Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

EDITORIAL|Juan Guaidó: 22 meses de fracasos y sin voluntad de rectificación

ENDER ARENAS|Llegó la gasolina… se acabó la gasolina

¡POLÉMICO! En #CONTRASTES, Darwin Chávez conversa con Gustavo Ruiz sobre el fracaso de Juan Guaidó

CAIGA QUIEN CAIGA|Sin liderazgo no es posible

MARLON JIMÉNEZ ¿Qué izquierda, que progresista?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Desde el punto de vista político e ideológico la mal llamada “izquierda”, supuestamente, representaría la lucha por la justicia social (??) como su fundamentación radical en la lucha para llegar al poder, y en oposición a la “derecha” que representaría la antítesis política a su idea. Pero, la verdad es, así lo demuestra la historia, que ésta izquierda, que sustancialmente recibe el nombre de socialismo o comunismo, (total, para el inquilino del infierno, Fidel, es la misma cosa) no es otra cosa que un fracaso estructural del accionar, no solo en el campo político, sino que abarca los escenarios económicos, sociales, culturales, éticos, entre otros.

La izquierda, desde su nacimiento propiamente subjetivo, durante los acontecimientos reales y de la dinámica estructural de la Revolución Francesa, significó para el mundo un verdadero fracaso institucional porque incentivó como filosofía de acción la persecución implacable y la muerte de quienes estaban en posiciones de poder durante la monarquía de LUIS XVI, hechos estos realizados sin ningún tipo de objetividad y que originó, en los años posteriores, la muerte en la guillotina [creada por ellos mismos] de los principales dirigentes de su grupo político denominado “JACOBINOS”.

Estos grupos de izquierda, que se hacen llamar quijotescamente progresistas han ido de fracaso en fracaso en su diacronía política por el poder. En Venezuela, desde el caos surgido por la “izquierda progresista” en la URSS y luego en CUBA, con sus acciones para imponer a como dé lugar el comunismo en los países que lo integraron; el engendro y su régimen demostraron sus verdaderas concepciones ideológicas; el deterioro de la población caída en desgracia, se caracterizó por el hambre, la miseria y la muerte; y, como contraprestación inmediata se generó una marcada riqueza impropia e ilícita de la élite gobernante, a través de una corrupción institucional y la participación efectiva de civiles y militares en el tráfico de drogas, oro, uranio, entre otros delitos con la utilización de los recursos y bienes del estado.

En Venezuela el “comandante eternamente enterrado” y el engendro, a punto de ser defenestrado, por cierto, dilapidaron más de un billón de dólares en cumplir con estos principios ideológicos y aquí vemos al pueblo en las condiciones que está: menesterosos, miserables y su futuro, no es otro, que la muerte.

La razón fundamental del por qué esa izquierda autodenominada progresista es basura, se debe al control que sobre la economía tiene el Estado; siguiendo absurdas consignas retóricas, como decir que “la economía está al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la economía” y además no son culpables de todo lo malo (es lo normal) que ocurra en su gestión. La “izquierda progresista” de Robespierre, Stalin, Mao, Minh, Fidel y del régimen en el poder desde hace más de 20 años es la misma cosa; acabar con la economía y la propiedad privada y por ende con los empleos; socavar las bases de la organización sindical; abatir a las universidades para callar la crítica; mantener el poder utilizando la violencia y la propaganda; controlar el Estado como instrumento de funcionalidad comunista.

La izquierda en el mundo civilizado no tiene presente y futuro, simplemente desaparecieron del mapa y pasaron a la historia como un modelo fracasado, anti libertario y antiprogresista. La izquierda gobernante asoló, con el implante recibido, el país más pujante del continente; país que fue ejemplo en el mundo y lo convirtieron en el más pobre y corrupto del mundo; y además causó, ante las lágrimas de demócratas del mundo, la mayor migración de su pueblo, más de un 40% de sus habitantes, en los últimos 4 años y la mayor vergüenza de sus gobernantes.

No hay cosa que más ofenda a los defensores de la democracia, escuchar a un recalcitrante izquierdista llamarse progresista, y hablar de gobiernos progresistas cuando estos están en manos de corruptos y de personas inescrupulosas que violentan las libertades ciudadanas y que disponen de la CN de su país como un traje a la medida; y llaman de derecha a gobiernos liberales y de progreso, donde hay un avance significativo de desarrollo individual y colectivo.

Observemos como gobernantes auto llamados de izquierda y progresistas, tienen juicios en sus países por corruptos y delincuentes de marca mayor: Lula, Cristina, Correa, Evo, Humala, Maduro y el “comandante eternamente enterrado” se salva de la cárcel por su propia situación actual.

Cundo escribía este artículo aun persistían problemas con los resultados de las elecciones en EE.UU y todo apunta que “a buena hora” nuestro anticomunista Presidente Trump, tiene razón cuando manifestó a viva voz que le habían realizado un “fraude”;  en lo personal no me extraña que eso haya ocurrido; el Partido Demócrata,  lamentablemente, fue “intervenido” en su estructura electoral por personeros enviados  a través del Senador Sanders, por el FORO DE SAO PAULO y estos si están formados para robar, además de dinero, votos. En nuestro país no hay plata para comida y medicinas, pero si hay para financiar a los izquierdistas para que vayan a “jod..” en los países donde las libertades ciudadanas definen la vida de la sociedad en general: CALIDAD DE VIDA, y esa es la verdadera ideología.

 

 

@marjimgar|Profesor universitario|[email protected]

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad