Desde la llegada del “comandante eternamente enterrado” comenzó a generarse cambios en la estructura militar venezolana; conformó una élite de militares de su total y absoluta confianza, que tomaron el poder político y han evolucionado desde un discurso sin ubicación ideológica (4ta república) a discursos que proclaman el comunismo y la guerra contra el capitalismo, como una nueva filosofía de acción castrense en la definición “macabra y demagógica” de una estrenada manera de relación cívica – militar y donde no tiene cabida el discurso tradicional del “juramento supremo”, una vez graduados como oficiales, de la “defensa de la CN” en todo su accionar institucional.

Todo ello, deviene de esa relación nacida del influjo de la revolución cubana que ha sido pernicioso en la construcción de una sociedad democrática. En virtud del profundo debilitamiento político de la pérdida, -en incrementos geométricos decrecientes- de apoyo popular y de ilegitimidad del engendro; el dictador, asesino y hoy huésped del infierno, Fidel, en su tiempo, y ahora sus herederos, en igualdad de condiciones, optaron, y así lo ordenaron, que a través del G/J Padrino López se realice la “figura de intervención” del régimen (previa a una exhaustiva revisión interna de la élite militar), que no es otra cosa que una transición hacia un modelo dictatorial que impida, a cualquier precio, el avance político y democrático de los sectores mayoritarios (más del 90% de la población) adversos  al régimen en cuestión.

Ahora bien, en la Consulta Popular (Art. 70 de la CN), celebrada entre el 07 y el 12 de diciembre de 2020, el pueblo (71%) tomó la DECISIÓN de manera “soberana, democrática y constitucional” de constituir, (en virtud, del fracaso rotundo del régimen en el poder, y además, ILEGAL por devenir de un proceso electoral fuera del estamento constitucional) una junta de gobierno transicional, que asuma provisionalmente el gobierno; que se nombre, con la participación, sin exclusión de ningún tipo, un CNE que organice en el mayor breve tiempo posible un proceso eleccionario, apegado al ámbito legal integral del país, con la participación de observadores independientes nacionales e internacionales; y que la actual  y legal AN, que preside el Ingº  Juan Guaidó y reconocida por más de 60 países del mundo, continúe en sus funciones (Reforma a la Ley del Estatuto para la Transición) hasta tanto se normalice la situación de NO reconocimiento de la persona que ejerce como Presidente de la República y de la AN elegida, igualmente de manera fraudulenta el 6D; tanto a nivel interno, como de la comunidad internacional, entre ellos los organismos encargados de velar por los DD.HH.

Esta consulta popular, es de carácter vinculante para todos los entes y poderes del Estado, entre ellos, obviamente la FANB. El pueblo, en uso de sus atribuciones constitucionales, ya que el poder “reside en el pueblo” (preámbulo y el art. 1,2,3,…de la CN), no va a permitir bajo ninguna circunstancia, el irrespeto a la voluntad inquebrantable de realizar, en el corto plazo, la decisión tomada, y del art. 333 de la CN. Toda la sociedad venezolana (partidos políticos incluidos, por supuesto), y la FANB, están en el sensible mandato de apegarse a las decisiones del soberano y obedecer ciegamente la CN y convertirse en adalid del rescate de la democracia y de las libertades ciudadanas.

En este caso, la fuerza de las armas es la vertiente primaria que el régimen comunista y algunos miembros del alto mando militar se está jugando en su defensa, con la imposibilidad concatenada con la realidad, de tener éxito, porque el pueblo no los respeta, y aún más, los reta en las calles para que sigan ganándose el odio de la población. Hoy, son simplemente unos individuos; millonarios en dinero (producto de dinero proveniente del supra delito), pero pobres en sensibilidad y en amor por su país, por su pueblo, por su democracia y fundamentalmente, para que más les duela, por su CN.

Padrino López, como ministro de la defensa, es un cubano más (que desgracia), es el títere impuesto por el G2 cubano; después del engendro es el hombre más íntimamente relacionado con Fidel y con Raúl; los venezolanos observamos en las redes sociales, que este señor de manera inconstitucional, mantiene en su oficina, fijados en la pared, fotos de Fidel Castro y del Ché, y, también observamos, como este personaje de marras, en fotos publicadas en las redes sociales, se le arrodillaba a Fidel (cuando supuestamente estaba enfermo de la próstata), quizá para granjearse su lealtad. Me imagino que en esa conversación se comprometió, a través de la FANB, con la permanencia del engendro y del régimen en el poder.

Ese logro alcanzado por Padrino López, como consecuencia de la relación “maldita y macabra” entre los asesinos Chávez- Fidel y continuada entre el engendro y el borrachín destruyó la prestancia, el honor, el respeto y la confianza en todos los componentes de la FANB. Ciertamente, recibieron todo el poder para hacerse ricos; el alto mando militar en el poder desea seguir usufructuando sus mieles; sus familias (me consta), sometidas al desprecio público, quisieran irse del país a “gastar los reales”, pero han comenzado a entender que la cosa se pone “color de mier…”, porque es tanto el odio que se han granjeado en el ejercicio de sus actividades, que cuando dejen el poder, “cuestión que será muy pronto”, no tendrán paz y tranquilidad en ninguna parte del mundo y serán perseguidos como las ratas por apoyar a unos asesinos; no valdrá la excusa de que fueron engañados en su buena fe.

El hambre, la miseria y la muerte son las constantes del régimen en los últimos quince años; en ellos, los militares han tenido los cargos de relevancia, es decir, ellos son co-responsables del desmadre del país. Los manejos inescrupulosos, corruptos y delincuenciales han sido los frutos de su acción; las denuncias sobre esos hechos están en las instancias adecuadas y el régimen los encubre. El engendro, envalentonado por tener el apoyo, de Padrino, del G2 cubano y de los imbéciles crematísticos de los otros componentes se envalentona y en cadena nacional, propone, dentro de su obcecación por el poder, cosas tan irreales que nada más brillan en su insania; por cosas menores “destituyeron” del poder a Abdalá Bucaram, en el Ecuador. Veamos si Padrino López tiene “bolas” para impedir que los venezolanos luchen por sus derechos constitucionales y por el mandato originado de la Consulta Popular de: realización de Elecciones Presidenciales y de la Nueva Asamblea Nacional.

 

 

@marjimgar|Profesor universitario|[email protected]

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *