Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

EDITORIAL|Hablar con sinceridad a los venezolanos

SERENDIPIA|Trump traspasa el poder…

¡VENEZUELA! La corrupción que carcome al gobierno interino y Voluntad Popular (PARTE II)

MIRADOR INFORMATIVO|El Padre Virtuoso le habla claro a la oposición venezolana

CAIGA QUIEN CAIGA|Sigue el venezolano atrapado, pero si hay salida

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

En julio de este año, repetí un artículo como varias veces lo he hecho, cuando lo creo pertinente.

Hoy después de la farsa del 6D y del 12D, es necesario hacerlo nuevamente.

La mayoría de los venezolanos recibirán la noche buena y el año nuevo, igual.

Por un lado, cansados, agotados, sin esperanzas de que la clase política entienda lo que debe hacerse.

Por el otro, un “halito” de luz llega a las casas, más por el tema de la vacuna anticovid, que por el planteamiento de soluciones a nuestra crisis.

A los efectos transcribo:

“No se trata de un comentario de cine. Nada que ver con Atrapado sin salida, el film estadounidense de 1975 del director checo Milos Forman, multipremiada, ganadora de cinco Oscar y cinco Globos de Oro por mejor película, director, actor, actriz y guion adaptado entre otros premios y nominaciones. Aunque nuestras escenas seguramente ganarán varios premios, cuando esta historia termine y seguramente se harán varias películas. No señores. Hablo de Venezuela. Donde yo vivo”.

“Cada cierto tiempo, repito con adaptaciones este artículo”

“Ya no es negocio emigrar, aunque siempre me he resistido a irme. A mis 57 años, no es imposible hacerlo. El asunto es que muchos ya sabemos lo que significa y que en principio no podremos mantenernos de nuestras profesiones”.

La pandemia mundial afectó terriblemente esa posibilidad.

Más razones para sentirnos así: Atrapados y Sin salida.

Los venezolanos estamos en un dilema: “Morir de hambre, de muerte violenta, de desidia por no tener los medicamentos o no poder comprarlos o irnos, los que puedan”. Ya ni eso es fácil. Los pasajes rondan el cielo inflacionario. La amenaza xenofóbica además te obliga a pensarlo, sobran ejemplos de lo sucedido en Ecuador, Perú, Trinidad más recientemente, etcétera.

REALIDAD

Seguimos teniendo un país, con dos visiones, fuertemente enfrentadas. En estos 21 años, falsamente “revolucionarios”, el único sector que había sido favorecido era el bancario (Ya no es así). El militar, la alta cúpula, prevalece y el cogollo del anillo más pequeño de la dictadura.

El gobierno sigue teniendo ventajas. El pueblo en las provincias, es de memoria frágil y eso, también conspira contra un cambio en el país. El cuarto de Guerra del gobierno produce eventos, uno tras otro, que no permite al ciudadano detenerse a analizar.

Cada situación es peor que otra y cuando no es así, la gente “agradece” y obvia que antes no existía esa complicación.

Del 2015 al presente la realidad ha cambiado. El sufrimiento cabalga por nuestras calles. Corre. Grita. El primer señalado es Maduro, el chavismo sin distinción. Los que hoy de ese sector se autocalifican de chavistas originarios, la ortodoxia, son considerados tan culpables como Nicolás. Otros de la oposición son calificados de cómplices, de haber cohabitando con la organización criminal que nos gobierna.

Hay un serio cuestionamiento del sector político. Mucha incredulidad. Si el gobierno fuera eficiente, la opción opositora no tendría ningún chance. De eso se trata el juego de la política: No los queremos porque no sirven. Algo de eso ocurre con la MUD, G4 o frente amplio, es lo mismo a los efectos. El oficialismo no es opción ni la oposición es alternativa. ¡Qué drama señores!

El país está en ruina económica, política y social. La crisis política ha impedido que la economía mejore. La caída del gobierno es originada por la crisis económica. Mientras la gente se metía la mano en los bolsillos y podía comprar, viajar, gastar, el chavismo ganaba elecciones… Hoy plantea hacer unas elecciones y seguir ganando gracias a la “trampa y la complicidad”, no al agradecimiento o retribución. Sucedió con Gobernaciones y Alcaldías. Acaba de pasar con AN denominada por mi “TAPA AMARILLA”.

Hoy diciembre 2020

Lo positivo es que el 5 de enero próximo, muere una clase política. Una historia. Una aventura que sirvió más para lo económico que para lo político.

Evidentemente no del todo fallecidos. Si existe una regla inexorable de la política, es que no hay muertos.

El problema de la oposición tradicional: MUD-G4-Radicales, es que ninguno ha logrado una victoria y están obligados a reinventarse.

Eso implica sacrificios y muchos no están dispuestos a hacerlo.

Manejar ayudas por más de un billón de dólares, es más que suficiente para querer permanecer en el mismo juego, con Maduro en el poder.

El asunto es ¿Para qué?

La población, diga lo que diga la nómina comunicacional de Guaidó, no encuentra alguna utilidad en un “interinato”, que prácticamente no puede ni cambiar el “bombillo” de una plaza.

La oposición tradicional, debe empezar por hacer realidad esa sensación de mera expectativa: Hoy estamos peor que hace dos (2) años cuando Guaidó se “autoproclamo”, como presidente encargado.

Eso debe resolverlo o sufrirá las consecuencias. Para mi irreversibles.

Vendrán otros liderazgos más creíbles, más preparados para asumir esa tarea.

La clase política moribunda tiene dentro de ella, liderazgos que pueden “reinventarse”, “reciclarse” y alcanzar la empatía suficiente para lograr una verdadera presión sobre el dictador.

Y EL GOBIERNO QUÉ

Si algo han demostrado hasta la saciedad los chavistas de la cúpula, es que no son “mochos”.

Todas sus jugadas políticas han sido maestras. Desde un punto de vista estrictamente político.

No han resuelto el problema del hambre ni lo harán. No les interesa. Simple, controlar es mejor que resolver.

En enero arranca la repetición del 2020. Cuarentena radical para un brote creado por su irresponsabilidad, hasta que estén cercanas las elecciones de alcaldes y Gobernadores.

QUÉ HACER

La oposición que retome el protagonismo debe impulsar una real y efectiva presión política.

Los elementos están a la orden del día.

Es imposible que Nicolás resuelva el tema económico. Los 52 países que no lo reconocen, ni a él, ni la AN-Tapa Amarilla, solo aceptarían ir a un proceso absolutamente transparente electoral.

El chavismo no lo hará.

El 90% del país no los quiere y lo insólito, por qué no y hasta paradójico, es que, con menos votos, o sin ellos, mantienen el control del poder.

Una oposición mediocre como la nuestra, buscadora de beneficios económicos para un “grupito” ha sido incapaz, de capitalizar el descontento bestial.

Y ENTONCES

Si el gobierno huele al menos de lejos, algún peligro de interrupción no dudará en perseguir y arrestar a los diputados del 2015.

Estados Unidos y las grandes naciones, no podrán impedirlo. Sus problemas internos son muchos.

Si los diputados se la juegan (dudo) y asumen en la calle el riesgo, pudiera encenderse una llama que nadie podrá apagar.

El descontento, la rabia, es de dimensiones desconocidas.

Ya muchos diputados partieron y no los critico.

¿Lo hará Guaidó?

Primero Justicia pudiera, con mucha más visión política, asumir el papel de partido de gobierno, que Voluntad Popular solo uso para crear fundaciones, ONG, etcétera, y cambiar su estatus de vida.

También nuevos actores podrían incorporarse.

Provenientes de sectores “no políticos de partidos”.

Si en lugar de hacer la Consulta, que, según los expertos, técnicamente insostenible en sus números, hubiesen sacado al menos 3 millones de personas a protestar en la calle, otro sería el resultado en este final de año.

Expectativas falsas que sus creadores y propulsores, no podrán hacer realidad.

Pudieron incluso hacer de la consulta un verdadero instrumento para prorrogar una inservible AN, que nadie conoce, salvo algunos autores.

¿Por qué no preguntar si estábamos de acuerdo o no, en que la AN 2015 continuará en sus labores?

El venezolano no quiere a Nicolas y su ejercicio de poder. Eso no había que preguntarlo, es más que obvio.

El venezolano quiere unas auténticas elecciones libres y no el parapeto del 6D.

El venezolano está aburrido de esta clase política, de los discursos, de la carencia de efectividad.

Si se evidencia una clase política, que queriendo liderar arriesgue, allí apostarán… Caso contrario seguirán huyendo por las trochas, aun que ello signifique peligro para su familia y sus propias vidas.

Prefieren morir intentándolo, que sufrir viendo la destrucción.

 

 

Ángel Monagas|@AngelMonagas

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad