Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Roland Carreño

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

¡ALERTA! Y de repente… el narcotráfico se volvió un problema para el chavismo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Cuando tienes “malas juntas” al final siempre te verás afectado por sus acciones.

Ese viejo adagio se aplica con mucha certeza a la actual relación de líderes del chavismo con los carteles de la droga, que por años han usado a Venezuela como su base de operaciones.

Pero ahora se volvieron un problema, pero no uno menor, sino uno bien grave que les puede costar muchos años de cárcel, si caen en las manos de las autoridades de EEUU que los tienen bien identificados.

De ahí las recientes operaciones contra los carteles de la droga que operan desde Falcón y Carabobo, pero que además son liderados por venezolanos y no por extranjeros.

Ahora estos personajes como Emilio Martínez, alias “Chiche Smith” y Raúl del Gallego, entre muchos otros, son un problema que tratan de anular.

Los detalles en Área Privada de Verdades y Rumores

 

 

NOTA: con el fin de apoyar a los venezolanos en el acceso a información y análisis de calidad, en el marco de la emergencia por coronavirus hemos decidido en Verdades y Rumores, abrir temporalmente el acceso a la sección Área Privada.

 

Chavismo y narcotráfico

Durante años al chavismo se le ha señalado de ser aliados de los carteles de la droga, pero especialmente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se dedicaban al negocio de los estupefacientes, como parte de su estructura económica.

Era pública y notoria la simpatía que Chávez profesaba por los grupos guerrilleros colombianos, con quien, se comentó durante mucho tiempo, tenían un acuerdo para enviar toneladas de droga a Estados Unidos.

Esa “simpatía” condujo a muchos de sus líderes y su entorno familiar, civiles y militares, a involucrarse en ese negocio que es perseguido con mucha fuerza a nivel internacional.

Como ejemplo, tenemos la detención de Walid Makled, quien fue acusado no solo de usar puertos y aeropuertos venezolanos para el narcotráfico, sino de tener la licencia para la comercialización de Urea producida por Pequiven y es bien sabido que esa sustancia es usada para el procesamiento de narcóticos.

También está la acusación contra el general, Hugo “El Pollo” Carvajal, quien es solicitado por la justicia federal bajo cargos de tráfico de cocaína.

Sin embargo, el ejemplo más emblemático es el de los sobrinos de la Primera Combatiente, Cilia Flores: Efraín Campo Flores y Francisco “Franqui” Flores de Freitas, quienes purgan una larga condena en EEUU por narcotráfico.

Ahora, las autoridades de ese país abrieron el abanico acusando de narcoterrorismo a Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y otros líderes del oficialismo.

Las cosas se les pusieron bien feas.

Silencio absoluto

Cuando esos operativos comenzaron a ejecutarse, no hubo pronunciamientos oficiales importantes. Había silencio desde el cogollo revolucionario, a pesar de su tendencia a crear espectáculos de la más mínima acción.

Hasta la fecha de publicación de este análisis, el Fiscal General de la República, Tarek William Saab, estaba muy callado y sobre todo no había explicado las fotografías que circulan de él sonriente con varios de los capos solicitados.

Quien rompió el silencio fue Diosdado Cabello, quien con mucha vehemencia defendió los operativos e intentó desmarcarse de los carteles de la droga en Falcón y Carabobo.

Tampoco hay desmentidos creíbles de dos gobernadores que parecían cercanos a los capos detenidos: Rafael Lacava (Carabobo) y Víctor Clark (Falcón) quienes aparecen en compañía de los señalados en varias fotografías.

Las operaciones de estos carteles de la droga eran bien conocidas en Falcón, sobre todo en el municipio Carirubana, en Valencia y Puerto Cabello. Sabían quiénes y a qué se dedicaban el grupo de sujetos que ha sido señalado.

Nunca fueron incómodos.

Pocos los molestaban.

A pocos les perturbaba lo que hacían.

Hasta donaban equipos y vehículos a las gobernaciones y alcaldías chavistas.

¿Qué cambió ahora?

Eliminando cabos sueltos

La operación de captura de este grupo de narcotraficantes tiene varias lecturas.

La primera y quizás la más convincente, es que en el chavismo están eliminando cualquier cabo suelto, que pueda servir para sustentar los casos de narcoterrorismo que están en marcha.

La segunda, es que algunos líderes señalados estén cumpliendo con un pre acuerdo con Estados Unidos y por eso combaten a los narcos que por años tuvieron total impunidad.

Y la tercera es que haya reacomodos internos y las acciones apuntan a debilitar algunos grupos.

En ese caso, ¿a qué grupos pertenecen Rafael Lacava y Víctor Clark?

Ambos son del “Madurismo”.

En cualquier caso, esas repentinas acciones contra los carteles obedecen a buenas razones, que giran en torno a la sobrevivencia política.

No se trata de una “epifanía de honestidad” repentina.

Por algo el acoso contra quienes fueron sus aliados durante tantos años.

En el chavismo pocas cosas son casuales.

 

@VerdadesRumores

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad