Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Roland Carreño

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

ENDER ARENAS|La FANB otra vez

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

De la universidad, pero también de las lecturas marxistas en nuestra vieja militancia de izquierda, nos hicimos de una batería de concepto algunos de naturaleza mecanicista y economicista.

Uno de estos conceptos, principalísimo por demás, es que un deterioro de la situación económica es fatal para la democracia. Todo deriva del axioma marxista de que los cambios en la política y en la sociedad en general son producidos por transformaciones que se suscitan a nivel de la base económica. La explicación que se daba desde el marxismo tenía que ver con esa premisa.de esta manera la emergencia de las dictaduras en el continente se produjeron cuando las Fuerzas Armadas intervienen e imponen un orden autoritario y dictatorial porque la crisis económica ponía en peligro el orden capitalista.

En el caso de Venezuela la realidad del país nos está demostrando justamente lo contrario, pues hoy en día no es la democracia lo que está en crisis en Vzla, pues hace bastante tiempo que ésta fue cancelada. Es necesario señalar que la crisis económica ha andado desde hace bastante en el país, agudizada por la destrucción del aparato productivo y del capital privado, la caída de los precios y excedentes petroleros. En fin, por un modelo que ha fracasado donde se ha implementado.

Esta crisis económica que en estado larvado data desde 2010 y de manera espectacular a partir de 2014 no ha sido acompañada por una crisis  del Estado y de la forma dictadura que asumió el régimen sino hasta el año pasado, pues, aún cuando el régimen perdió la Asamblea Nacional en las elecciones de 2015, esa pérdida no rompió la unidad interna del estado, al contrario se cementó más aún la acción de sus aparatos autoritarios de poder ( CNE, TSJ y FANB y demás cuerpos de seguridad del Estado)

No hay relación mecánica de un ámbito con respecto al otro. Hoy el deterioro de la economía y de las condiciones de vida se hacen contemporánea con aspectos de una crisis política, que todavía ha sido administrada por el poder de la dictadura que ha impedido que esta se convierta en una crisis de Estado que termine por romper su unidad.

Esta característica de la crisis en Venezuela ha producido la opinión generalizada en una buena parte de los analistas, académicos y opinadores de que el régimen de Maduro se ha consolidado en el poder.

En lo personal, creo que esta afirmación no es muy una acertada.

En rigor se ha mostrado un menú de opciones sobre y debajo de la mesa para producir un cambio político en el país. y otra vez se trae a colación el tema de la Fuerza Armada como el factor fundamental en dicho proceso de transición tantas veces anunciado que parece cerca y que se aleja como cuando uno se acerca al horizonte.

Quiero confesarles que tengo, por formación, una gran desconfianza hacia ellas.

Se podrá decir que la FANB al igual que el país viven las mismas contradicciones. Que sus hombres y mujeres, tropas y oficiales, altos y medios viven las consecuencias de la profunda crisis humanitaria que vive el país y que en un momento determinado su unidad estallará y se pondrán del lado de los ciudadanos y al lado de la Constitución.

Y a lo mejor, es así, la crisis y el deterioro de la vida de todos los venezolanos, rompan su unidad interna y entonces intervienen para recuperar las instituciones, la Constitución y con ello la democracia.

Pero insisto que los venezolanos tenemos que hacer un esfuerzo sostenido para la recuperación de la republica civil. ¿Qué el factor militar es importante? Por supuesto que lo es. En ellos recae el monopolio de la violencia, aunque en las circunstancias políticas derivadas del hecho chavista ellas han perdido un poco ese monopolio.

Pero la transición hacia la democracia tiene que estar fundado en el compromiso por la democracia de los diferentes actores de la sociedad civil y la sociedad política, una reivindicación de la civilidad.

Actores que están obligados si quieren una recuperación de la democracia a establecer un pacto institucional y sustantivo que proponga la creación, en primer lugar, de un acuerdo en torno a normas y procedimientos inequívocamente democráticos que restituya entre otras cosas relaciones de reciprocidad y reconocimiento mutuo entre los partidos y otros actores sociales y políticos.

Ese acuerdo tiene como objetivo la configuración de una nueva sociabilidad entre los venezolanos y la configuración de un nuevo nosotros, que supere la división que el chavismo creo durante veinte años y recuperemos la idea de comunidad que hemos perdido.

Por otra parte, debe establecer condiciones estrictas para reanudar el crecimiento económico, una agenda social dirigida a la atención de los pobres y reduzca sustancialmente la pobreza, reafirmar la independencia nacional de todo poder extranjero y reasumiendo el control de las instituciones del Estado cuya soberanía se ha cedido a fuerzas extranjeras y a actores de acciones irregulares.

El acuerdo hará posible el desmantelamiento de toda la simbología autoritaria creada por el chavismo e igualmente una relación institucional y constitucional con la FANB para superar el eventual tutelaje de la transición democrática.

Creo que eso es posible.

 

@RojasyArenas

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad