Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

YBRAHIM GUTIÉRREZ ¿Cuál es nuestro rol?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

No es fácil hablar de nuevas generaciones cuando desde hace 21 años nos pusieron a hacer colas: cola de oportunidades, desarrollo, formación, crecimiento, de trabajo por el mundo, también para soñar.

Y aunque estamos en la obligación de repetirnos un millón de veces “Que nada nos detenga”, nos pone a prueba la dictadura más atroz de nuestra historia, pero también una pandemia.

¿Qué hacemos al volver?

Tenemos la obligación de responder, de hacerles planteamientos al país, también a quienes acompañamos en política y lideran Venezuela. Aprendimos esta generación que la política no es solo para los políticos; la política la ejercen también los ciudadanos, y aunque lo más fácil sea castigar, deben también opinar, proponer y sobre todo empujar lo bueno y lo justo, a pesar de los errores.

Todas las preguntas deben tener respuestas.

Ser joven es buscar todas las respuestas, es preguntar hasta el cansancio en dónde debo estar, qué debo hacer, y sobre todo mostrar con mucha madurez que nuestros planteamientos, todos, pueden ser útiles: no queremos que nos atiendan, queremos que nos utilicen para generar todos los cambios que Venezuela requiere, sino nos escuchan, dejemos de tocar. Empujamos y entramos.

¿Qué nos preocupa?

A mí, el futuro: Me gradué de Abogado en LUZ, yo pude, me duele ser la minoría, la mayoría no pudo graduarse. Nos robaron los mejores años de nuestras vidas: la de formación. Me duele que mi generación, y la que viene detrás, se convierta en una generación sin su título profesional, se los prohibió una dictadura: Los envió al exilio, a desarrollar otras naciones cuando acá tenemos tanto que desarrollar. Pero a otros los envió al cementerio, los fusiló. ¿Cómo olvidamos el 2014 y el 2017? ¿Indolencia? Estoy seguro que no, y lo vamos a demostrar. A cada uno le daremos el mejor lugar en nuestra historia en la nueva democracia.

Nos corresponde el cambio.

Durante 21 años ha sido una lucha larga y de mucha gente, de millones. Pero nos toca a nosotros, a la generación de las pocas oportunidades, generar todas las oportunidades para los que vienen detrás. Tenemos que hacer todo lo que corresponda para terminar de botarlos; el hecho político no está lejos, estoy seguro, vamos a cambiar. Tenemos el máximo reto de prepararnos, no quiero una generación que solo hable de candidatos, quiero una generación que hable de gestión, planificación y gobierno. Nos corresponde darle vida a quienes se la deterioraron, nos corresponde trabajar todos los días por todos los que han confiado. Ser joven no es solo irrumpir por derecho, también el deber de dar resultados, de prepararnos por la gente que cree en nosotros, en que seremos los nuevos dirigentes, los que vamos a construir las políticas que brindarán una respuesta con una solución.

Nos pertenece también el presente:

Vivimos hoy lo que -estoy seguro- no vamos a permitir nunca más vuelva a pasar: Una tragedia social. Nuestra mayor responsabilidad es ser la reserva moral intacta de Venezuela, la generación que todo lo puede, la que nunca baja la cabeza, la que no permite que nadie le quiebre su moral. Somos el piso sólido de millones de venezolanos que esperan por nosotros, y aunque la tragedia nos silencie, aunque los problemas sean ensordecedores, nosotros tenemos que dirigir todo ese ruido hacia los dictadores. Somos responsables del presente, del futuro, del cambio. 

Honor y lucha.

 

Abogado|Dirigente de Primero Justicia|@ybrahimgv

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad