Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

MARLON JIMÉNEZ|El comunismo y la gaita protesta

MARLON JIMÉNEZ|Abolir el comunismo, es la meta (II)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Es repugnante el nivel de gestión que ha alcanzado el engendro y los secuaces que le acompañan; todo está relacionado con actividades no cónsonas con la ética ni con las buenas costumbres. No hay actividades gubernamentales que no violenten la estabilidad jurídica del país; todo es por mampuesto, nada es transparente; toda la acción del régimen en ejercicio es discrecional o clandestina, nada es público, como se debe actuar cuando existe seriedad y honestidad en los gobernantes; toda la información del régimen es manipulada, controlada y confusa, alejada de toda realidad.

Todas las funciones del régimen comunista obedecen al control y mantenimiento del poder, cueste lo que cueste y aplastan con la fiereza militar que lo acompañan a quienes se oponen a ello. Es decir, que la ideología comunista no tiene parangón legal, se ajustan sin objeciones diacrónicas a los principios filosóficos del manifiesto de Marx y Engels; por lo tanto, en el comunismo la democracia y las libertades son incongruentes en incrementos crecientes e infinitos con los principios que lo sustentan.

En la larga historia de la humanidad no ha existido ideología más tiránica y más criminal que el comunismo; se encarceló a más de mil millones de seres humanos y se asesinaron más de cien millones; cinco veces más que el horror del genocida Hitler. En términos absolutos Lenin, Stalin, Mao y Fidel masacraron la mayor parte; en términos relativos la mayor atrocidad comunista corresponde a los Jemeres Rojos en Camboya, quienes ejecutaron a la 4ta parte de la población de su país: dos millones de personas. Teodoro Petkoff, quien se fue de las entrañas de la tierra que lo vio nacer; tuvo la virtud en vida de rechazar y crear a la vez un pensamiento anticomunista, por aquello del legado que esta ideología generó en el mundo: hambre, miseria y muerte. Tuvo la inteligencia y el coraje de demostrarlo, cuando en 1998 junto con otros ex dirigentes comunistas se opusieron al apoyo que muchos partidos de izquierda le dieron al hoy “comandante eternamente enterrado”, y alertó que no había algo que generara más temor que la conjunción del “militarismo con el comunismo” y que él jamás acompañaría un movimiento que pusiera en peligro la estabilidad política, económica, jurídica y social que ha alcanzado para el tiempo Venezuela.

La desgracia que ha causado esta ideología comunista en el mundo contemporáneo es y será de un inagotable estudio en las universidades del mundo; es insoslayable definir cómo la muerte, para llegar y mantenerse en el poder está por encima de la vida; no hay leyes que no obedezcan al régimen en el poder; la dignidad humana no tiene ningún valor. Esta vivencia de más de 18 años, de hambre de miseria y de muerte, debe tener inaplazablemente un final. La conciencia, esa que aún no se ha alienado a pesar de los esfuerzos propagandísticos (Jorge GOEBBELS Rodríguez) comunistas, es la esperanza ante la debacle; es la luz que alumbra el porvenir; es el misil que apunta hacia la barrera que la separa de la libertad y de la justicia; es el lápiz que escribirá la historia de la muerte definitiva del comunismo en el continente y en el mundo.

En ello no claudicamos, es el momento ideal para ajustar en el templo de la redención: la maldad, la conjura y el odio causado que ha hecho estragos en la sociedad, No podemos dudar, para vengar el daño causado por el “Foro de Sao Paulo” en la estructura moral y ética de nuestros pueblos; hay voluntad inquebrantable de lucha, para continuar denodadamente extrayendo de lo más profundo de nuestra alma la fuerza necesaria para aupar la paz y la armonía para nuestro pueblo. No descansaremos, para llevar (las cosas están bastante adelantadas) hasta los tribunales internacionales como asesino y violador de los DDHH a uno de los sátrapas más grande que ha tenido nuestro país y uno de los más fieles discípulos del más grande dictador de América, su carnal el ex Fidel Castro, hoy en la 5ta paila del infierno. La unidad debe consolidarse en lo interno de manera inaplazable para decirle adiós, del poder, para siempre al engendro (si alguien cobra la recompensa, sería lo ideal, 15 millones de $ no son nada mal) y triunfar, dando vítores a la llegada de la democracia, la libertad, la pluralidad, la justicia y la dignidad de la persona humana. Abolir para siempre el comunismo es la meta.

 

[email protected]|Profesor universitario

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad