Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Roland Carreño

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

DOUGLAS ZABALA|El valor de votar

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Aun con todas las limitaciones y sobre saltos de la época; el derecho a votar en Venezuela surge en el siglo XIX bajo el gobierno de José Antonio Páez.  Esa prerrogativa del ciudadano a dirimir sus diferencias a través del sufragio y no por las armas o con invasiones militares de países extranjeros, por primera vez aparece en la Constitución de 1830.  

Así lo estableció en su Artículo 13: “Todos los venezolanos pueden elegir y ser elegidos para los destinos públicos, si están en el goce de los derechos de ciudadano, si tienen la aptitud necesaria, y concurren en ellos los demás requisitos que prescriben la Constitución y las Leyes”.  De manera que en pleno siglo XXI nadie puede venir a meternos el contrabando histórico, de que votar, ayuda al sátrapa contra quien ejercerás ese derecho.

Votar siempre ha sido un objetivo en nuestras luchas políticas; y ese afán, se verá reflejado en la Constitución de 1857. Al respecto, su artículo 11 señala: “Todos los venezolanos que están en el goce de los derechos de ciudadano pueden elegir y ser elegidos para desempeñar los destinos públicos…”.  Así que bien lejos quienes, desde la comodidad de sus exilios, piden acciones armadas, para saltarse la misión pacífica de ejercer la soberanía popular. 

En 1881 con Guzmán Blanco, se refuerza la institución del voto. La nueva Constitución, en su Título III.  Artículo 14 ordinal 11 señala: “La libertad de sufragio para las elecciones populares se ejercerá, sin más restricción que la de ser menor de dieciocho años”. Lograr que nuestra juventud se vuelque con el ímpetu que la caracteriza, a utilizar ese derecho pacífico y democrático contra la tiranía, será el reto ahora. 

El derecho al voto quedará plasmado en la Constitución de 1947 en su Artículo 79: “La soberanía reside en el pueblo, quien la ejerce mediante el sufragio y por órgano de los Poderes Públicos”. He allí el punto central que borra el falso dilema entre votar o no votar.  Nuestra soberanía reside en el ciudadano y no en los gritos abstencionistas, de quienes pretenden dirimir nuestras diferencias de forma violentas y no en paz.  

La Constitución de 1961 viene a reforzar los derechos políticos del venezolano. En su artículo 113 señala: “La legislación electoral asegurará la libertad y el secreto del voto, y consagrará el derecho de representación proporcional de las minorías”. Así las cosas, no pueden los predicadores del abstencionismo, señalar que aumentar los niveles de diputados en listas, no es el verdadero derecho a las minorías.

Por último, en nuestra vigente Constitución Nacional, el Capítulo IV De los Derechos Políticos y del Referendo Popular, en su artículo 63 reivindica la institución del voto, cuando señala: El sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas. La ley garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional. 

La voluntad y el valor de votar se impondrá por encima de los atajos abstencionistas azuzados desde el gobierno. El reto debe ser defender la institución del voto por encima de la estrategia del gobierno, de colocarle obstáculos a la vía pacífica, democrática y electoral. Tomemos el camino de constituir una Gran Alianza Nacional Electoral Opositora, que permita aún en las condiciones actuales, salir a votar en contra de la usurpación de Maduro, sus candidatos y su aliado fundamental: La Abstención.

 

@DouglaZabala

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad