Hay quienes consideran que el resultado de la consulta popular es la base para la solución de todos nuestros males como nación. Si, es cierto, más de 6 millones de venezolanos acudieron al llamamiento a participar, en un evento que originalmente fue una idea de la sociedad civil organizada, que luego los partidos asumieron como parte de la nueva etapa de la lucha que comienza el 5E.

Ahora bien, ¿Cómo cobrar la Consulta Popular? ¿Cómo hacer que esa elevada participación se traduzca en el inicio de la transición y recuperación de Venezuela? ¿Cómo administrar las expectativas de una población ávida por salir de la crisis?, Esos son los grandes retos que tiene por delante la coalición opositora que lidera Juan Guaidó. Unos dicen que tiene carácter vinculante y que el oficialismo tiene que irse, pero como es lógico pensar, podemos inferir que el chavismo desechará esa idea.

Esos mismos optimistas ¿o radicales? alegan que en el caso que el régimen no acate la voluntad del pueblo, la comunidad internacional tendrá en sus manos la decisión de qué hacer ¿Una acción militar, de paz o estabilización como la queramos llamar? Eso tampoco va a ocurrir. ¿La negociación política? Esa vía no le gusta a quienes sobredimensionan los efectos de la consulta. En conclusión, la oposición de nuevo está atrapada en un laberinto en el cual no hay una salida clara.

En el País Económico, Maduro por fin admitió que hay una dolarización de facto en Venezuela, a la que calificó como una “válvula de escape” para la economía venezolana, lo que indica que está ganando el pulso interno en el chavismo contra quienes se oponen al uso masivo del dólar como moneda para las transacciones.

En el País Social, 2021 podría marcar otro récord para la migración venezolana, sobre todo cuando las restricciones por la pandemia comiencen a reducirse y ante la falta de esperanza de un cambio político. Los cálculos de la ONU de 800 mil nuevos venezolanos ingresando a la diáspora, podrían quedarse cortos.

PAÍS político

Oposición: aunque es obvio que el interinato que lidera Juan Guaidó tomó una bocanada de oxígeno con la Consulta Popular, este evento impone grandes retos para la coalición opositora que él encabeza, porque la gente ya está pidiendo acciones concretas, contundentes y definitivas que se traduzcan en la deseada transición. El gran problema para Guaidó y quienes le acompañan es cómo cobrar la participación de más de 6 millones de venezolanos, entendiendo que el chavismo hará caso omiso a la supuesta obligación, emanada de la voluntad del soberano, de desalojar el poder y tampoco la comunidad internacional intervendrá directamente en Venezuela para hacer cumplir tal mandato. Tal como lo advertimos en VyR, en torno a la Consulta Popular se crearon una serie de expectativas que fueron sobredimensionadas, lo que podría desencadenar en otro fracaso y mayor decepción para los ciudadanos. ¿La negociación política internacional podría ser la vía? Si, es muy probable que este año sea de un gran diálogo internacional, tomando en cuenta la supuesta intención del nuevo gobierno en EEUU, encabezado por Joe Biden, para cambiar el enfoque en la búsqueda de una solución a la crisis venezolana; pero esa posibilidad ya enfrenta voces disidentes que alegan que la gente no participó para avalar esas conversaciones. Pero si la negociación no es el mecanismo idóneo, ¿Cuál es el otro que hay disponible? Ahí es cuando hay un gran vacío porque las respuestas no dicen como alcanzar la meta de desalojar al chavismo. ¿Qué hará la coalición liderada por Guaidó? Esa es la gran incógnita porque, hasta ahora, lo único que han hecho es dar continuidad administrativa al interinato y la AN, pero no hay otras acciones por los momentos que permitan entender que hay una estrategia.

Oficialismo: distinto a lo que se pensaba el chavismo no adelantó la instalación de la nueva Asamblea Nacional. Esa podría ser una señal de la falta de consenso interno sobre quién debe ocupar la presidencia del Parlamento. Se comenta que Maduro quiere que sea Jorge Rodríguez, pero Diosdado Cabello se opondría y querría ser él quien presida el Poder Legislativo. De lo que si no hay dudas es que a partir del 5E inicia una feroz persecución contra los liderazgos opositores, sobre todo diputados, que insistan que la AN que ellos controlan es la única legítima. El objetivo principal de las acciones represivas seguramente será Juan Guaidó. La idea en el chavismo es fragmentar aún más a la oposición, pero adicionalmente afectando aún más la credibilidad de éstos ante el pueblo. ¿Para qué? No sólo para garantizar su control del poder, sino para ir fortalecidos a una posible negociación, mientras la oposición acude con más debilidades que fortalezas.

Comunidad internacional: tal como se avizoraba la estrategia de la comunidad internacional en relación con el conflicto en Venezuela entró en una pausa, originada por los resultados de las elecciones en EEUU ya que se presume que Joe Biden cambie el enfoque hacia la crisis nacional. Habrá que esperar a partir del 20E que va a suceder en la intención de sacar a Maduro del poder.

PAÍS económico

Crisis: por fin Maduro asumió que hay una dolarización en marcha en Venezuela. Durante su entrevista con Ignacio Ramonet admitió que el uso del dólar se convirtió en una “válvula de escape” para la economía nacional, aunque miente al afirmar que solo el 18% de las operaciones se hicieron con la divisa norteamericana, porque esos datos no deben incluir todas las transacciones que se hicieron en la economía sumergida. Esa admisión es resaltante porque indica que Maduro le gana el pulso a los radicales del régimen que se oponen a la dolarización, buscando defender la integridad el bolívar como única moneda nacional.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela inician la semana en US$6.303 millones.

Dólar: el mercado cambiario se mantiene estable, gracias a las intervenciones realizadas por el BCV. La tasa que informa el Banco Central comienza en Bs. 1.107.198,58, mientras el paralelo ronda los Bs. 1.120.102,43.

Indicadores: el BCV sigue sin actualizar los indicadores de la economía venezolana.

PAÍS social

Migración: a pesar de las restricciones por el cierre de fronteras y a la movilidad entre países, no disminuye la cantidad de venezolanos que huyen de la crisis y en su mayoría lo hacen en medio de precariedades importantes. Pareciera que la proyección de la ONU, que estimó que en 2021 más de 800 mil venezolanos saldrían del país, podría superarse en la medida que se flexibilicen las limitaciones impuestas por la pandemia.

Inflación: a pesar de que el dólar se ha mantenido estable, los precios siguen aumentando todos los días en Venezuela causando grandes daños a la frágil economía familiar de la mayoría del pueblo. Del mismo modo, el dólar continúa aumentando su participación en las transacciones que se hacen a diario, incluso en las comunidades más pobres.

 

 

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *