Uno de los grandes retos del plan internacional para encontrar una solución política y electoral a la crisis venezolana, sin duda que es lograr que la oposición supere sus diferencias y la desconfianza, para que puedan reconstruir esa unidad que permita asumir con éxito una salida al conflicto.

¿Se podrá lograr esa unidad? Ojalá se logre a muy corto plazo para encaminar la lucha por una Venezuela libre.

Mientras la oposición, al parecer, sigue estancada en el fango de sus diferencias, en el oficialismo juegan duro para fortificar su posición de cara a las negociaciones en el marco del plan internacional. Por eso ante las sanciones a 19 personajes ligados al chavismo, Maduro expulsó a la embajadora de la Unión Europea en Venezuela y la UE respondió con la expulsión de la representante de Maduro ante esa instancia. Esto es parte del juego político normal en este tipo de situaciones.

En el País Económico, los bancos aceleraron la apertura de cuentas en dólares luego que Maduro anunció que se autorizaba ese tipo de instrumento financiero, buscando recoger parte de las divisas que circulan en la economía, sobre todo la sumergida que impera Venezuela.

En el País Social, el plan de vacunación sigue siendo un misterio porque lo único que ha informado el régimen de Maduro es que las vacunas rusas, que llegaron en un primer lote, ya están distribuidas en toda la nación. Ese hermetismo alimenta las especulaciones sobre el uso político que le darán a esas primeras dosis.

PAÍS político

Oposición: el sector adverso al chavismo sigue empantanado en sus diferencias, aunque es importante destacar que se dan los primeros pasos para lograr una verdadera unidad. Con la “encerrona de Bogotá” realizada la semana pasada se dio un primer paso en ese sentido, pero lamentablemente el G4 terminó secuestrando la iniciativa promovida por la embajada de EEUU en nuestro país, al excluir a los sectores disidentes de ese cogollo opositor. Siempre se dice que aquello que comienza mal, termina mal y al finalizar esa actividad no hubo ningún pronunciamiento público de unidad, lo que da a entender que no se lograron los objetivos que se habían planteado. Para que se reconstruya la unidad se debe abandonar el sectarismo y que exista mayor claridad entre los distintos sectores. Estas iniciativas seguirán porque la comunidad internacional, liderada por EEUU, está presionando para que la oposición resuelva sus diferencias y apunten hacia una unidad real y efectiva.

Oficialismo: del lado oficialista siguen jugando duro y mantienen un fuerte conflicto con la Unión Europea a raíz de la nueva lista de sancionado, lo que generó la expulsión de la embajadora de la UE en Venezuela por decisión de Maduro, mientras la UE expulsó a la representante del chavismo como respuesta. Esto es parte del forcejo que es normal en medio de la búsqueda de una solución al conflicto nacional. El chavismo busca fortalecer su posición para tratar de tomar ventaja en las negociaciones, sobre todo aprovechando la división imperante en la oposición. En paralelo, aceleran la escogencia de los rectores del CNE para fijar posteriormente la fecha de las elecciones regionales y municipales.

Comunidad internacional: sin duda que el plan de la coalición de naciones que busca una salida a la crisis venezolana está en marcha. Mientras EEUU busca reagrupar a la oposición y aclara que no piensa, por ahora, flexibilizar las sanciones contra el chavismo. La Unión Europea sanciona a otros 19 personajes civiles y militares ligados al chavismo. Además, es resaltante el supuesto acuerdo al que llegaron EEUU y Cuba, a través de la mediación de Canadá, para buscar una solución al conflicto venezolano.

PAÍS económico

Crisis: como respuesta a la autorización que dio Maduro para permitir las cuentas en dólares, la banca nacional aceleró la apertura de cuentas en divisas. Es claro que el régimen busca recoger buena parte de la moneda norteamericana que se mueven en la economía nacional, sobre todo en la llamada “economía sumergida” donde el dólar desplazó el bolívar en las transacciones comerciales.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela inician la semana en US$6.244 millones.

Dólar: se mantiene cierta estabilidad en el mercado cambiario. La tasa que informa el BCV comienza el período en Bs. 1.865.613,89; mientras en el mercado paralelo hay un promedio de Bs. 1.899.023,81.

Indicadores: no hay nuevas actualizaciones por parte del Banco Central de Venezuela.

PAÍS social

Vacunación: a pesar de que el régimen anunció que el primer lote de la vacuna rusa Sputnik había sido distribuida en todo el país, se desconoce cuándo comienza el plan de vacunación de los grupos de riesgo. Eso genera especulaciones sobre el uso político que le darán a esas primeras dosis. Mientras tanto, la comunidad internacional busca alternativas para que Venezuela pueda recibir vacunas en el marco del fondo Covax.

Migración: la diáspora venezolana sufrió un duro golpe, cuando la semana pasada la Corte Suprema de Chile ratificó la legalidad de las deportaciones de los venezolanos que habían ingresado ilegalmente a ese país. En paralelo, la xenofobia en Perú sigue creciendo de forma alarmante.

 

 

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *