Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Roland Carreño

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

SERENDIPIA|La “nueva normalidad” me da alergia”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Buenos días lectores. Les cuento por estos lares vivimos la última semana de la extraña y epidémica primavera de 2020, con COVID-19 y marxismo cultural haciendo de las suyas en una sociedad que trata de asimilar lo que está pasando en medio de cambios de paradigmas. Han sido meses duros y la desescalada está siendo menos dura a las puertas del verano, período del año muy ansiado por la gente. La movilidad interprovincial en fase 3 es un hecho y este lunes se abren las fronteras de España con Alemania, mientras que el ejecutivo comunitario propone que se abran las fronteras de la zona Schengen el venidero 30 de junio

A ver que depara el verano, espero que la evolución sea positiva, no haya rebrote, descansen el personal sanitario, se apague definitivamente el virus SARS-Cov-2 y sigamos adelante en la llamada nueva normalidad (New normal) dos palabritas que suena al Nuevo Orden, algo que me da alergia. Se calmen los ánimos en América con el movimiento internacional “black lives matter”, dejen de estar censurando películas clásicas y no traten de reescribir la historia. Cómo se ponga el revisionismo cultural de moda entraremos en un terreno pantanoso propio del marxismo cultural para agitar a las masas. ¡Cuidado!

Por otro lado, tras la crisis sanitaria por el coronavirus, viene una crisis del coletazo económico que ya se empieza a notar. Expertos en índices macroeconómicos gritan a los cuatro vientos que vendrá un tsunami de desempleados en todo el mundo. Lo que traerá caos social y al no haber ingresos eso se traduce en miseria y enfermedad. Hay 1.600.000 puestos de trabajo en riesgo a nivel global y cinco países de la UE con un 1 billón de dólares de deuda. En España, 3,5 millones de trabajadores se han visto afectados por un ERTE, el doble que entre 2009 y 2019. La Seguridad Social tiene 800.000 menos afiliados. Las caídas de las bolsas de valores también traen la inestabilidad no deseada. 

El desmoronamiento del sector de la restauración en España por el virus nuevo va a causar un 8 % de contracción en la economía por la paralización de vuelos comerciales, cancelación de reservas de hoteles y paralización del tráfico marítimo. Según, Eurocontrol, la caída de vuelos en los aeropuertos Madrid-Barajas con respecto a 2019 ha sido entre un 93 % a 96 % cuando en 2019 tan solo era del 0,8 % y 4,4 %. Los sectores más afectados son hostelería, restauración, automoción y el comercio.

Cuando se comiencen a notar los efectos dispares en cada sector se podrá cuantificar el parón de la economía. Se busca ser inmune al virus y ser inmune al colapso económico. Los políticos creen que con las medidas de choque pondrán poner parches a los números rojos que había antes del covid-19, pero hay que aclarar que los gobiernos nunca han creado riquezas, solo los empresarios y un buen parque industrial atrae riquezas e inversiones. 

Lo que el viento se llevó

La película clásica e irrepetible Lo qué el viento se llevó (1939), censurada por HBO Max de su carta de streaming y también por la Warner Bros, que le ha pedido al Cine Grand Rex de París que cancele su programación para el 23 de junio por la apología que hace de la esclavitud es el colmo. Se pretende ofrecerla luego con un marco crítico de su contenido. Doble colmo. 

Cada obra cultural es testimonio de su tiempo con sus luchas, sus segregaciones, con sus amores y odios. La autora del libro, Margaret Mitchell, se llevó el premio Pulitzer por esta obra en 1936. De hecho, son dos tomos. Tres años después se filmó la peli en Hollywood (238 minutos de duración), ganándose 8 estatuillas en los Premio Oscar de 1940, más dos honoríficas. Vivian Leigh, quien interpretó a la mítica Scarlett O`Hara se llevó la estatuilla a la Mejor actriz, lo mismo que Hattie McDaniel, quien interpretó a Mammy y fue la primera afroamericana en ganarse un Premio Oscar como Actriz de Reparto. Ella cuenta con dos estrellas en el Paseo de la Fama y es la menor de trece hermanos de padres esclavos liberados. Es más, al censurar la peli, se censura automáticamente su trabajo y sus logros. Se ganaba 700 dólares a la semana en el rodaje, nada despreciable para la época, tampoco se quejaba. De hecho, no la invitaron al estreno de la película en Atlanta el 15 de diciembre de 1939, ni a ella ni a los otros actores afroamericanos porque no dejaban entrar a negros en el Gran Teatro Loew‘s

La peli también se llevó el Oscar como Mejor película, Mejor Director (Víctor Fleming), Mejor Guion Adaptado (Sidney Howard), Mejor Fotografía, Mejor Montaje y Mejor Dirección Artística. Los dos Oscar Honorarios fueron para William Cameron Menzies por su excepcional uso del color para la mejora del dramatismo de la producción y para Don Musgrave y Selnizck International Pictures (logros técnicos).

De doble moral me está resultado la nueva normalidad. Esa “nueva sensibilidad” hacia el cine de leyenda, me está resultando asqueroso. Hacerle una revisión en pleno 2020 a esta película que siempre ha tenido quejas por su argumento racial, es buscarle la cinco patas al gato. Si en su argumento hay mucha guerra, esclavismo, violencia, pleitos familiares, dramatismo y hasta violencia de género, porque el marido de Scarlett hasta le ofreció una tunda de palos y hasta ella lo aceptaba diciendo que le “hacían falta”. Si se empieza a modificar lo que cuenta Mitchell, entonces se va a reescribir una historia edulcorada lejos de las letras de la periodista. Entonces qué hacemos retiramos los libros de Mitchell. El revisionismo cultural es muy peligroso. Entonces qué pasará con las películas western, las películas donde aparecen los romanos, las películas de Tarantino, prohibimos la Biblia que está llena de esclavitud en el Viejo Testamento, borramos las películas donde se hace apología a la violencia y al bullying ¿Hacemos eso? para no ofender a los radicales ofendidos políticamente correctos en los tiempos que corren con la doble moral del libertinaje. Borrarán todas las películas antes de 2000 por ser “políticamente incorrectas”. Me pregunto. Borramos el western Django desencadenado de Tarantino o también se le hará una revisión. Me sigo preguntando. 

Lo que el viento se llevó fue ambientada en una época dónde había esclavos, qué hacemos borramos a los negros de la película. Madre mía, cuanta imbecilidad. Al censurar el arte, empiezan las prohibiciones. Qué peligroso es eso para la sociedad. A cierta gente, con una cierta agenda se le está yendo la olla. No existen sociedades sin prejuicios ni perfectas, existen los humanos con sus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas. 

Nos vemos el domingo que viene, si Dios quiere. 

“La negación de los derechos humanos en cualquier lugar es una amenaza a la afirmación de los derechos humanos en todas partes” Martin Luther King Jr. Reverendo y activista asesinado el 4 de abril de 1968. 

 

Verónica González M.|Periodista|Barcelona-España|@Verosimiles

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad