Verdades y Rumores|Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

DOUGLAS ZABALA|Este 27 de febrero

MARLON JIMÉNEZ|La FANB y la Consulta Popular

MIRADOR INFORMATIVO|El cambio de timón

¡JUSTICIA! En #CONTRASTES, Darwin Chávez conversa con tres de los estafados del BOD

EDITORIAL|Maduro se empeña en jugar con la pandemia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La estrategia del oficialismo en el manejo de la pandemia por Covid-19 es una genuina bomba de tiempo, cuyas consecuencias reales solo conoceremos a futuro porque en la actualidad es imposible saber el verdadero impacto de la emergencia en nuestro país.

Esa burla que significa una semana radical y otra flexible ha impedido que se corte verdaderamente la cadena de contagio, porque los criterios que se usan son políticos y muy asociados al pan y circo que maneja el chavismo.

Por ejemplo, en Navidad y Año Nuevo hubo flexibilización, cuando la lógica impuesta en muchos países fue imponer restricciones en la movilización y reuniones familiares.

Asimismo, mientras Brasil y otras naciones cancelan su carnaval y toman medidas para evitar la proliferación de casos, ya Maduro dijo que sería un período flexible para que la gente disfrute el asueto.

A esa burla se debe sumar que los datos diarios que informa el régimen, sobre casos y cantidad de fallecidos, no son para nada creíbles por varias razones, pero hay dos que son fundamentales.

La primera, es que la cantidad de exámenes es poca, en comparación con el volumen de testeos en otros países del continente americano, para no caer en el exceso de comparar con Europa.

Y la segunda, que la mayoría de la población tiene terror de caer en el sistema público de salud, por lo que de presentar síntomas se hace un examen privado o sencillamente se confina en su casa.

Por si fuera poco, quienes se atreven a ir a un hospital son casi que abandonados a su suerte, porque el personal de salud no solo carece de medicinas y de equipos de bioseguridad, sino que además ni siquiera hay alimentación para los internados.

Es imposible que exista un manejo real y eficiente de la pandemia, cuando el chavismo se encargó de destruir lo que había de sistema de salud pública, pero además ha hostigado al sector privado de salud.

Lo peor es que las consecuencias la viven la mayoría de los venezolanos, sobre todo las clases más vulnerables, quienes no tienen dinero para comer, mucho menos tendrán para ir a una clínica si tienen los síntomas del Covid-19.

Adicional al errático manejo de la emergencia, hay que agregar la carencia de agua en casi todo el país, lo que amplia las posibilidades de contagio porque la higiene es fundamental para contener la enfermedad.

En síntesis, la verdad de la pandemia en Venezuela se resume en una enorme cifra oculta de casos y fallecidos.

Mientras tanto, Maduro sigue jugando con la contingencia y olvida que el Covid-19 no perdona.

 

 

 

@VerdadesRumores

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad