El delito de opinar… Para que quede claro que sí hay una Dictadura, conocimos sobre la detención de dos escritores de Anzoátegui, que publicaron sus opiniones por un tema muy conocido, la «coronaboda» que se dio en el Club Alepo Sirio de Puerto La Cruz. En este enlace se puede http://www.lamananadigital.com/detienen-a-dos-escritores-por-textos-sobre-coronaboda-a-la-que-habria-asistido-saab/ conocer y leer parte de lo sucedido que queda como un testimonio más del irrespeto a la Libertad de Expresión en el país y que opinar es un delito que se paga con privativa de libertad. Los escritores fueron llevados a un Tribunal a ser juzgados y los liberaron con condiciones. En Venezuela hay una Dictadura que no permite que se opine y mucho menos que se diga lo que ellos hacen. https://twitter.com/ReporteYa/status/1377660084457766919

Suplicio… Voy a contar un pedazo de la historia dramática que vivimos los venezolanos que decidimos regresar a casa por la frontera con Colombia. Esta línea está cerrada completamente. A causa de la Pandemia, no se puede ni entrar ni salir sin embargo, esto no impide el tránsito. Mucho hay como noticia sobre las células y grupos que operan en este borde caliente dedicadas al negocio de pasar gente de Venezuela a Colombia. Pocos hablan de quienes tienen el mismo negocio pero de Colombia a Venezuela. Sujetos bien vestidos y de buena conversa, amables como ninguno están en los terminales ofreciendo llevarte a la puerta de tu casa, dependiendo de la distancia, por una cantidad de dólares en efectivo, 100 en realidad. La promesa es ir por rutas o caminos limpios de irregulares, es decir, de guerrilleros. El medio de transporte son motos de competición, DT en su mayoría. En ellas montan a los desesperados migrantes que derrotados no llevan ni medias porque las vendieron para poder volver. Una trinchera de sube y bajas que puede durar tres horas es la odisea «normal» que deben experimentar todos. En una moto viajan hasta cuatro personas, en otra llevan los motetes y en otra va una mosca, cantando la zona, es decir, va un vigía que indica si el terreno está limpio porque es mentira, falso de toda falsedad que estos coyotes puedan controlar que los grupos irregulares no anden por allí. Luego del entrenamiento extremo de las verijas, los coyotes detienen la marcha en un poblado relativamente seguro para abastecer, según dicen, gasolina y agua a las motos y seguir. Se aseguran de dejar a los pasajeros en un lugar «seguro». Se trata de casas desvalijadas que bien pueden llamarse guaridas en donde no menos de 20 personas están allí para atender a los viajeros, quienes se enteran de la peor manera que deben pasar en ese rancho la noche, pagar comida, bebida y dormida y esperar hasta el día siguiente para continuar el viaje. Quién reclame, porque el negocio era llevarte hasta la puerta de la casa en la mayoría de las ofertas, debe entenderse con los 20. Quién no quiera o no pueda pagar la comida y la bebida, pues no come ni bebe, pero la dormida sí tiene que arreglarse con los 20. El lugar es por lo general un caserío cercano a una avenida central pero en territorio desconocido para los pasajeros que si pagan para que los 20 se repartan algo, no les pasa nada y al otro día al despuntar el sol, con los cueros de los propios pasajeros, los montan en otra unidad tipo bus para que lleguen al destino final. Los primeros 100 dólares se jodieron. Internet para que avises que están en algún punto «seguro» son dos mil pesos colombianos, una hora de conexión. Comida que puede ser un paquete de galletas con un guarapo son cuatro mil pesos colombianos, una ración. La dormida son 10 mil por persona. Amanecer vivo es la cuestión. ¿Se imaginan este cuadro? Quedas a merced de unos totales desconocidos que no sabes si te van a drogar para robarte y luego matarte. ¡Es terrible! Salir de Venezuela es doloroso y volver por tierra es una antesala a los horrores en los que se han convertido el país. Hay una ola de militares que se han convertido en la opción protegida de quienes vuelven, eso sí, a precios de hasta 300 dólares por cabeza. A diferencia de los coyotes, los pericos por el color verde de su uniforme, te dejan en la cuidad de tu residencia o en el terminal donde te puedes enlazar, según las condiciones, con rutas que te llevan a tu destino final: casa. Hay coincidencias entre los hechos que viven los venezolanos retornados por las vías de Maicao y Cúcuta. Los ranchos donde los dejan están cercas a destacamentos militares de la Guardia Nacional y algún funcionario suele pasar por estos escondites a ofrecer llevar a los pasajeros el mismo día hasta la ciudad de destino por un monto diferente al pagado por cruzar la frontera. Quien puede, sigue el mismo día y con suerte, abraza a su familia, totalmente pelado porque si no son los custodios es el Guardia que los raspa. No es fácil volver, es una travesía tan dura, en la que también se arriesga la vida misma.

El dólar…. Superó la barrera de los dos millones en Venezuela. Si le ponemos los cinco ceros que le quitaron entenderemos mucho lo que pasa en nuestro país, pero sin duda, la economía está a pique y los bolsillos de la gente común, no resiste semejante estampida.

Cómo dueles…. Maracaibo está sola. Quienes la recorren la siente vacía. La ciudad más bullosa y alegre es la más vacía, la más triste, la más gris. Me dicen mis hermanas y hermanos que en el centro de la Ciudad se escucha a toda hora el ruido del viento pasando por las calles vacías. En el centro de mi amada Maracaibo, si se te caía una moneda la dejabas porque el río humano no te daba chance a detener la marcha y menos por una moneda. En la foto, el Centro Comercial Ciudad Chinita es muestra de la desolación. Este mall fue siempre un termómetro del comercio y la afluencia; para entrar a estacionar, se hacía cola de carros hasta de dos horas y muchas veces se entraba sólo para dar vueltas hasta hallar un espacio para meter el carro. ¡Hasta en el rayado peatonal se paraban los carros! Así ha quedado la ciudad, vacía, sola y duele.

Reconocimiento…Esta Semana Santa, en Caracas, ha sido muy especial el trabajo de los Palmeros de Chacao. Una comunidad de montaña, humilde, que por décadas bajan desde sus caseríos, las palmas para el viernes santo. Esta labor apostólica, fue elevada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es hoy, todo un orgullo para nosotros. Lo que comenzó como una promesa de un grupo familiar es ahora la más fiel de las tradiciones.

Horrible… El sector salud en Venezuela padece un cáncer que hizo metástasis. Es un paciente que en cualquier momento estira la pata, como decimos en criollo. Desde el Hospital Noriega Trigo de San Francisco denuncia que cobran 50 dólares para tramitar una jubilación a cualquier personal del centro de salud. En el Hospital Universitario de Maracaibo, las enfermeras hicieron una huelga interna exigiendo no sólo que les paguen la miseria de sueldo que cobran por nómina sino que le paguen un mejor salario porque ni para un paquete de harina les alcanza el sueldo de un mes. Y por si fuera poco, esta semana se dejó colar una situación terrible en la Escuela de Medicina de la Universidad del Zulia, LUZ. Los estudiantes de Medicina que están para graduarse y que deben hacer sus prácticas rurales tienen que pagar 50 dólares para un profesor, un guía y otras cosas que jamás se habían escuchado antes: Las quejas no se hicieron esperar. Un médico en una rural debe pagarse su traslado, su comida si es que come, debe cubrir los costos de su propio material de bioseguridad, llevar su bolígrafo, sus hojas como récipes y sus equipos básicos de atención al paciente. A esto súmele, que como condición han puesto que quien no pague los 50 dólares no hace la rural. Audios ruedan y ruedan con voces de supuestas autoridades decanales en las que aseguran que el sacrificio vale el esfuerzo porque quien no haga la rural no se gradúa. ¡Dios de la vida! Con razón la gente se va de Venezuela a lo que se gradúa o renuncia de sus trabajos.

En San Francisco… reportan el asesinato de dos comerciantes en un lapso de 72 horas por la misma causa. Se negaron a pagar sobornos, extorsiones, vacunas. Dos hombres de familia y que tenían pequeños negocios con los que no sólo sobrevivían en un país cada día más convulsionado. Me pregunto ¿Este gobierno nunca les hará frente a las mafias que crecieron en su sistema? ¿Cuándo ya no haya comerciantes para matar, matarán a quién?  

Al cierre… En La Concepción, estado Zulia, las granjas abiertas de par en par para los que puedan en pagar en dólares fiestas y demás bochinches con Covid incluido. Dios los ayude porque de verdad, ayuda de Dios es que necesita esta gente que juega con la candela creyendo que no les va a pasar nada por hacer una «fiestecita». Tristemente la mayoría de las celebraciones son infantiles y nudes nocturnos.

Nos leemos la semana que viene.

 

 

Yrmana Almarza|@yrmana|Instagram: @yrmanaalmarza|CNP: 13.979

[email protected]

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *