Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

ENDER ARENAS|El túnel

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

ENDER ARENAS|La casa de los Flores

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

De ninguna manera se trata de la serie que transmite Netflix y por supuesto tampoco se trata del negocio de las flores. Se trata de otra casa, de otras Flores y de negocios distintos a la floristería.

Nos referimos a la primera combatiente, Cilia Flores, a la tía de los sobrinos detenidos y sentenciados a 18 años de prisión por narcotráfico. Esto se hicieron famosos no solo por el vínculo familiar con la pareja presidencial, sino por lo esgrimido por la defensa: buenos muchachos, pero bobos, imbéciles y algo idiotas.

La justicia norteamericana cortó por lo sano y admitió lo de bobos, imbéciles y algo idiotas, pero remplazó, lo de buenos muchachos, por narcotraficantes. Ahora la justicia norteamericana señala a Cilia Flores, de los mismos delitos, pero agrega el de corrupción.

No deja de ser Cilia Flores una mujer misteriosa, por lo general va siempre acompañando a Maduro, cuestión que no deja de ser extraordinaria, pues nunca se ven los hilos, Maduro parece que tuviese autonomía, pero eso solo lo parece.

Pero que se sabe de Cilia Flores?

Bueno, de ella sabemos su gran solidaridad con su familia: primos, primeros, segundo, terceros y hasta muy lejanos fueron sembrados en el edificio federal, cuando ella hacía de presidente del Parlamento. Allí mismo se beneficiaron con cargos, algunos inexistente, hermanos, hermanas, sobrinos y sobrinas, hijos, los propios y adoptados, cuñados y cuñadas y hasta el ex marido fueron los sujetos que describen el nepotismo más grande en la historia del país.

Ella baila, también lo hace. Y eso si les digo, no lo hace nada mal, tiene swing, se ve que de lo “bailao” tiene cancha. Así, que, con una gracia y una sapiencia que le falta para gobernar bien, mueve cadenciosamente las caderas mientras que un torpe Maduro, su compañero de baile, baila fijando la mirada al suelo en una danza desgraciada y sin estrella.

Es ambiciosa. Le fascina el poder, porque ha entendido que a través de él se organiza algo más que el gobierno y, por eso, hace hasta lo imposible para que su marido se aferre a él.

Igual que su marido tiene veleidades del mundo de la santería y otras creencias, así que dada las circunstancias de hoy no nos sorprendamos si en alguna alocución, en agradecimiento a Irán, se declaren musulmanes.

En fin de Cilia “sabemos muchas cosas” y nada, pues no hay nada mas secreto que las cosas que se esconden desde el poder.

El caso es que cada vez más nos preguntemos los venezolanos sobre qué le pasó a esta gente que hoy gobierna o usurpa el poder en Venezuela que llegaron como ángeles puros y castos al poder para sanar al país de todos los males y que al contrario nos han hundido en el abismo más oscuro.

Gente que amenazó con freír cabezas de corruptos y promocionar una revolución ética y moral y ahora son reseñados y buscados por actividades que pudieran ser castigados con prisión perpetua.

La repuesta que yo me doy, ante semejante  pregunta porque que en verdad yo soy ingenuo, es que el poder seduce, el poder tiene un extraordinario sex-appeal y termina por corromper a quienes lo ejercen y a esta gente la corrompió hasta los huesos.

 

@RojasyArenas

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad