Mientras oficialismo y oposición siguen haciendo todo su esfuerzo por destruirse entre sí, vale la pena preguntarse: ¿Quién se ocupa de la economía en Venezuela?

Nadie, porque nadie le presta la suficiente atención a ese problema tan medular, que acabó con la calidad de vida, los ingresos y la tranquilidad de la mayoría de los venezolanos que aún viven en el país.

Nadie porque la oposición no tiene la cualidad y competencias para ocuparse de un plan de recuperación económica, porque su llamado gobierno interino solo tiene facultades en alguno de los países que lo reconocen, pero en Venezuela es solo una figura decorativa y redes sociales.

Nadie porque el chavismo siempre ha tenido prioridades políticas, porque hasta en el manejo económico siempre tuvo como enfoque la destrucción de lo que funcionaba en Venezuela, para crear su monstruo socialista que destruyó lo que servía en la economía nacional.

Eso se ha traducido en un abandono total del tema económico, pues nadie se ocupa con seriedad y en la práctica de crear un plan a corto, mediano y largo plazo que conduzca a reconstruir una nación devastada por la plaga chavista y la ineficiencia opositora.

Frente a esa avasallante realidad, más de seis millones de venezolanos salieron de nuestro país, con el fin de buscar un mejor presente y construir un futuro, cosa que no es posible hacer en la Venezuela actual. Pero además para convertirse en el sustento económico de buena parte de los que aún no han huido.

Hoy la economía venezolana es un desastre total.

Por ejemplo, está en marcha una dolarización “no oficial” que termina de asesinar a un bolívar, que el chavismo fue acabando poco a poco en medio de sus experimentos comunistas.

Una dolarización que no está al alcance de la mayoría cuyos ingresos son insuficientes para cubrir sus necesidades más básicas, mientras los privilegiados de ambos lados, sobre todo del chavismo, aunque también algunos de oposición, viven como lo que son: ricos, aunque sin analizar de fondo el origen de esa riqueza.

Y mientras tanto, la economía venezolana es un monstruo que se come a la población, sin que nadie, pero absolutamente nadie le preste la suficiente atención en la práctica, porque en la teoría hay talento de sobra para atender su reconstrucción.

¿Saben por qué nadie se ocupa en la práctica?

Porque la economía no es la verdadera prioridad, ya que la prioridad siempre ha sido política.

Hoy más que nunca cobra vigencia aquella frase de Bill Clinton en su campaña presidencia de 1992: “Es la economía, estúpido”.

 

 

@VerdadesRumores

 

 

Una respuesta

  1. Excelente comentario y a su ves muy acertado 2 clases politicas que no sirven para nada solo para destruir y beneficiarse solo ellos entre comillas gobierno y oposicion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *