Con la decisión de no permitir el ingreso de la vacuna de AstraZeneca a Venezuela, se reafirma la tremenda irresponsabilidad con la cual Nicolás Maduro y su banda dirigen nuestro país.

Cuando ocurrió el “acuerdo” entre oposición y oficialismo para financiar la compra de vacunas contra el Covid, en el marco del fondo Covax, el país recuperó un poco el aliento ante el arrollador paso de la pandemia.

De una pandemia cuya real incidencia se desconoce, ante la poco creíble información que todos los días reporta el régimen de Maduro y que, además, contrasta con la realidad que se vive día a día ante el colapso causado por el chavismo al sistema de salud.

Y cuando surge la esperanza de iniciar una masiva vacunación, de nuevo Maduro pone lo político como prioridad porque no hay razones válidas para prohibir el ingreso de dicha vacuna.

Si la Unión Europea autorizó su uso, luego de varios incidentes que inicialmente fueron imputados a dicha vacuna, no hay ninguna razón para prohibir su utilización en Venezuela.

Este nuevo episodio de disputas, entre oficialismo y oposición, pudiera traer consecuencias nefastas.

No sería extraño que todo el acuerdo para la compra de vacunas se rompa, tomando en cuenta que para Maduro y su banda la prioridad es dar una supuesta imagen de fortaleza política.

Es más importante para ellos perseguir a Juan Guaidó, que la salud de la población. Frente al Covid-19 y sus consecuencias en las personas, no hay razón política que valga.

De nuevo el chavismo da una clara muestra de su irresponsabilidad.

De nuevo dan una evidente señal que poco les importa la vida de millones de venezolanos, si ellos ya están “protegidos” con la vacuna rusa y china.

Urge el rescate de Venezuela de manos de estos irresponsables.

Ojalá cuando comience esa recuperación no sea demasiado tarde, ante el severo daño causado por el chavismo.

 

 

 

@VerdadesRumores

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *