Los candidatos farsantes del PSUV y de la llamada “Mesita Opositora” (sabiamente apodada por nuestro pueblo como alacranes), escogidos por el engendro para que sean los actores principales y secundarios de la película ELECCIONES PARLAMENTARIAS 2020 a la AN; por cierto, ya terminada de filmar plenamente y con los resultados esperados (el PSUV 70% y la mesita 26%); salen a las calles “dizque” a realizar campaña para tal fin, y ya el pueblo, que los conoce por sus virulentos apegos crematísticos, por la corrupción, por el narcotráfico y el contrabando de oro, uranio y otros, se queda impávido y paralítico de terror, de ver en ellos, personas desvergonzadas que salen a las calles de nuestro país a solicitar un VOTO para legalizar el fraude consumado, ordenado por los cubanos, por el engendro y el PSUV, al C.N.E para imponer, sin ningún desparpajo, una nueva AN.

¿Con qué cara visitan los barrios y urbanizaciones (los que les convengan, por supuesto con su respectiva caja del CLAP), si ellos están al servicio del régimen comunista que convirtió en miserable a los venezolanos y son contrarios a los verdaderos intereses de la sociedad venezolana? Lo que hacen es ir a servir de “instrumentos utilitarios” y a alzar las manos, como autómatas que son, al régimen, sin importarles, para nada, las consecuencias nefastas que los comunistas traen para las restricciones y limitaciones de las libertades ciudadanas.

¿Con qué cara caminan por las calles de nuestras ciudades buscando votos, cuando en el tiempo transcurrido en estos 21 años del comunismo en el poder, la consigna política y filosofía de vida es el hambre, la miseria y la muerte? En este período de tiempo Venezuela, pasó de ser, desde 1958 a 1998, un país modelo y ejemplo de la consolidación democrática y de un progreso estructural en todas las áreas del quehacer humano.

¿Con qué cara se le presentan al Zulia, cuando es precisamente este Estado y su pueblo, por supuesto, los que más han sufrido en su calidad de vida? El Zulia, con el comunismo en el poder, perdió toda la vitalidad económica que alcanzó de manera notable en la 4ta república, por el auge de la descentralización impulsada en ese período, que trajo consecuencias positivas para toda la sociedad zuliana en lo político, económico, social, cultural, ético, entre otros.; y la prueba tangible de ello es la pérdida de la administración de puertos, aeropuertos, peajes, hospitales, electricidad, agua y para Ud de contar.

¿Con qué cara se aparecen en este show electoral buscando votos para ir al parlamento, cuando le han guillotinado, a través, de la ilegítima ANC, los recursos pertenecientes a la Gobernación y Alcaldías? Estas instituciones con su fortaleza dada a través de políticas gubernamentales descentralizadoras (por supuesto, en la 4ta república), la convirtieron en oficinas paga sueldos, de hambre, por cierto, y quedaron destartaladas, vueltas nada, sin ninguna motricidad para construir obras, ni para el mejoramiento integral de la calidad de vida de los zulianos.

¿Con qué cara hablan de defender la educación? A las universidades autónomas le tienen un cerco financiero que las lleva a un colapso total; a sus trabajadores, violentando el estamento jurídico que regula su relación laboral, le asignan un salario indigno y no le pagan las deudas pendientes desde hace más de 15 años; así como las colapsaron en su presupuesto de funcionamiento. Eso ocurre, de igual manera, con toda la educación venezolana; todo esto tiene con los “pelos paraos” a la comunidad internacional, en ver la actuación en Venezuela (actos de normalidad) de la mal llamada IZQUIERDA PROGRESISTA.

¿Con qué cara le dicen a los venezolanos, que acepten complacientemente las dificultades en las que está sometido, después de haberse MAMADO en una corrupción generalizada, casi institucional del comunismo en el poder, más de un(1) billón de dólares? El “Comandante eternamente enterrado” es el culpable inmediato; se encargó de regalar el dinero de todos los venezolanos, como si fuera propio en otros países; mientras que, con la continuidad del engendro y de los cubanos en el poder se apoderaron de lo que quedó, no hay recursos para invertir en Educación, vivienda, salud, para la protección del ambiente y para activar las convenciones colectivas de los trabajadores del sector público. Además “huelgan” las palabras sobre lo realizado en PDVSA que ya hemos analizado en artículos anteriores.

¿Con qué cara le hablan al pueblo de respeto a los DDHH? Todo el mundo sabe que el régimen comunista (normal en ellos) no tiene ningún apéndice de respeto a los DDHH y la prueba de ello (reposan en la CPI) son las muertes causadas, fundamentalmente, a la disidencia política, a través de la FAES, DGCIM, SEBIN, PNB, los colectivos armados y financiados por el PSUV y por los propios altos mandos militares de la FAN.

¡Sinverguenzas, hacen política con el hambre, la miseria y la muerte de nuestro pueblo!

@marjimgar|Profesor universitario|[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *