Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

LAURA BOLLA|6D: Cambiar para que nada cambie

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Si bien el periodo de Juan Guaidó como Presidente del Parlamento vence el 5 de Enero; su cargo como Presidente Interino continuaría hasta el logro del tercer y último paso de la Tríada propuesta, es decir hasta las nuevas “Elecciones Transparentes Presidenciales”, con un nuevo presidente, designado en elecciones populares  (seguramente masivas) que tendría legitimidad y reconocimiento internacional y cuyo mandato finalizaría en Enero de 2025, respetándose así  los tiempos constitucionales.

La intención de la participación electoral del 6/12/2020, a elecciones para designar los próximos diputados a la Asamblea Nacional,  va más allá de los nuevos cargos parlamentarios, los cuales obviamente serán  mayoritariamente otorgados a diputados oficialistas cuya finalidad  de dictar, aceptar o denegar leyes a su antojo y conveniencia, tendrá como objetivo principal el desconocimiento y la destitución definitiva del Presidente de la AN  Juan Guaidó, actual cabeza del movimiento opositor al oficialismo y de sus cargos como Presidente Interino, Presidente de la Transición y Presidente del Gobierno de Emergencia (…)

Hasta ahora el Poder Legislativo, ha sido frenado y controlado por la ANC, por el poder Ejecutivo y por la arbitraria voluntad del TSJ, quien se ha apoderado de las funciones y atribuciones de la Asamblea Nacional legítima.

El marco ingenio de esta astuta obra teatral, pondría a Maduro de protagonista principal, el cual podría decidir voluntariamente retirarse del poder Ejecutivo (fingiendo así una conducta democrática y pacífica) para ceder el cargo temporal de Presidente Interino al nuevo Presidente de la AN, (sucesor con los mismos lineamientos mandatorios) y llamar a  elecciones presidenciales, nuevamente ilegitimas.

Esto sería reconocido por países como Cuba, Rusia y China para declarar legitimidad democrática electoral.

Me niego a llamar esos lineamientos como “Políticos”

El control sobre todos los poderes les mantendría en la continuidad del Poder y control de la nación venezolana.

Retomar todos los poderes, será una demostración del Poder Oficialista sobre el Poder de la Voluntad Ciudadana, obvia Violación a los Derechos Políticos y Civiles.

No vemos un subterfugio claro y favorecedor a la salida del régimen del poder ni al rescate de la soberanía, libertad y desarrollo de Venezuela.

Ir a elecciones nos deslegitimiza a nivel internacional y me atrevería incluso a decir que nos ridiculizaría, dando por terminado cualquier apoyo eventual y posterior.

Pero no participar en esas elecciones evidentemente otorgaría la victoria al oficialismo y pondría en peligro la continuidad del Presidente Interino Juan Guaidó y por ende el descarte político participativo de la oposición a un narco estado oficialista.

¡Es imprescindible una Tormenta Perfecta!

No obstante, si lo que el Oficialismo busca es un reconocimiento internacional de países democráticos, no lo conseguirá a ningún costo; pero eso no quita que continúen en el poder.

Pa´Lante

Nueva visión Política

 

 

 

@LauraBolla2015|Arquitecta|Adalid político-socialSociedad civil independiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad