Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

RICHARD FERREIRA|El encuentro de los hastiados

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Sin dignidad, complejo alguno y ante la mirada atónita de un pueblo con hambre, vemos como siguen devorando como ave de rapiña, pirañas o carroñeros hambrientos cualquier cosa que les permita engrandecer las maletas de verdes americanos, utilizando la esperanza de un pueblo al que engañan sin vergüenza alguna.

Se han apropiado del espacio de la política movidos por el deseo irrefrenable de obtener los privilegios del poder, pero carentes de la pasión incendiaria de construir bien común, que realmente define a un político. Son mercenarios de la política, vaciados de sensibilidad y de compromiso con este pueblo, que estoicamente aguanta el chaparrón de dificultades que nos hacen llover día a día los que se dicen gobierno y los que se dicen oposición.

Allá arriba, en ambos extremos de los gozones del poder se creen invencibles, aquí abajo, en el corre y corre de nuestras angustias cotidianas, es extensiva la convicción que, en realidad, tanto los de aquí y los de allá son “INSERVIBLES”.

Por eso, crece en el pueblo la convicción de darle una patada a cuanto bicho de uña se ha apropiado de la vida política para lucrarse de ella y construir desde ahora una alternativa que concluya con este oscuro momento que sufrimos y nos abra la puerta a la paz y el bienestar que tanto necesitamos los venezolanos. Esta nueva alternativa ya es mayoría en el país. Falta que nos encontremos y nos organicemos. El discurso y la acción de los oficialistas y de los representantes “opositores” no nos “REPRESENTAN”, debemos sustituirlos, vayamos al encuentro de los hastiados con el régimen y la “oposición” y hagamos que la fuerza de transformación que está latente en el pueblo, se convierta en un gran poder transformador. Estamos en la búsqueda de nuevos rostros, nuevos valores y nuevas formas de hacer la política. El pueblo los tiene.

Vamos entonces a reconocernos y a organizarnos. Digamos adiós a los vividores del poder; vamos a darle decencia y eficiencia a la política. ¡Es el momento! Si…. Este es el momento de la unidad de los hastiados.

Nuestro libertador lo dijo bien claro:

“La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino”.

 

Abogado|@richardfermarq

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad