Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

VERDADES Y RUMORES ¿Se desploma el interinato de Juan Guaidó?

ANTONIO DE LA CRUZ|Lecturas del triunfo de Arce en Bolivia

SAINETE EN CÁPSULAS|En la búsqueda de un pueblo para la libertad

ORLANDO CHACÓN|La Maracaibo resiliente

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Maracaibo se ha levantado a diario en medio de la adversidad, ha sido luz en medio de la penumbra y luego de esta cuarentena no será distinto. Más que hablar del padecimiento diario -que quienes lo sufren lo conocen muy bien-, debemos empezar a generar las propuestas que puedan trazar una hoja de ruta para apoyar en corto, mediano y largo plazo a nuestros vecinos. Más allá de la demagogia política, debemos entender que nuestra gente debe ser el centro y propósito de nuestro accionar. A ellos debemos apoyarlos y acompañarlos.

En unas semanas, nos reencontraremos para estar más juntos de lo que hoy podemos estarlo. Una de las tantas enseñanzas de esta pandemia, es que en medio de las dificultades nos hemos apoyado, acompañado y demostrado como seres humanos, que nos necesitamos todos a todos.

Como comunidad, hemos aprendido que, a través de la organización, podemos atender mejor las situaciones e incluso alcanzar logros por el bien de todos. Impulsar los liderazgos comunitarios, además de impulsar la solidaridad, es un logro que desde la Fundación Construyamos País hemos asumido también como un compromiso de empoderar a las familias, para que todas sean capaces de sumar y salir adelante en cualquier situación. Para esto, seguiremos impulsando nuestro programa de formación Maracaibo Emprende, brindando herramientas y oportunidades de crecimiento a las familias involucradas en nuestros comedores solidarios y jóvenes emprendedores.

Durante estos días, hemos visto muestras de solidaridad por parte de nuestros vecinos que nos demuestran la grandeza de nuestra gente. Martha, vecina del Barrio Las Banderas, ha arreglado máquinas de coser sin costo para que sus vecinas puedan ayudarse económicamente con la costura durante la cuarentena. Varias empresas de transporte han puesto a disposición de los pacientes renales sus vehículos para ser movilizados y poder cumplir con sus tratamientos. Decenas de voluntarios, ya se han sumado en nuestra parroquia Cristo de Aranza para ayudar a los ancianos y personas vulnerables con sus compras y así no exponerlos fuera de casa.

Decenas de personas, se nos han acercado, en medio de las dificultades que se vive en cada hogar, para seguir sumando esfuerzos y mantener nuestros comedores solidarios abiertos, ahora más que nunca, aumentando su capacidad para atender a quienes se encuentran vulnerables por no percibir ingresos diarios.

Desde ya, podemos incentivar la formulación de proyectos dónde todos podemos trabajar de manera colectiva para para inspirar cambios positivos en nuestros espacios públicos donde los marabinos hacemos vida urbana. Es un esfuerzo colectivo que debemos hacer al reconocer nuestro entorno, identificando problemas y las oportunidades que podemos abordar para transformarlos.

Incentivar el teletrabajo, es una de las principales medidas a tomar en un muy corto plazo. No solo en áreas administrativas para mantener las empresas operativas, también en áreas como la arquitectura, ingeniería y construcción. Abriendo los espacios de financiamiento y mejora en la prestación de servicios públicos, para que estas oportunidades se puedan dar.

El centro de las medidas económicas de protección social, deben ser los derechos humanos de nuestra gente, apoyándolos a través de ayudas monetarias, como los US$100 por familia a todos aquellos que han dejado de percibir ingresos en lo últimos días como los transportistas, albañiles, técnicos, obreros, que viven del ingreso diario, comerciantes informales y pequeñas empresas. El garantizar la distribución de agua en las comunidades y la electricidad que han convertido a nuestra ciudad en un campo de concentración para tortura colectiva.

Parte de las medidas que en mediano plazo se deben ejecutar, es el diversificar los nichos de mercados dentro de un mismo sector económico, hacia elementos más sencillos y asequibles, por ejemplo, unidades habitacionales de menor tamaño. Y ahí entra uno de los sectores que será más golpeado en los próximos días, la construcción. A este sector, y todos sus involucrados, se les debe exhortar a generar planes y opciones, por ejemplo, de kits de construcción que abaraten los costos para acceder al mercado secundario de la economía.

La recuperación del préstamo bancario y las políticas crediticias, en cifras reales y que evolucionen de acuerdo a la economía nacional, debe ser una prioridad para el reimpulso de la pequeña y mediana empresa, incentivando los startups como una forma de economía circular y naranja, hacia nuevos destinos de mercados nacionales e internacionales. Fundamentalmente, en las medidas económicas, se debe contemplar el subsidio a las imposiciones fiscales a importantes sectores de la economía como el hotelero y turístico, centros comerciales, transporte y producción.

Esta pandemia, ha dejado desnuda nuestra ciudad, demostrando que estamos muy lejos de entender el concepto de planificación urbana o de comunicación de prevención de riesgos, de hecho, durante esta cuarentena hemos reafirmado que, el colapso de los servicios públicos no solo es falta de voluntad, también es una medida política. La necesidad de mapear las instituciones de salud, educación y comercio, para que cumplan su rol en medio de estas contingencias, debe ser una prioridad. Los centros de salud, no están en condiciones en el mejor de los casos, para atender la población que lo rodea y los comercios de alimentos y medicamentos, no tienen la capacidad de cubrir la demanda de esta misma población.

Una población que hoy está a la deriva, expuesta, vulnerable y siendo sometida a inhumanas condiciones de vida. Parte de esto, ha sido tener que caminar distancias kilométricas, ya no solo para conseguir agua, sino también alimentos. El colapso de la gasolina, dejó en evidencia la desarticulación del sistema de transporte en nuestra ciudad.

Maracaibo se va a levantar, así lo hemos demostrado. Hace unos días leí –en medio del tercer apagón general en menos de una semana-, que éramos la sucursal del infierno en la tierra. Yo creo que somos la capital de la resistencia y la resiliencia. Saldremos adelante. Dios y la Chinita con nosotros.

 

Presidente Fundación Construyamos País|Miembro de Primero Justicia|@Orlandochacon_|[email protected]

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad