Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

MARLON JIMÉNEZ|El comunismo y la gaita protesta

¡VENEZUELA! Leopoldo López: el fracaso marcado por la ambición (yII)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

La sombra de Leopoldo López es parte fundamental del fracaso del gobierno interino de Juan Guaidó, pues no hay dudas que sus acciones y decisiones causaron un daño casi que irreparable a la gestión del presidente interino.

Leopoldo López está siendo señalado como el principal responsable de los errores que se han acumulado desde enero de 2019, cuando Guaidó asumió la presidencia interina.

Su desmedida ambición de poder lo ha llevado a incurrir en actos de deslealtad con Venezuela, por el simple hecho de coronar su objetivo supremo de convertirse en presidente a costa de lo que sea.

En una primera entrega comenzamos a hurgar en las acciones y errores de López en la conducción tras bastidores del interinato de Guaidó.

En esta última entrega de esta investigación del equipo de Área Privada en Verdades y Rumores, profundizamos en sus desaciertos, pero además alertamos sobre los próximos errores…

 

NOTA: Con el fin de apoyar a los venezolanos en el acceso a información y análisis de calidad, en el marco de la emergencia por coronavirus hemos decidido en Verdades y Rumores, abrir temporalmente el acceso a la sección Área Privada.

 

El 30A en la historia reciente

El 30 de abril de 2019, Leopoldo López cometió un costoso error para la lucha democrática en Venezuela.

¿Por qué?

Porque abortó un plan que había sido diseñado y acordado con la participación de EEUU, la oposición y sectores del chavismo que estaban ganados a la idea de una transición.

Se había llegado al acuerdo de que el 1ro de mayo en el marco de una multitudinaria manifestación nacional, el TSJ con Maikel Moreno a la cabeza aprobaría una sentencia que anularía el resultado de la elección presidencial de 2018 y Nicolás Maduro sería ilegítimo.

Posteriormente, el Alto Mando Militar con Vladimir Padrino López a la cabeza, apoyaría la sentencia del TSJ y abriría las puertas a una transición.

Eso convertiría a Guaidó en el líder de la nueva Venezuela que nacería ese 1M, pero pudo más la ambición de Leopoldo López, quien con su equipo jugó adelantado y se lanzó a una aventura a partir de la madrugada del 30A, que terminó en un costoso fracaso.

¿Por qué lo hizo?

Porque no aceptaba que Guaidó fuera el líder de esa nueva Venezuela, sino que debía ser él quien encabezara la liberación de la tiranía de Maduro.

Diálogo fallido

¿Recuerdan aquel diálogo con el oficialismo que comenzó en Noruega y terminó en Barbados?

En la oposición había casi que un consenso en torno a que ese diálogo no terminaría en nada bueno, pero Leopoldo se empeñó, por razones no conocidas hasta ahora, en mantener esas conversaciones.

Al final se cumplió el presagio que indicaba que esas negociaciones no terminarían en nada, porque más bien sirvieron para que el oficialismo ganara tiempo y se desgastara la lucha opositora en las calles.

¿Se hizo responsable de ese nuevo fracaso?

No, porque fiel a su estilo permaneció en silencio en su refugio de la embajada de España, mientras Guaidó era el señalado ante la opinión pública.

El disparate de la Operación “Gedeón”

Luego de la imprudencia e insensatez del 30A, Leopoldo López ya asilado en la embajada de España comienza junto a su equipo más cercano, donde no está Guaidó, a planear nuevas acciones.

En medio de las discusiones virtuales surgió la idea de contratar mercenarios, para organizar una operación de infiltración y agitación en territorio nacional, buscando impulsar la caída de Maduro.

El plan se adelantó con la participación de personajes como Sergio Vergara, JJ Rendón, Carlos Vecchio, Freddy Guevara, Lester Toledo y otros que hacían los contactos, entrevistaban a empresas de mercenarios y sobre todo levantaban dinero para financiar la operación.

En medio de la preparación de la operación, Leopoldo involucra a un militar de su más alta confianza, el capitán Antonio José Sequea Torres, quien se incorpora junto a otros militares que formaban parte del primer anillo de López.

Es así como nace la Operación “Gedeón” que no solo termina en un rotundo fracaso a través de una grave delación, sino en otro escándalo por el destino final del dinero recolectado porque, al parecer, se “extraviaron” unos US$4 millones de dólares de los seis millones recolectados, como lo denunció la periodista Patricia Poleo.

Luego del fracaso de “Gedeón”, Leopoldo López se escondió. No colgó ningún mensaje en sus redes sociales. No dio explicaciones sobre su participación y dejó que toda la culpa recayera en Juan Guaidó.

Una investigación del diario The Wall Street Journal, realizada en Colombia, reveló su rol protagónico en esa disparatada operación.

 

 

Conoco, Crystallex y Owens Illinois

Este tema permaneció oculto durante muchos meses, hasta que se reveló que el procurador especial de Venezuela, José Ignacio Hernández, fue parte interesada en los laudos arbitrales que hicieron estas tres empresas contra el Estado venezolano, a raíz de las expropiaciones hechas por Hugo Chávez.

José Ignacio Hernández participó como abogado y testigo experto en los equipos jurídicos de: ConocoPhillips, Crystallex y Owens Illinois.

Una de sus funciones fue argumentar que Citgo podía ser reclamada como parte del pago de las deudas por los laudos arbitrales.

¿Cómo entonces el señor Hernández podía defender ahora los intereses de Venezuela?

Eso es una grave inconsistencia ética, porque antes defendió la tesis de quedarse con Citgo como parte de los pagos, pero ahora pretendía alegar que eso no es posible y por eso abre nuevos juicios para supuestamente “defender” los intereses del país.

La designación de José Ignacio Hernández es otro error de Leopoldo López, quien trató de sostenerlo en el cargo para cumplir con sus intereses.

¿Cuáles son esos intereses?

En su momento seguramente se conocerá el acuerdo con ConocoPhillips, que incluye una extraña triangulación en la cual no solo participan López y Hernández, sino también al hijo de otro integrante del gobierno interino que forma parte del equipo jurídico in house de Conoco.

Lo grave de todo esto, es que ese manejo tan extraño de los laudos arbitrales con esas tres empresas, podrían causar la pérdida de Citgo para el país, como reveló el economista Francisco Rodríguez, cosa que no ha ocurrido gracias a la protección del gobierno de Donald Trump a esa compañía.

Este tema está tomando importancia, a raíz de un recurso interpuesto ante la Corte de Delaware y que ha sido explicado por la periodista, Maibort Petit.

Escándalos y más escándalos

Son demasiados los escándalos que salpican a Leopoldo López, algunos de los cuales ya son públicos y notorios.

En varios participó directamente, mientras que, en otros, gente de su confianza ha sido parte.

Tomemos otros ejemplos que son adicionales a los ya expuestos:

  • Irregularidades con el manejo de la ayuda humanitaria para Venezuela, según fue denunciado en su momento por varios personajes, pero principalmente por quien era el embajador de Venezuela en Colombia, Humberto Calderón Berti.
  • Conspiración para anular visas americanas, en la cual participaron tres de sus más cercanos colaboradores en una alianza con sectores del chavismo, preparando casos contra empresarios venezolanos que fueron denunciados ante EEUU y se solicitó la anulación de sus visas.
  • Designación de Winston Flores como embajador en Bolivia, a pesar de sus nexos con el cuestionado empresario, Carlos Gill Ramírez, a quien se le acusa de sus relaciones con el gobierno de Evo Morales.
  • Acuerdo con el ex congresista David Rivera, quien le entregó supuestamente US$500 mil a Lilian Tintori, producto de un contrato que él suscribió con PDVSA para hacer lobby ante el gobierno de EEUU.
  • Salida de Directv de Venezuela, que fue el resultado de la presión ejercida por López y su equipo, para afectar a Globovisión en una jugada contra Raúl Gorrín, con quien se enemistó desde finales de 2019, a pesar de haber sido financiado por el.
  • Resolución del Parlamento Europeo, que fue maquillada gracias a la alianza de su padre, Leopoldo López Gil, con el PSOE y Podemos para favorecer a Maduro.
  • Nexos con Alejandro Betancourt, uno de los boliburgueses que ha sido denunciado por haberse aprovechado de los recursos del país.

Nada de esto ha sido investigado en el gobierno interino y mucho menos en Voluntad Popular.

Los errores que se avecinan

El tiempo se le acaba al gobierno interino de Juan Guaidó y por eso Leopoldo López se mueve para continuar liderando la lucha opositora, en una etapa posterior al nuevo parlamento que debe asumir, le guste o no a la oposición, en enero de 2020.

Por eso han planteado la tesis de un gobierno en el exilio y de la Fuerza Armada en el exilio, lo que ha sido calificado como un disparate porque eso sencillamente eleva el carácter simbólico que ha tenido el interinato de Guaidó.

Pero no solo se trata de eso, sino del manejo que se hará de algo llamado “Fondo de Liberación de Venezuela” y que dispondrá de recursos por el orden de los US$80 millones, dinero que sería manejado por una comisión escogida Leopoldo López.

Tomando en cuenta las denuncias que se han hecho por el manejo de la ayuda humanitaria y otros recursos, crece la preocupación en torno a la administración de esos 80 millones de dólares.  

La lucha opositora requiere de urgentes cambios, pero sobre todo salir de personajes como Leopoldo López que tanto daño han causado por sus errores y ambición.

Él pasará a la historia no por sus logros, sino por sus desaciertos.

 

Equipo de Investigación|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad