Hacia los 200 años de la adhesión de la Provincia de Maracaibo a la causa de la independencia.

Vos sabéis que. Maracaibo siempre ha tenido fama por la algarabía en sus celebraciones; pero en el caso de los desfiles que se organizaban a finales del siglo XIX, eran realizados con tal rigurosidad y solemnidad, que no dejaban el más mínimo detalle al aire.

Los paseos cívicos representaban en esos días, los eventos de carácter religioso, político, económico y cultural, de mayor importancia. Allí concurrían todas las instancias de gobierno, las instituciones benéficas, industriales, comerciales, culturales y por supuesto las matronas maracuchas con sus familiares.

Con las calles adornadas con bandos alegóricos al paseo cívico, se iniciaba el recorrido, muchas veces desde la calle Páez, avanzando por Ciencias hacia la Colón hasta llegar a la plaza Urdaneta. Allí en medio de música y fuegos artificiales, seguía rumbo al punto de llegada, que casi siempre era la plaza Bolívar.

Los paseos cívicos ganaron más seguidores con la llegada del alumbrado público. En cada desfile iban apareciendo más focos desde los edificios o casas de familia para alumbrar los ya vistosos, musicales y pomposos desfiles, de por sí, adornados por la presencia de las hermosas mujeres marabinas. Pa’ que vos sepáis. 

 

De la imagen que acompaña esta crónica.

Autor: Ender Colina

 

 

@DouglaZabala

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *