Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ENDER ARENAS|Roland Carreño

¡ELECCIONES USA! En #Contrastes, Darwin Chávez conversa con Jesús Sánchez Meleán

CAIGA QUIEN CAIGA|Leopoldo no lo dirá, pero lo hará

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

YOHÁN FLORES|Hambre en Venezuela

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

El malestar social en Venezuela sigue aumentando, producto de la falta de alimentos y la gran imposibilidad de comprarlos por sus altos costos.

El país tiene semanas con protestas permanentes por la falta de alimentos, ya rumbo a los 2 meses de cuarentena. A los venezolanos se le acabaron los ahorros y no sabe de qué manera alimentar a su familia. Hay quienes están optando por vender cualquier bien material, para seguir sobreviviendo en esta grave crisis que tiene mal a la población. No teniendo éxito en esto, ya que todos los recursos de los ciudadanos son utilizados únicamente para abastecer la despensa de su hogar. Y no para la compra de algún bien material.

El desespero se apodera de la población venezolana por no saber cómo afrontar esta situación. La incertidumbre de no saber qué comer al día siguiente, se vuelve el tema del día, en los hogares venezolanos. Esto ante un régimen que ha destruido todo el aparato productivo y la economía de un país rico, pagando las consecuencias de ello, los ciudadanos.

Los fulanos bonos, son “pañitos de agua tibia” para evitar cualquier levantamiento popular, ya hoy se le está escapando de las manos al régimen este control social, porque el alza del dólar paralelo, los alimentos con altos costos, la falta de gasolina y el empleo paralizado, generará una reacción no muy favorable para los intereses del régimen de Nicolás Maduro. Caso más reciente lo que sucedió en Cumana estado Sucre, donde un pueblo con hambre, saqueo el mercado principal de la ciudad.

Ya las remesas no están teniendo su efecto de alivio en los hogares venezolanos, la inflación que existe en el país y que cada día se extiende, no ayuda para comprar los alimentos de primera necesidad.

El desempleo aumenta por no tener productividad en cada negoció, esto trae consigo más hambre, desesperación y malestar social. Las reducciones de gastos son mayores, para evitar e irse a la quiebra. Con un país paralizado en un 75 % y sumergido en una grave crisis, es muy probable que vaya a un estallido social, de alta envergadura.

Cada día es mayor ver personas pidiendo comida en las calles de Venezuela, no sólo personas en situación de calle, si no también personas comunes y corrientes que se ven en la penosa necesidad de salir a pedir comida, para alimentar a sus familias. Esto por la paralización del empleo.

Los vecinos se ayudan entre sí, para a paliar esta situación, pero está llegando la hora donde lo poco que quedaba se acaba. Esto hace que aumente la presión social. El hambre se acentúa en los estómagos de los venezolanos.

El régimen está en una encrucijada no buena para ellos, ya que romper con la cuarentena, los llevaría a otro gran problema y es de no tener gasolina, para abastecer a la población, los esfuerzos para reactivar la planta del “Palito” ha sido no muy buena, ya que es una industria destruida en su totalidad.

¡Dios tome el control de Venezuela!

 

@YohanFloresm|Periodista|Dirigente político|[email protected]

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad