Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

ANÁLISIS PAÍS|Venezuela es una bomba de tiempo social

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Venezuela vive momentos difíciles.

Si antes de la cuarentena por coronavirus las cosas iban mal, luego de más de un mes de confinamiento social, las cosas van peor producto de los errores y el saqueo perpetrado por el chavismo.

Todos los problemas que se han venido acumulando, se han expresado en su máxima dimensión. El país está paralizado porque no hay gasolina, lo que paraliza la distribución de alimentos, mientras los precios de lo que se consigue en el mercado se han disparado porque el mercado cambiario está en alza.

Por eso se han registrado saqueos en varias poblaciones que sienten que el régimen los sacrifica, para poder mantener tranquila a la ciudadanía en Caracas.

En el País Político, la oposición adelanta la entrega del aporte económico a los trabajadores del sector salud, mientras el oficialismo mantiene la represión, aunque con dificultades, como mecanismo de defensa y así poder mantener contenido el reclamo social.

En el País Económico, ante la peligrosa y volátil situación social el régimen recurre a las viejas prácticas, apelando a un control de precios que nunca funcionó buscando controlar la inflación. Esa es la consecuencia del inestable mercado cambiario que, en un momento de la semana, superó la barrera de los 200 mil bolívares por dólar.

 

NOTA: con el fin de apoyar a los venezolanos en el acceso a información y análisis de calidad, en el marco de la emergencia por coronavirus hemos decidido en Verdades y Rumores, abrir temporalmente el acceso a la sección Área Privada.

 

PAÍS social

Bomba social: hay demasiada tensión social en Venezuela producto del hambre que está provocando el estricto confinamiento decretado por Maduro. La cuarentena en el fondo es solo una medida de contención social, económica y política; que buscaba impedir un estallido popular producto del agravamiento de los problemas que se han acumulado. Antes de la cuarentana las dificultades eran graves y ahora son peores. No hay gasolina y eso impide el normal funcionamiento del país, incluso en los sectores más sensibles como la distribución de alimentos. Pero además el confinamiento ha cortado el ciclo de sobrevivencia de los ciudadanos, que en su mayoría viven de sus actividades diarias. Ese “día a día” en Venezuela ya no es posible. Pero además la actividad económica casi termina de desaparecer, lo que afecta las posibilidades de las empresas que aun resisten y que ahora se ven imposibilitadas de seguir cubriendo el pago de salarios. Es una situación compleja que empeora cuando añadimos el aumento de los precios, producto del incremento en la cotización del dólar. La bomba de tiempo sigue acumulando tensiones y conflictividad.

Servicios: a todos los problemas sociales y económicos que padecen los venezolanos, hay que sumar el deterioro de los servicios públicos, especialmente del sistema eléctrico. Reportes indican que Guri está trabajando al límite de su capacidad, por lo que en cualquier momento podría ocurrir un nuevo apagón nacional, similar o peor al ocurrido en marzo 2019.

Migración: sigue el retorno de venezolanos en situación de vulnerabilidad desde los países vecinos, especialmente desde Colombia, como secuela del coronavirus y los problemas que están padeciendo. En la frontera venezolana están recibiendo un trato poco digno por parte de las autoridades venezolanas, que los alojan en albergues improvisados y sin condiciones mínimas de higiene.

PAÍS político

Oposición: la coalición opositora que lidera Juan Guaidó sigue avanzando en la ejecución de la ayuda humanitaria a los trabajadores del sector salud, a pesar de los ataques del oficialismo que han colapsado el portal de registro. Mientras ese plan sigue su marcha, se habla de conversaciones con sectores del chavismo que están interesados en promover la transición. La búsqueda de una solución política sigue en agenda, mientras se mantienen otras opciones como alternativas para encontrar una salida. Los próximos días serán cruciales y se considera que mayo será un mes decisivo para iniciar la transición democrática o poner fin al régimen.

Oficialismo: el peligro de caer en manos de las autoridades de Estados Unidos sigue generando fricciones internas en el chavismo. Hay grupos que aumentan los contactos con ese país y la oposición buscando llegar a un acuerdo que permita la transición. Mientras hacen eso, intentan hacer creer que siguen al mando del país con absoluta normalidad. El otro temor es que la bomba social termine de explotar y genere las condiciones para otro tipo de salida no política, promovida por el pueblo en la calle, la participación de militares y el apoyo de fuerzas externas. Se les acaba el tiempo a los líderes del oficialismo. Al mismo tiempo han incrementado la represión no solo contra el pueblo alzado y con hambre, sino contra periodistas y dirigentes políticos.

Comunidad internacional: a pesar de los efectos del coronavirus, se mantiene la decidida acción de la coalición de naciones, liderada por Estados Unidos, para poner fin a la crisis e iniciar la recuperación del país. Mientras se agota la vía política para generar un acuerdo que favorezca la transición, continúa la operación antidrogas en el Caribe que en el fondo tiene el objetivo de presionar para una solución en Venezuela y capturar a los solicitados por las autoridades de EEUU.

PAÍS económico

Crisis: la situación económica continúa deteriorándose. La inestabilidad del mercado cambiario ha provocado un fuerte aumento en los precios y frente a eso, el régimen apela al fracasado control de precios que nunca funcionó. Más de lo mismo en sus políticas económicas que han conducido al país a la quiebra. No hay posibilidad de estabilizar la economía con Maduro y el chavismo en el poder.

Reservas: los ahorros del país en las cuentas del Banco Central de Venezuela comienzan la semana en US$6.320 millones, marcando una fuerte caída de US$523 millones en tan solo una semana.

Petróleo: el precio promedio de la cesta petrolera venezolana cerró la semana en US$9,98, recuperándose de una caída que lo llevo a un valor negativo.

Dólar: persiste la volatilidad del mercado cambiario. La cotización que informa el BCV cerró en Bs. 171.072,85, mientras el paralelo tuvo un promedio de Bs. 195.823,41.

Indicadores: el BCV sigue sin actualizar los indicadores de la economía.

 

 

Darwin Chávez|@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad