La oposición venezolana, partidos y ciudadanos, está en un momento de gran incertidumbre y dispares posiciones. Eso no es nuevo en medio de una larga y difícil lucha por desalojar al chavismo del poder.

En ese sentido, la búsqueda de una solución al costoso conflicto parece estar en un limbo temporal, sobre todo como consecuencia de las disputas, el descrédito y la ausencia de unidad que hay en la actual oposición.

Pero, también es el resultado de la ausencia de un consenso en torno a como acabar con el secuestro chavista.

Unos insisten en el cese mágico de la usurpación, supuestamente como consecuencia del acatamiento a la voluntad popular de un régimen que siempre hace lo que quiere, sin detenerse en Constitución o leyes.

Otros insisten en continuar soñando y agitando tambores de guerra, que no consiguen respuesta del lado que podría organizar una opción militar o policial, para capturar a quienes tienen imputaciones internacionales por corrupción, narcotráfico e incluso apoyo al terrorismo.

Mientras hay quienes siguen obnubilados con los lucrativos beneficios del poder, por lo que son incapaces de ver más allá de sus intereses personales, mientras la población sufre y se empobrece.

La mejor expresión de todo esto es el intenso debate en las redes sociales, dónde se debate entre insultos, descalificaciones y ajusticiamientos morales las diversas teorías para la liberación nacional.

Todo esto es la nada, pues solo se alarga la agonía y aumenta la riqueza de los bandidos que la aprovechan.

Pero parece que hay una luz al final del túnel y hay que aprovechar esa oportunidad.

En Verdades y Rumores insistimos en la necesidad de reenfocar la lucha de la oposición, llegando a acuerdos mínimos y poniendo toda la fuerza en las posibilidades que pudieran abrirse.

Esa luz parece centrarse en una salida política, pacífica y electoral para que el pueblo venezolano decida su destino; a partir del nuevo enfoque del gobierno de EEUU que busca resolver la crisis nacional.

Tomando en cuenta eso, se debe trabajar para reagrupar la unidad y asumir con éxito los escenarios electorales que pudieran aproximarse, por supuesto luego que se logren las condiciones para generar confianza en el voto.

La unidad es vital para lograr el rescate de Venezuela.

Aprovechemos la estrategia internacional que ya se puso en marcha y que parece terminará en elecciones transparentes y confiables.

Seguir pensando en salidas heroicas, sobre todo desde la comodidad de un teclado, es seguir estancado en la nada.

¿Seguimos en el fango de la nada? O ¿Nos preparamos para lo que viene?

@VerdadesRumores

Una respuesta

  1. Simplemente la oposición tiene que dejar sus egoismo particulares y su ambición de poder para concentrarse en la uníon de fuerzas políticas que permita una transición en paz a traves del voto confiable, de nada hace la oposición de seguirse negando a participar en elecciones si no presenta otras alternativas confiables y verdaderas que permitan salir de este régimen y permitiendo mediante sus ambiciones que se siga consolidando el chavismo en el poder. De nada sirve un cambio de mando político si los que vienen son iguales en sus ambiciones o peores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *