Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

EDITORIAL|Gasolina y electricidad: dos señales de la decadencia chavista

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La calamidad heredada por más de 20 años de errores y odio del chavismo contra Venezuela, no tiene comparación en la historia de la humanidad. Nunca un pueblo perdió tanta calidad de vida y ganó tanto sufrimiento, gracias a un modelo político sustentado en la destrucción y la corrupción.

La escasez de gasolina y las deficiencias del sistema de electricidad son dos excelentes señales de la decadencia chavista.

Es inaudito que un país rico en petróleo y además con un potencial energético importante, no tenga gasolina para sus ciudadanos que deben pasar largas horas y hasta días en una cola, buscando surtir por lo menos 30 litros de combustible.

Pero es aberrante además que amplias zonas del país, sobre todo el Zulia, sean sometidos a extensos apagones porque la capacidad de generación y distribución de electricidad está en niveles caóticos.

En ambos casos, el denominador común es la corrupción.

¿Cuántos millones de dólares destinados a la industria petrolera se han perdido gracias a la corrupción chavista?

¿Cuántos megavatios de electricidad se pudieran estar generando si los millones y millones de dólares destinados a inversiones, hubiesen sido usados de forma honesta?

Mientras la mayoría de los venezolanos no pueden usar sus vehículos y tampoco usar el transporte público por falta de gasolina, quienes se robaron el dinero están disfrutando de vidas de ricos.

Algunos tienen hasta palacios en países europeos, que han sido pagados gracias al dinero que nos pertenece a todos los venezolanos, pero que ellos se robaron con absoluta impunidad.

El chavismo es señal de destrucción, corrupción y odio.

Las secuelas se ven en Venezuela, pero también en diversos países que han acogido a unos 6 millones de venezolanos que han huido de las dificultades.

El chavismo paralizó y apagó a nuestra nación.

 

 

@VerdadesRumores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad