Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

EDITORIAL|Las pésimas señales que emergen desde la oposición

¿FRAUDE? En “De Norte a Sur” analizamos el resultado electoral en Bolivia

JOAQUÍN CHAPARRO|Anomia zuliana

¡CONFLICTO! ¿Y si los gringos no actúan en Venezuela?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Estimado lector.

¿Cuántas veces esa misma pregunta ha rondado su mente?

Es normal que abunden preocupaciones y tensiones en relación con el conflicto en Venezuela.

Sobre todo, porque pareciera que no está ocurriendo nada, pues las evidencias indican que muy poco se mueve hacia escenarios positivos, sino mayormente hacia negativos.

Y volvemos a la pregunta que motivó este análisis:

¿Y si los gringos no actúan en Venezuela?

¿Por qué los gringos?

Porque pareciera que la presión política y militar de esa nación, es el último recurso que le queda a la oposición venezolana, tanto política como ciudadana.

Analicemos en Área Privada de Verdades y Rumores, los escenarios en torno a la búsqueda de una solución en Venezuela, con la real posibilidad que no ocurra nada de lo que estamos esperando.

 

 

NOTA: Con el fin de apoyar a los venezolanos en el acceso a información y análisis de calidad, en el marco de la emergencia por coronavirus hemos decidido en Verdades y Rumores, abrir temporalmente el acceso a la sección Área Privada.

 

Nadie tiene la fuerza para aplastar al otro

En medio de la complejidad que caracteriza al conflicto venezolano, por la presencia de dos fuerzas desiguales, es evidente que ninguno de los bandos tiene la fortaleza para derrotar definitivamente al otro.

Por un lado, tenemos un sector que no es político, ni mucho menos democrático y que usa todo el poder apropiado durante más de 20 años, buscando volver “polvo cósmico” a su oponente.

Mientras que el otro sector es democrático, pero carece de las armas para enfrentar en el terreno de la violencia a quienes manejan a su antojo los cuerpos de seguridad. Pero además está afectado por sus diferencias internas.

El chavismo busca a sus aliados no solo para aplastar a la oposición, sino sobre todo para contener a Estados Unidos. Por eso ha recurrido a China y Rusia, pero no tuvieron todo el apoyo que esperaban, razón por la cual ahora ejecutan acuerdos con Irán para reconfigurar el conflicto venezolano.

Mientras que la coalición opositora más representativa, liderada por Juan Guaidó, tiene el respaldo de más de 60 países, aunque el aliado más importante es Estados Unidos.

Los movimientos de EEUU

A partir que la gestión de Donald Trump decidió arreciar el cerco contra el chavismo, a pesar de la emergencia mundial por coronavirus, se potenció la esperanza de una rápida solución al largo, costoso y doloroso conflicto.

Los momentos culminantes fueron las imputaciones por cargos criminales contra Maduro, Diosdado y compañía; aunque el anuncio más importante fue el despliegue de una fuerza aeronaval para supuestamente combatir el narcotráfico en el Caribe, aunque parecía que la verdadera razón era presionar al chavismo.

¿Qué ha ocurrido luego de esas acciones y decisiones?

Públicamente poco. Más allá de los discursos y la confirmación de la gestión de Trump de su compromiso por encontrar una salida a la crisis, no hay nada más destacado que mencionar.

¿Y tras bastidores?

Casi con plena seguridad hay contactos, negociaciones y más presiones.

También es bueno destacar, que ese país actúa con mucho sigilo y la opinión pública conoce de sus acciones, una vez que las ejecuta y abundan los casos que demuestran eso.

No dudamos que Estados Unidos tenga planes concretos para actuar en Venezuela más allá de la presión política, pero el gran dilema es cuándo ejecutará esa planificación y comenzará la transición.

Antes o después de las elecciones

Donald Trump es un presidente 100% atípico. No se parece en nada a quienes le antecedieron.

Por un lado, tiene un violento y conflictivo lenguaje contra sus oponentes; pero por otro lado ha sido más cauteloso que otros presidentes, a la hora de actuar con sus fuerzas militares en un conflicto.

En este momento, Donald Trump no tiene nada clara su reelección en la Presidencia. Los efectos de la pandemia, en lo social y económico, han hecho peligrar su triunfo en las elecciones de noviembre.

Mientras tanto, hay una gran incertidumbre sobre si actuará en Venezuela antes de las elecciones o esperará para hacerlo en su segundo mandato, en el caso que logre recuperar su posición ante los electores y gane las elecciones.

En ese sentido, hay dos escenarios. El primero que podría hacerlo antes de los comicios de noviembre, para aprovechar la liberación de Venezuela a su favor e impactar el voto de las minorías latinas.

Pero también hay quienes consideran que preferirá esperar un segundo mandato, con el fin de asimilar mejor las consecuencias de sus acciones en Venezuela ante la opinión pública, pero sobre todo apaciguar el posible daño colateral. Si tiene un segundo mandato garantizado, podría tener mayor libertad para ejecutar sus planes contra el chavismo.

Sin embargo, ahora hay otro actor de relevancia en el conflicto y que pudiera acelerar o posponer los planes de EEUU: Irán.

El peligroso acuerdo con Irán

En el chavismo y más precisamente en el “Madurismo” buscaban con desesperación un aliado que les permitiera fortalecer su posición.

No lo lograron con China y tampoco con Rusia, pero parece haberlo conseguido con los iraníes.

Irán, además de su evidente interés por el oro y uranio venezolano, está interesado en elevar el tono de su conflicto con Estados Unidos, trasladando la permanente tensión que existe en el Golfo Pérsico, a América.

Los iraníes se están instalando en Venezuela, pero además reforzando la presencia de Hezbollah, lo que podría ser inadmisible para EEUU.

¿Eso podría acelerar los planes de los gringos en nuestro país?

Posiblemente sí, porque a EEUU no le interesa que cerca de sus fronteras operen gobiernos hostiles y mucho menos milicias terroristas.

Pero tampoco podemos descartar que ante los apuros que pasa Trump con el Covid-19 y el avance de los demócratas de cara a las elecciones, se abstenga de ejecutar sus planes contra el chavismo.

El peor de los escenarios

Si duda alguna que el peor de los escenarios es que Estados Unidos desista de sus planes de liberar a Venezuela.

En ese caso, la lucha opositora casi que desaparecería. Se fracturaría la unidad y cobrarían mayor protagonismo los sectores que creen en el diálogo y la cohabitación con el régimen.

Pero, además, cuando las condiciones de viaje entre los países lo permitan, se dispararía la migración de venezolanos que huyen y que además estarían perdiendo la esperanza de un cambio.

¿Es posible que Estados Unidos se repliegue con una derrota en Venezuela?

Aunque cuesta creer que eso pueda ocurrir, no lo podemos descartar en un conflicto tan bizarro como el que se libra en nuestro país.

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad