En 1993 se creó el Fondo de pensiones de los trabajadores de PDVSA y sus filiales, con personalidad jurídica propia como Asociación Civil. Es importante resaltar que este Fondo no son recursos de PDVSA, se conforma con el aporte de los trabajadores y sus prestaciones sociales, les pertenece en proporción a sus cuentas de capitalización individual, así quedo establecido en el documento constitutivo.

En el año 2005 comienza la apropiación indebida de los recursos de los jubilados por parte de la junta directiva de PDVSA, al vender su cartera en el exterior y adquirir Bonos PDVSA, menoscabando, violando y despojando de forma arbitraria los derechos de los trabajadores y jubilados de la industria. Los hechos de corrupción no prescriben.

La deuda en pagarés de PDVSA con APJ-PDV supera los 3.100 millones de dólares al 9.5% de intereses. La PDVSA de la usurpación evita restablecer la situación financiera del fondo, ni les cancela los intereses a los afectados. Esto es de seres crueles e indolentes, robarse el dinero de 30.000 venezolanos de la tercera edad que han entregado su vida al servicio de la industria petrolera, resulta incalificable el descaro de los responsables.

Esta tiranía no solo llevo a la quiebra a la industria petrolera que producía 3.500.000 B/D, le arrebataron a Venezuela la oportunidad de diversificar su economía utilizando la década de bonanza, teniendo el barril por encima de 100$. Esto es un crimen aberrante que le da a los administradores de este desastre un pasaporte al basurero de la historia.  Pare este régimen los segurosos cubanos son más importantes que los jubilados, ciudadanos que “largaron el forro” durante gran parte de su vida para cumplirle a su familia y a Venezuela. El Presidente obrero sedicente persigue y encarcela dirigentes sindicales tales como: Rubén González y Eudis Girot, entre otros de una larga lista.

Maduro es responsable de la muerte de jubilados por hambre y falta de atención médica.

Este asalto al fondo de pensiones no es solo un problema de los petroleros, es de los sindicatos, gremios, universidades, de las federaciones y la sociedad en general, deben todos mirarse en ese espejo, de ser activos pasan a jubilados y por arte de magia son afectados por este mal precedente que se repite a todo nivel con total impunidad, es una afrenta contra todos los venezolanos.     

Los petroleros han permanecido en la calle luchando con la total indiferencia del régimen, por ser ellos los autores intelectuales y materiales de este delito.

Se impone: 1.- La unidad de los trabajadores activos y jubilados en el plano reivindicativo por encima de las diferencias políticas. 2.- En el plano político apretar la lucha por el cambio para rescatar, la libertad, la democracia y el estado de derecho. 3.- Presentar la denuncia ante organismos internacionales, cuenten con mi compromiso de asumirlo.

Atrevernos es vencer…  

 

 

José Luis Pirela|@joseluispirelar|@Vdemocraciatv|Diputado de la AN legítima 2015

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *