Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

EDITORIAL|Hablar con sinceridad a los venezolanos

SERENDIPIA|Trump traspasa el poder…

¡VENEZUELA! La corrupción que carcome al gobierno interino y Voluntad Popular (PARTE II)

MIRADOR INFORMATIVO|El Padre Virtuoso le habla claro a la oposición venezolana

GERVIS MEDINA|Dios está enamorado de nosotros

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

En estos momentos aciagos que vive gran parte de la humanidad, debido a conflictos que él mismo ha provocado, atendiendo a las exquisiteces de Satanás y sus demonios. Les escribo este mensaje de Dios, quien a través del Espíritu Santo ha obrado para hacerlo llegar en este momento de reflexión, análisis y conexión con él.

En el año 2015 escuché del Papá Francisco decir, ¡Dios está enamorado de nosotros! y nosotros somos su sueño de amor. Créeme que mi cabeza iba a explotar, un mar de confusiones e incomprensión me vino a la mente y casi enloquecí, al no comprender el mensaje del Santo Padre. Ningún teólogo lo puede explicar, sino que podemos sólo llorar de alegría y eso hice, luego al investigar entendí que había sido tocado por Dios con “el don de lágrimas”. Esto, en síntesis, lo dejo plasmado cómo testimonio de creer en el Señor y entender que está enamorado de nosotros.

¡Cuánto dijo el Papa Francisco en esa homilía! La mañana en Santa Marta que tanto recuerdo.

Partiendo de la primera lectura del profeta Isaías, donde el Señor dice que creará “nuevos cielos y nueva tierra”, el Papa Francisco reafirma que la segunda creación de Dios es aún más maravillosa que la primera, porque cuando el Señor ‘rehace’ el mundo arruinado por el pecado, lo ‘rehace’ en Jesucristo. En esto renovar todo, Dios manifiesta su inmensa alegría.

Encontramos que el Señor tiene mucho entusiasmo: habla de alegría y dice una palabra: ‘Gozaré de mi pueblo’. El Señor piensa en lo que hará, piensa que Él, Él mismo estará en la alegría con su pueblo. Y como si fuese un sueño del Señor: el Señor sueña. Tiene sus sueños, sus sueños sobre nosotros.

¡Ah! qué bello será cuando nos encontremos todos juntos, cuando nos encontremos allí o cuando esa persona, esa otra… esa otra caminará conmigo … ¡Yo gozaré en ese momento!

Dios piensa en cada uno de nosotros y piensa bien, nos quiere, sueña con nosotros. Sueña en la alegría que gozará con nosotros. Por esto el Señor quiere ‘re-crearnos’, hacer nuevo nuestro corazón, ‘re-crear’ nuestro corazón para hacer triunfar la alegría.

¡El Señor sueña conmigo! ¡Piensa en mí! ¡Yo estoy en la mente, en el corazón del Señor! ¡El Señor es capaz de cambiarme la vida!  Y hace muchos planes: ‘Fabricaremos casas, plantaremos viñas, comeremos juntos’ … todas estas ilusiones que hace sólo un enamorado … Y aquí el Señor se muestra enamorado de su pueblo: ‘Yo no te elegí por ser el más fuerte, el más grande, el más poderoso. Te elegí porque eres el más pequeño de todos. También puedes decir: el más miserable de todos. Pero te elegí así’. Y esto es el amor.

Dios «está enamorado de nosotros» repitió el Papa, comentando también el pasaje del evangelio sobre la curación del hijo del funcionario real.

«Creo que no hay ningún teólogo que pueda explicar esto: no se puede explicar. Sólo se puede pensar en él, sentirlo y llorar. De alegría. El Señor nos puede cambiar. ‘¿Y qué tengo que hacer?’. Creer. Creer que el Señor puede cambiarme, que Él es poderoso: como hizo con ese hombre que tenía el hijo enfermo, en el Evangelio. ‘Señor, baja antes de que mi niño muera’. ‘¡Ve, tu hijo vive!’».

Ese hombre creyó en la palabra que Jesús le dijo y se puso en camino. Creyó. Creyó que Jesús tenía el poder de cambiar a su niño, la salud de ese niño. Y ha vencido. La fe es hacer espacio en este amor de Dios, es dar espacio al poder de Dios, pero no al poder de uno que es muy poderoso, sino al poder de uno que me ama, que está enamorado de mí y que quiere la alegría conmigo. Esto es la fe. Esto es creer: es dar espacio al Señor para que venga y me cambie y me ayude a “Sonreír en defensa propia” y darme cuenta que Dios está enamorado de nosotros.

 

 

@gervisdmedina|[email protected]

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad