Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Llegó la gasolina… se acabó la gasolina

¡POLÉMICO! En #CONTRASTES, Darwin Chávez conversa con Gustavo Ruiz sobre el fracaso de Juan Guaidó

CAIGA QUIEN CAIGA|Sin liderazgo no es posible

MARLON JIMÉNEZ ¿Con qué cara?

ANÁLISIS PAÍS|Victoria de Joe Biden ¿Baja intensidad a la crisis venezolana?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

No hay dudas que la presencia de Donald Trump en la presidencia de EEUU imprimía mayor conflictividad y tensión a la crisis venezolana, pero con Joe Biden, como presidente electo, las cosas deben comenzar a variar un poco en intensidad, a pesar de que él no se juramenta en el cargo hasta el próximo 20 de enero.

¿Por qué entonces baja la intensidad del conflicto? Porque con Biden todos los actores del conflicto deben quitar presión en el acelerador de sus acciones, porque se abren nuevas opciones y enfoques que podrían reconfigurar un poco la estrategia de ese país hacia el conflicto. Lo prudente es que oficialismo y oposición esperen las primeras decisiones del nuevo equipo en la Casa Blanca.

En el País Económico, como era de esperarse la empresa que anunció la instalación de cajeros automáticos para dispensar dólares, suspendió esa iniciativa ante la incertidumbre y la ausencia de claridad de parte del régimen ante la creciente dolarización de la economía.

En el País Social, continúa la salida de miles de venezolanos al mes por la frontera con Colombia, a pesar de que el paso legal sigue suspendido. Ante las dificultades para salir por la frontera de San Antonio, ahora los migrantes toman mayores riesgos y salen por los pasos ilegales que existen en los límites del estado Apure con el vecino país.

PAÍS político

Comunidad internacional: la lucha de la coalición internacional que busca una salida a la crisis venezolana entra en una obligatoria pausa, a raíz de la victoria de Joe Biden en las elecciones de EEUU; ya que eso supone un cambio en el estilo y el enfoque de la estrategia de ese país hacia el tema Venezuela. Aunque Biden no asume la presidencia hasta el 20 de enero de 2020, lo lógico es que la administración de Donald Trump frene sus iniciativas a la espera de entregar el poder. Sin embargo, es probable que el equipo del presidente electo comience los contactos con las partes en conflicto e incluso lo haga con los aliados del chavismo como Rusia y Cuba, buscando explorar opciones políticas y diplomáticas.

Oficialismo: el más interesados en tratar de encontrar nuevas vías políticas y diplomáticas con el nuevo gobierno de EEUU es el oficialismo, por lo que no sería de extrañar que acepten posponer las elecciones parlamentarias del 6D, como un gesto de “buena fe” hacia el presidente electo. Inclusive, es posible esperar que reduzcan la represión contra la oposición, buscando acercamientos que sirvan a sus intereses. Con Trump derrotado y además maniatado en lo que queda de su gestión, el régimen apuesta a reabrir canales políticos y diplomáticos, como lo demostró el llamado a dialogar que hizo Maduro una vez se hizo oficial la victoria de Joe Biden.

Oposición: aunque el sector adverso al chavismo también debe quitar un poco el pie del acelerador, debería aprovechar el período que se abre hasta el 20 de enero para reorganizarse y buscar que la consulta popular sea un total éxito, con el fin de demostrar la fortaleza interna del sector que se opone al chavismo. Además, deberá adaptarse a las modificaciones de estilo y enfoque que genera el cambio de mando en la Casa Blanca. El camino adecuado es no satanizar las negociaciones políticas y diplomáticas, porque parece que ese podría ser el camino seleccionado por Joe Biden. También hay que ser realistas y no estimar que el nuevo presidente de Estados Unidos coloque el caso Venezuela como una prioridad inmediata, ya que recibe una nación dividida y con serios problemas económicos y sanitarios a consecuencia de la pandemia mundial. Es muy posible que en los primeros 100 días de su gestión, se avance poco en la búsqueda de una solución. Eso deben asumirlo en la oposición como una posibilidad y ajustar sus planes ante esa realidad.

PAÍS económico

Crisis: como era de esperarse la empresa que había anunciado la instalación de cajeros automáticos dispensadores de dólares, decidió frenar sus planes no solo ante la incertidumbre que generó su anuncio, sino también ante la poca claridad que hay en el régimen en torno la dolarización. Del resto, no hay novedades significativas en el desastre económico venezolano.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela comienzan la semana en US$6.437 millones. Es bueno destacar que por varias semanas se ha mantenido oscilando en ese nivel, sin presentar caídas bruscas.

Dólar: el mercado cambiario sigue inestable y la tasa del BCV inicia el período en Bs. 535.345,98, mientras el mercado paralelo tiene un promedio de Bs. 540.023,64.

Indicadores: no hay actualizaciones en los indicadores económicos que debe informar el BCV.

PAÍS social

Migración: la ola migratoria venezolana sigue en aumento ante el deterioro que vive el país y la poca probabilidad de un cambio político. La cantidad de venezolanos que cruzan ilegalmente la frontera con Colombia aumenta día a día, a pesar de que los pasos legales están cerrados. Una novedad es que muchos migrantes ahora intentan salir por los límites entre el estado Apure y el vecino país, en respuesta a las dificultades que existen en la zona de San Antonio en el Táchira.

Inflación: la dolarización de la economía impide que la mayoría de los venezolanos pueda cubrir sus necesidades. Ahora se vive el fenómeno que el sector comercial tiene pleno abastecimiento, pero los precios de venta son tan altos que la gente no puede comprar todo lo que necesita.

Pandemia: el régimen insiste en la flexibilización de las restricciones por la pandemia, a pesar de que hay serias dudas sobre la veracidad de las cifras que presentan a diario. Como evidencia, acaba aprobar la asistencia de público a los torneos de fútbol y baloncesto que ya están en marcha, pero además también habrá asistencia reducida de aficionados cuando comience la LVBP. Hay que tener mucho cuidado con la cifra oculta de la contingencia en el país.

 

 

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad