Vos sabéis que la celebración del carnaval tuvo su origen en fiestas paganas como las que se realizaban en honor al Dios Baco, pero a esta Bahía llegaron de la mano de los españoles para deleite de quienes todavía lo festejan.

En Maracaibo, los carnavales más recientes fueron los celebrados a partir de 1960. En esos años, las carrozas con sus disfraces, caramelos y papelillos junto al tradicional balde de agua o el fulminante bejigaso, que te dejaba empapado y pintao, hacían las delicias de todos quienes jugaban carnaval.

Carnavales sabrosos eran los que prendía “Cuchita”, el dueño de El Naiguatá. A ese famoso Club y su vecino El Catirito iban a celebrar los pobres. Al son de El Super Combo los Tropicales, Willy Quintero, Los Master, Los Imperials y los Blancos en donde todo mundo amanecía bailando.

Los últimos carnavales también se disfrutaron en el Club Bella Vista, Club Creoles, Hotel del lago, Club Comercio, El Pub Club, Kanekao y el Club Alianza. Eso sí, quienes le ponían el ritmo al carnaval eran aquellas negritas que te decían: ¡A que no me conocéis! ¡A que no me conocéis! Pa’ que vos sepáis.

 

De la imagen que acompaña esta crónica.

Autor: Ender Colina.

 

 

@DouglaZabala

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *