Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ANÁLISIS PAÍS|La lucha de la oposición sigue estancada

NOTAS LIBERTARIAS|Salarios de hambre

SIN ANESTESIA|Fuga o negociación

ANÁLISIS PAÍS|La oposición venezolana sigue devorándose a sí misma

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Mientras Venezuela sigue hundida en una severa crisis, la oposición, como un todo, continúa devorándose a si misma en medio de profundas diferencias en torno a cuál es el camino correcto para proseguir en la dura lucha por el rescate de Venezuela, de manos de un modelo tóxico, destructivo y ampliamente corrupto.

La terquedad es la causa transversal de la crisis en la oposición. Una terquedad que emerge desde el gobierno interino que lidera Juan Guaidó, quien sigue empecinado en mantener la misma estrategia, a pesar del fracaso, mientras Maria Corina Machado y Henrique Capriles también tercamente insisten en sus posiciones.

¿Acaso no puede existir un punto intermedio entre las distintas posturas de los grupos opositores?

Por ahora, parece que no.

En el País Económico, la paralización de lo que queda del aparato productivo está muy cerca porque la escasez de gasolina ya supera 75% de lo que necesita el mercado interno. Y lo peor es que no hay soluciones a la vista, porque apenas se conoce que un tanquero con 300 mil barriles de combustible salió de Irán con destino a Venezuela y eso no es una solución de fondo al problema.

En el País Social, la pandemia oculta sigue creciendo en el país ante las erráticas políticas de contención del régimen. Pero además el confinamiento y la escasez de combustible están generando serios problemas de subsistencia a la población, sobre todo a los más vulnerables que han visto cortado su ciclo de supervivencia.

PAÍS político

Oposición: parece poco probable que exista una verdadera unidad en la oposición. Los distintos grupos siguen devorándose entre ellos, en medio de una amplia terquedad por las disputas sobre cuáles son los caminos adecuados para continuar luchando por sacar a la dictadura. La terquedad en primer lugar emerge desde el gobierno interino que lidera Juan Guaidó, tal como hemos explicado en varias ocasiones, porque se empeña en mantener una estrategia que fracasó durante los más de 18 meses que tiene como presidente interino. Pero además incurre en el error táctico de querer hacer ver que la unidad debe ser en torno a él, impulsado por el afán de un sector de Voluntad Popular que pretende seguir con los negocios que el poder confiere. Adicionalmente está la terquedad de Maria Corina Machado y de Henrique Capriles. La primera con su aspiración de una acción internacional que deponga al régimen. Y Capriles con su idea de participar en las elecciones si se logran las condiciones, aunque este parece ser parte de un plan alterno que desarrolla la Unión Europea y que hemos explicado en VyR. Ojalá ese plan “B” logre los resultados esperados, porque en paralelo la destrucción del país sigue su desarrollo.

Oficialismo: en el régimen tampoco hay plena unidad. Maduro sigue en su intención de lograr el control total del partido, mientras Diosdado regresó de su convalecencia con la intención de recuperar protagonismo. La lucha se libró en las candidaturas a las elecciones parlamentarias, pero además hay diferencias en torno al plan “B” que parece adelantar un sector de la comunidad internacional. Mientras Maduro y su grupo se sienten atraídos por la posibilidad que plantea ese escenario, los radicales liderados por Cabello se oponen. Aquí es importante esperar a ver cuál posición asumen los militares liderados por Vladimir Padrino López, ya que estos avanzan en su intención de ocupar posiciones políticas y por eso la gran cantidad de altos oficiales que son candidatos a la AN. Todo parece indicar que los comicios del 6D podrían ser pospuestos.

Comunidad internacional: mientras al parecer la Unión Europea avanza en su estrategia alternativa para poner fin a la crisis venezolana, mediante una negociación política; la gestión de Donald Trump está más ocupada en recuperar terreno para lograr la reelección. De las elecciones del 3N, va a depender mucho la postura de EEUU frente al conflicto venezolano.

PAÍS económico

Crisis: la escasez de gasolina se profundiza con el paso de los días. Expertos calculan que el desabastecimiento ronda 75% de lo que necesita el mercado interno. Mientras apenas se anuncia el despacho de un tanquero iraní con 300 mil barriles de combustible y la menguada producción nacional se paralizó por completo ante los incidentes registrados en las refinerías. Si el régimen no logra algún mecanismo para elevar las compras en el exterior o recuperar en un alto porcentaje la producción local, el país terminará de paralizarse en cualquier momento con sus nefastas consecuencias a nivel de prestación de servicios y distribución de alimentos y medicamentos.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela comienzan la semana en US$6.325 millones.

Dólar: el mercado cambiario comienza la semana con una tasa informada por el BCV de Bs. 363.164,98; mientras el paralelo ronda Bs. 370.032,61.

Indicadores: el Banco Central de Venezuela no ha publicado nuevas actualizaciones.

PAÍS social

Confinamiento: los venezolanos viven un largo período de confinamiento y paralización. No solo es la consecuencia de las medidas para supuestamente contener la propagación del Covid-19, sino también por la severa escasez de gasolina que tiene detenido a la mayor parte del parque automotor. Eso por supuesto se traduce en graves dificultades a nivel de las familias más vulnerables, porque su frágil ciclo de supervivencia se cortó y eso les trae más problemas, de los que ya tenían, para la alimentación. Mientras tanto, la pandemia oculta sigue su expansión ante las poco creíbles cifras que aporta el régimen y sus erráticas acciones para cortar la cadena de contagio.

Apagones: persiste la crisis eléctrica en el país, pero sobre todo en el Zulia donde la población está recibiendo apagones muy largos todos los días. Los zulianos ya acumulan más de cinco años de deterioro del servicio eléctrico, mientras que ninguna de las promesas de solución anunciadas por el oficialismo se cumple.

 

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad