Verdades y Rumores|Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Lester Toledo ¡Que bomba!

SIN ANESTESIA|Socialismo verde

MARLON JIMÉNEZ|Aplicar ya, el art. 233 de la C.N

MIRADOR INFORMATIVO|Mayoría de venezolanos se definen independientes

MANUEL FELIPE ZAMORA|Conocí a Douglas Bravo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Conocí a Douglas Bravo en plena guerrilla, en las montañas de Yaracuy, exactamente frente a Farriar en la parte este de las montañas de María Lionza. Sería el mes de septiembre del año 71 del siglo pasado, allí se llevó a cabo una concentración político militar donde este expondría la tesis del Viraje Táctico.

Con la participación en ella del Flaco Prada, miembros ambos de la Comandancia General de las FALN y de lo que se denominaba el Buró Político del PRV, no había aparecido Ruptura. Se familiarizó Douglas, a quien llamaban Martin, con quien escribe por ser un imberbe adolescente de 16 años, ya tenía casi cuatro en la guerrilla donde mi familia paterna es de Cabure, el pueblo natal de aquel y empezó a preguntarme por sus tías Chila, Petra, por el viejo Mindiola padre de Totico.  

Mindiola un oficial de la FAN, primo de Douglas, expulsado de esta porque en cierta oportunidad tenían a este cercado en caracas para matarlo y el oficial lo sacó del operativo Policial. Lo descubrieron y cuando el ministro de la Defensa García Villasmil le increpó la supuesta lealtad le dijo: ” mi General que haría Ud. Que lo llame ahorita su hermano y le digan que lo van a matar y solo usted puede salvarlo” el General le dijo: ” voy y lo salvo” bueno eso hice yo con Douglas Bravo, que es mi hermano”.

Siempre lo dieron de baja. Pero allí conocí a Martín y después siempre lo encontraba en los campamentos de Lara, Portuguesa, Barinas y en cualquier eventualidad que la vida nos impuso en la lucha que bajo su conducción realizamos mediante la vía Armada que, fue nuestra senda hasta el año 79 que, salimos un25 de noviembre en un apoteósico acto de masas en la avenida Miranda de Coro.

Por eso, hace cierto tiempo, agarre una arrechera de mordisco, cuando escuchando y viendo por el canal de maduro y de Jorge Rodríguez, el canal ocho, un programa de asesinato moral y de los más indigno para los venezolanos. Dos tipos lumpescos afirmaban que Martín solo iba de vez en cuando a los Montes a tomarse una foto y traficar con eso.

Douglas no le paraba a ese tipo de opiniones dado qué, independientemente de las diferencias, este líder era un filósofo de la vida, era un soñador de las muchedumbres y, una de mis grandes diferencias con este, era su constante creencia en los militares. Yo no creo en los militares para resolver el problema político, porque ellos son siempre parte del problema.

Por eso le dedicó tiempo a atender y formar a Hugo Chávez y otros líderes del MBR200, pasando material, asistiendo políticamente a estos como era lo estratégico. Al correr del tiempo, andando con Chávez, cuando nadie daba medio por él, delante de Wilfredo Medina, uno de sus cuidadores, le pregunté: comandante porqué usted se distanció de Douglas y del PRV. Me dijo: “Porque mientras nosotros andábamos preparando la insurrección en todas las guarniciones, el andaba volando Papagayo y jugando metra con los poetas en Carbure”.

¡Coño! que casualidad que esa fue la causa por la que yo me fui del PRV con Tendencia Revolucionaria.  Escribo esto después de haber pensado en el papel que Douglas Bravo jugó y seguirá jugando en el movimiento revolucionario, dado que este dejó ideas y planteamientos que guiarán a la gente en sus luchas.

Su visión trascendió fronteras. El Che Guevara en su diario así lo plasma. Pero hay algo a resaltar, este paisano y pariente, nunca claudicó y fue un disidente serio, responsable, y cuando advirtió sobre la entrega de estos últimos gobiernos del país, a las trasnacionales tenía razón. Tal vez al perder esta batalla, la última ante la muerte, se haya ido triunfante, porque ahora es que van a tener que estudiar sus materiales.

Nosotros en la guerrilla no nos gustaba andar con Douglas, no por guebonadas, sino que cuando el gobierno se enteraba donde andaba, nos tiraban con todo, como ocurrió en Taría que nos metieron tres helicópteros por aire ametrallando, desde la panamericana, morteriando y por tierra los batallones cercándonos, pero no les fuimos, utilizando la maña del picure.

Además, que Douglas era incansable en el trabajo y exigente, estricto en la disciplina, y eso último, a muchos no nos caía muy bien. Debo decir que este hijo de Cabure, serrano como yo, vivió lo que tenía que vivir y con la intensidad que cualquier bobo de esos que, hoy se desgañotan hablando de revolución, no tienen la más puta idea lo que significa entregar vida, alma, corazón y toda mierda por un ideal como lo hizo este Quijote falconiano. 

No le doy pésame a nadie porque los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos, y Douglas nunca morirá, sino que volverá renaciendo en los campamentos de la montaña de los evangelios, donde aún existen dos viejas bombas sin explotar, de las tantas que le zumbaron en las montañas serranas e iracareras.

 

El Curro, desde la Candelaria de Cabure, un cinco de febrero del 21.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad