No queda ninguna duda que los líderes de los partidos que integran el G4 le tomaron amor al poder y los beneficios que de este emanan: Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo se consideran los amos y señores de la lucha opositora por una Venezuela libre.

Y cómo no tomarle amor a ese poder, aunque aún no llegan al poder real que se maneja desde Miraflores, si muchos de sus integrantes se han beneficiado de la crisis y el sufrimiento de la mayoría de los venezolanos.

Por esa ambición desmedida por el poder, fue que terminaron secuestrando la lucha contra el chavismo. Ellos toman las decisiones de qué hacer, cómo hacer y quiénes liderarán las supuestas batallas para desalojar a Maduro y su banda del poder.

¿Por qué no deciden sobre la base de un amplio consenso? ¿Qué tiene de malo que las decisiones se tomen de forma colegiada? ¿Qué intentan esconder?

Esas son preguntas que cualquier venezolano, sin mencionar a dirigentes políticos, se hace luego de marchas, represión, muertes y fracasos durante más de 20 años de intentos por salir de la tragedia chavista y aún seguimos en el mismo punto.

¿Será que a algunos no les conviene que se acabe la crisis? Quizás esa es la razón fundamental por la cual insisten en apropiarse del poder en la oposición, ya que ganan con los fracasos y temen que el éxito acabe con sus prebendas.

Desde Verdades y Rumores deseamos aclarar que no todos los que forman parte de esos cuatro partidos generan dudas razonables, pero lamentablemente el fracaso y los guisos de la minoría apabullan la vocación democrática y libertaria de la mayoría.

La última demostración de las mañas, sectarismo y errores del G4 está en la jornada de conversaciones celebrada en Bogotá, de la cual también se apropiaron y excluyeron a las voces disidentes de la oposición.

Hasta cuando el G4 pretende hacer lo que les dé la gana con la lucha por el rescate de Venezuela.

Si el chavismo es una plaga, el G4 es algo muy similar porque con sus desaciertos y oscuros intereses han sido cómplices de la destrucción de Venezuela.

Ojalá, la comunidad internacional, que trabaja por una solución en Venezuela, entienda que el G4 debe desaparecer y que debe nacer una nueva estructura más amplia, diversa y sin tanto zorros viejos y mañosos que tienen más de 20 años poniendo la torta.

No solo es hora de unidad, sino también de un cambio en la oposición.

 

 

@VerdadesRumores

 

 

Una respuesta

  1. Buen día licenciado leyendo su artículo no puedo estar más de acuerdo con su opinión. Aún no entiendo cómo los dirigentes con el verdadero apoyo de las bases no han tomado las riendas de la lucha verdadera y n contra de estos delincuentes que están al mando del país (porque llamarlo gobierno sería justificarlos). En Vzla se necesita un cambio radical de todas las estructuras de la lucha opositora con gente comprometida y arriesgada para ello. Al salir a la palestra política los verdaderos dirigentes los que están en contacto con la base del pueblo estos aprovechados seguirán guisando sus intereses a desmedro de los demás. Y eso se acaba cuando se les denuncie con nombre y apellido y los guisos donde están involucrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *