Uno de los graves problemas que han afectado al gobierno interino son los escándalos de corrupción y la ausencia de respuestas a las denuncias, sobre todo en cuanto al manejo de la ayuda humanitaria y la administración de las empresas en el exterior ¿Por qué no se hace nada frente a eso?

La corrupción sin importar su origen y causa política debe ser combatida, porque las consecuencias del mal manejo del dinero y activos de un país, las pagan la mayoría de la población que vive en medio de graves carencias.

En ese sentido, el gobierno interino que desde enero de 2019 lidera Juan Guaidó, ha estado en el radar por las diversas irregularidades cometidas en sus 24 meses de gestión, en los cuales no ha tenido control territorial, pero si ha manejado cuantiosos recursos en el exterior.

¿Cuál ha sido la respuesta del interinato y VP ante los señalamientos? Silencio, solidaridad contra los acusados, pero además feroces campañas de descalificación contra quienes han advertido que se están cometiendo actos de corrupción al más puro estilo del chavismo.

Este tipo de conducta ha minado la credibilidad y confianza que la mayoría de la población tenía en el gobierno interino y en Voluntad Popular, porque mientras el pueblo sufre graves penurias, muchos dirigentes opositores llevan vida de ricos en el exterior y han hecho negocios con el sufrimiento de los venezolanos.

Para quienes señalan que esas denuncias afectan la lucha de la oposición, la respuesta lógica es que más daño hace el silencio y la protección que se les da a quienes han cometido esos delitos.

Rendir cuentas y falta de transparencia

La falta de claridad y transparencia, en el manejo de los recursos, siempre ha sido una falla en el gobierno interino desde sus inicios por allá en enero de 2019. Esta debilidad no solo se expresa en las denuncias que han venido apareciendo de forma retirada en los medios, sino en fricciones internas en la coalición.

Los problemas internos se han suscitado por la excesiva burocracia del interinato, además de los manejos dudosos del dinero de la ayuda humanitaria, pero más aún con la administración de las empresas venezolanas en el exterior, sobre las cuales siempre ha habido una sombra de duda.

Primero Justicia ha hecho cuestionamientos públicos, mientras Acción Democrática lo ha hecho al interior del G4. Inclusive desde finales de 2020 se viene hablando de los necesarios ajustes al manejo del interinato, para reducir su burocracia y tener mayor control, a lo que siempre se ha opuesto VP.

Por otro lado, uno de los líderes opositores que ha exigido rendición de cuentas en varias ocasiones es Antonio Ledezma, quien lo hizo de nuevo el pasado 5 de enero a través de un video.

El mayor temor es que si estos personajes han hecho lo que han hecho sin tener un pleno control del poder, imagínese lo que podrían hacer cuando se recupere la gobernabilidad en el país y ellos tengan mayor presencia e influencia.

Adicionalmente, preocupa su doble discurso en torno a la libertad de expresión, porque aplauden a los medios y periodistas que aún los apoyan, pero buscan destruir a quienes señalan sus errores igual que ha hecho el chavismo por más de 20 años.

Lo importante es que aún están a tiempo de hacer un mea culpa y rectificar, castigando a sus corruptos y administrando mejor los recursos del país.

Acusar y destruir al mensajero

No solo preocupan las irregularidades, sino el tratamiento que a esos casos le dan en el interinato y VP.

¿Por qué? Porque la reacción habitual del gobierno interino y de VP siempre ha sido acusar al medio o periodista denunciante, usando para ello los recursos que dispone el Centro Nacional de Comunicaciones.

El problema para ellos es que las denuncian han escalado en profundidad y tono, porque ya no solo de trata de medios como Armando.info, Panampost, Factores de Poder, Venezuela Política y Verdades y Rumores, entre otros, sino que ahora poderosos de la comunicación como The Washington Post, The Wall Street Journal y ABC de España, por solo mencionar tres, están destapando lo que ocurre puertas adentro.

Sin embargo, la respuesta ha sido la misma pues pareciera que no hay voluntad de combatir la corrupción dentro de la oposición.

La corrupción naranja

Luego de haber colocado el tema en contexto, comencemos con un caso muy particular y que forma parte de la reciente historia de Voluntad Popular y que tiene que ver con el diputado Freddy Superlano, participante (sin derecho a voto) del Equipo Nacional de Activistas (ENA) de VP, actual coordinador de ese partido en Barinas, pero quien además fue presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional.

Superlano en 2019 fue acusado de usar su cargo en la Comisión de Contraloría para exonerar a empresarios ligados al chavismo, quienes habían sido señalados de cometer actos de corrupción contra el país.

Cuando se destapa el escándalo, la Comisión de Resolución de Conflictos (CRC) de Voluntad Popular que es una suerte de tribunal disciplinario, toma el caso de los diputados de esa organización y decide con fecha 14/12/2019 que Freddy Superlano, Richard Arteaga y Guillermo Luces debían ser objeto de una “suspensión definitiva”, lo que según los estatutos de VP es una expulsión.

Como dictan los estatutos de VP, la CRC notifica al Equipo Nacional de Activistas (ENA) la decisión con fecha 16/12/2019. El propio Superlano recurre ante la CRC la decisión en su contra y esta instancia con fecha 1ro de julio de 2020, le responde ratificando su decisión de expulsión del partido (LEA LA DECISIÓN DE LA CRC)

Este caso contiene serios nubarrones sobre el respeto por la ética en VP, porque nunca Superlano fue expulsado y aún sigue activo en la organización.

Lo más grave es que al no acatarse la decisión de expulsión, se violan los estatutos internos que en los artículos 78 y 79, capítulo II, del título V, establecen que las decisiones de la CRC son de “obligatorio” cumplimiento (REVISE AQUÍ LOS ESTATUTOS DE VP)

Reacciones a la protección a Freddy Superlano

Llama la atención que, a pesar de la decisión inicial de diciembre de 2019 y la ratificación de julio de 2020, nunca el ENA respetó la decisión de la Comisión de Resolución de Conflictos que estaba presidida por Gustavo Velásquez, a pesar de los múltiples intentos que hicieron para que se cumpliera.

Eso motivó a que los cinco integrantes de la CRC renunciaran en pleno el 16 de septiembre de 2020, mediante un comunicado en el cual revelan las razones de su retiro y que tienen que ver con el incumplimiento por parte del ENA, de las decisiones que han tomado, sobre todo en el caso de Freddy Superlano.

Es importante destacar que el propio Gustavo Velásquez renunció en diciembre a su militancia en VP, aunque nunca se hizo pública esa renuncia.

Sin embargo, el tema Superlano no se queda ahí, sino que además fue reactivado como Coordinador del Equipo Regional de Activistas de Voluntad Popular en Barinas, lo que originó que todos los integrantes de ese equipo renunciaran el pasado 22 de diciembre, a través de un comunicado que fue muy duro contra quienes conducen a esa organización (LEA EL COMUNICADO DE RENUNCIA)

Los renunciantes del ERA de Barinas incluso señalan a Leopoldo López y Emilio Graterón de ser cómplices de Freddy Superlano, ya que lo han protegido y mantenido en el partido a pesar de la decisión de la CRC en su contra.

Las razones de la protección

Cuando se conoció públicamente que Freddy Superlano estaba siendo protegido por Leopoldo López y otros dirigentes de Voluntad Popular, comenzaron a tejerse hipótesis sobre las razones de tal protección y solidaridad.

¿Superlano pertenece al equipo de López? No, porque Superlano es parte del grupo de Juan Guaidó y es muy cercano a Roberto Marrero, jefe de despacho del presidente interino.

¿Por qué entonces la protección? La presunción es que Superlano tiene información muy precisa sobre las supuestas irregularidades cometidas en la Comisión de Contraloría de la AN, cuando era presidida por Freddy Guevara y por eso nunca fue expulsado, con el fin de evitar un escándalo de graves proporciones.

¿Cuáles son las irregularidades? En la Comisión de Contraloría funcionó supuestamente un esquema de cobro de favores a empresarios ligados al chavismo, quienes debían pagar altas sumas de dinero para evitar investigaciones no solo de dicha comisión, sino también de la Fiscalía General de la República.

Era una operación conjunta entre integrantes de ambos organismos y que tenía a un abogado como enlace entre ambas instancias y los “vacunados”.

La presunción lógica fue que para evitar que Superlano destapara esa olla, prefirieron cobijarlo en VP, obviar la decisión de la CRC, además de violentar los estatutos internos.

Algo muy importante tiene Superlano en sus manos, para haber recibido tanta “solidaridad”.

El origen de la posición ante la corrupción

Esta investigación la quisimos iniciar con el caso de Freddy Superlano, porque este demuestra la muy “laxa” posición interna en Voluntad Popular ante la corrupción. De ahí que tampoco en el gobierno interino hay mucho interés y voluntad de combatir las irregularidades.

Un dato adicional que involucra a Guaidó, Leopoldo y Superlano es que la Comisión Especial de la AN, designada para investigar a los diputados alacraneados nunca emitió el informe final o sea que el tema quedó en el aire, como lo revelaron los colegas de Armando.info. (LEA EL REPORTAJE)

¿Qué indica todo lo expuesto? La poca voluntad del interinato y de VP por investigar casos de corrupción, sobre todo en los cuales hay personajes naranjas involucrados.

Pero, además, a partir de este caso podrá usted entender porque nunca se investigaron a fondo las denuncias que se han venido acumulando y que, según nuestra cuenta, suman unas 18, por ahora.

En la próxima entrega de esta investigación, revisamos la mayoría de estos casos, que han sido denunciados por diversos medios de comunicación.

 

Equipo de investigación|@VerdadesRumores

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *