Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

MARLON JIMÉNEZ|El comunismo y la gaita protesta

NOTAS LIBERTARIAS|Petroleros en la calle

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El movimiento sindical petrolero ha retomado sus históricos méritos de lucha como lo hacía en sus mejores épocas.

Desde hace varios meses los Jubilados y buena parte de los activos, vienen realizando concentraciones en todos los municipios, ciudades y regiones con actividad petrolera. En medio de serias dificultades: pandemia, falta de servicios y transporte público, realizan actividades a las cuales para asistir muchos caminan cualquier cantidad de kilómetros, demostrando un alto nivel de compromiso, están resteados con sus objetivos, sobre todo los jubilados.

La destrucción de PDVSA por parte del Régimen se refleja en la marginal producción petrolera, las gigantescas colas en las estaciones de gasolina sin posibilidad de surtir, la escasez de gas y la presencia de los petroleros en la calle todas las semanas sin darse por vencidos frente a la adversidad.

La cleptocracia de PDVSA les adeuda a los jubilados 2.347 millones de dólares desde el año 2015 y asciende a 3374 millones de dólares al cierre del año 2019; faltando por calcular todo lo concerniente al año 2020. Es fundamental destacar que el Fondo de Jubilaciones se nutre mensualmente del aporte salarial de cada trabajador, en síntesis, le metieron la mano en los bolsillos a los trabajadores.

PDVSA con el pasar del tiempo se convirtió en la principal violadora de los Derechos Humanos de sus trabajadores activos, jubilados y familiares; asimismo fueron eliminando los beneficios de salud, le saquearon el fondo de jubilaciones, crearon normativas laborales inconstitucionales violando hasta el principio de progresividad de los derechos, sin contar que los salarios actuales no son acordes con la actividad, responsabilidad, oficio y pericia, encontrándonos el agravante de la complicidad del Ministerio del Trabajo. En PETROLEOS DE VENEZUELA Y SUS FILIALES, hace muchos años no se ejecutan los reenganches ordenados por el Ministerio, el incumplimiento de estas providencias administrativas acarrea sanciones pecuniarias y penales a quienes las incumplan. Ningún empleado de dirección de PDVSA ha sido sancionado por estos delitos.

La persecución impuesta en la industria petrolera es de carácter fascista, hay desde espionaje a la vida privada de los trabajadores, sus redes sociales y hasta de su entorno familiar y social para los que disienten del régimen.

Las instalaciones muelles, patios de tanques, edificios, galpones, refinerías, áreas de producción y exploración, etc., están totalmente en ruinas, no reúnen ni las mínimas condiciones de trabajo, carecen de agua, electricidad, comida, transporte, equipo de trabajo y de emergencias, lo que se constituye en una violación de todas las condiciones exigidas por la ley para la seguridad laboral, convirtiendo la jornada de trabajo en un desafío de alto riesgo con la mirada complaciente de INPSASEL. PDVSA es el espejo de la destrucción de un país.

Los trabajadores petroleros despertaron y dieron un paso al frente ante tanta infamia, su lucha es una gran lección a la sociedad venezolana, se están uniendo por encima de diferencias políticas, levantando banderas democráticas, reivindicando sus derechos y los de sus familias.

Los petroleros en la calle son un estímulo para la Venezuela libertaria.       

 

 

José Luis Pirela|@joseluispirelar|Diputado de la Asamblea Nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad