Los ataques contra los medios de comunicación y periodistas son algo muy común en la crisis venezolana, pero también lo es la doble moral de muchos políticos que dicen respetar el derecho a informar.

¿Por qué la doble moral? Porque hay quienes desde la oposición rechazan los ataques del chavismo contra los medios, pero ellos también actúan contra la libertad de expresión al desatar feroces campañas de descalificación y descrédito contra portales que señalan sus errores, pero sobre todo sus actos de corrupción.

No solo al chavismo le molesta el periodismo libre. Eso no es novedad ante un régimen que durante más de 20 años trató de acabar con los medios de comunicación, sino que lo nuevo es que desde la oposición también se pretende acabar con quienes denuncian sus errores e irregularidades.

De ahí la afirmación de que en el gobierno interino se trata el asunto con doble moral, porque son intolerantes ante las denuncias y críticas.

Ya es común que frente a señalamientos públicos de algunos medios sobre las atrocidades que cometen algunos miembros del interinato, la respuesta es que la maquinaria de propaganda que se dirige desde el Centro de Comunicación Nacional se lanzan ataques ya no solo a través de redes sociales, sino intentos de hackeo para aniquilar a quienes consideran sus enemigos.

Es triste que la libertad de expresión en Venezuela esté en una grave crisis, pero desafortunadamente no podía ser de otra forma en una nación que perdió su institucionalidad.

En crisis, porque el chavismo acabó con los medios impresos al monopolizar la compra de papel y luego porque dejó de adquirir ese insumo básico para que nuestros diarios estuvieran en la calle.

En crisis, porque cerró emisoras de radio y canales de TV que no le eran afectos y se negaron a someterse a su disciplina.

En crisis, porque un sector de la oposición también tiene la firme intención de controlar los medios de comunicación y someter al periodismo.

Sin embargo, la lucha por una Venezuela decente nos obliga a los medios, que hacemos periodismo independiente, a seguir batallando contra la doble moral y la falta de honestidad.

La libertad de expresión e información no se negocia.

 

 

 

@VerdadesRumores

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *