Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

ANÁLISIS PAÍS|Una nueva fractura afecta a la oposición venezolana

NOTAS LIBERTARIAS|Ley o garrote

SIN ANESTESIA|Jugando con la esperanza

SÍNTESIS DEPORTIVA|Se complican las eliminatorias para la Vinotinto

VERDADES Y RUMORES|Conozca la verdad sobre el fracaso del 30A

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

EL 4TO MOVIMIENTO. Si en tres semanas Estados Unidos ha dado tres certeros golpes al régimen, la lógica indica que esperemos un 4to que pueda ser definitorio. EEUU acorraló al oficialismo con los cargos criminales, les propuso una salida con el Marco de Transición Democrática y luego les pone la pistola en la sien con la operación aeronaval frente a las costas venezolanas y que, sin duda, es el bloqueo naval del que tanto se habló. En este momento pareciera que el régimen no tiene salida. No tiene ni siquiera aliados fuertes, porque China y Rusia han mantenido una postura “ligera” frente a las últimas acciones y decisiones de la gestión de Donald Trump. No tiene escapatoria económica, porque cada día tienen menos margen de maniobra para disponer de liquidez. No tiene capacidad de resolver los problemas que afectan al país, como lo demuestra que usan la cuarentena como mecanismo de contención social, ante la escasez de gasolina que tiene un efecto terrible en todos los sectores. No tiene capacidad militar para rechazar incursiones de esa fuerza aeronaval, ya que ni siquiera tienen gasolina, ni comunicaciones eficientes por el daño que tiene el satélite Simón Bolívar. La poca capacidad de respuesta o el poco interés para responder de la FAN, se demuestra con la nula movilización de artillería a pesar de la orden de Maduro. O no pueden, o no quieren. Están encerrados, aunque aún tienen una posibilidad política. A raíz del documento anunciado por Mike Pompeo para una transición en Venezuela, que además ofrece la anulación de sanciones a quienes colaboren, se abrió una puerta. Una puerta que podría conducir a una salida política facilitada desde el propio chavismo. ¿Cuántos están dispuestos a inmolarse con Maduro y Diosdado? No creo que muchos. El problema es generar confianza entre las partes para que haya movimientos hacia ese objetivo. Desde ese mismo día hay contactos. Las comunicaciones han aumentado en la medida que avanza el despliegue de la fuerza aeronaval, que tampoco es una acción inmediata. Frente a esa posibilidad de una solución política con apoyo militar, recordemos los personajes que, por ahora, están fuera de la lista de solicitados por EEUU: Jorge Rodríguez, Delcy Eloína Rodríguez, almirante Remigio Ceballos y el general Gustavo González López. Pero además recordemos que por Padrino López y Maikel Moreno no hay recompensa. Prestemos atención a los esfuerzos de los testaferros. ¿Testaferros? Si, pero eso lo entenderán ahora.  Todavía hay un margen de negociación que está usándose para evitar un final trágico que afecte a todos en el cogollo del chavismo. ¿Y si no hay un resultado político positivo? Entonces se abre la puerta para otro tipo de acciones. ¿Militares? Creo que sí. No habría más espacio para la negociación política, a menos que surja algo de última hora. Si la salida es militar no veremos una invasión al estilo de Panamá en 1989. Como lo expuso el ex embajador de EEUU en Venezuela, William Brownfield, no habría una intervención militar al viejo estilo, sino acciones precisas que eviten un mayor daño colateral. Ya EEUU no tiene que exponer la vida de miles de soldados, porque tiene capacidad para eliminar objetivos a distancia mediante drones o misiles de gran precisión. Recuerden el ataque contra el general iraní Qasem Soleimani. También podemos esperar incursiones puntuales de fuerzas especiales en operativos de búsqueda y captura. Finalmente, ¿cuál podría ser ese 4to movimiento? Ojalá sea un conjunto de acciones coordinadas que configuren la solución política. La otra opción es la acción militar para anular al régimen y apresar a los solicitados, para luego iniciar la transición. Lo cierto de todo, es que el tiempo de agota y el “costo de salida” casi es inmanejable para los involucrados. Los próximos días serán cruciales, sobre todo cuando la task force esté en posición frente las costas venezolanas para elevar la presión aún más.

POST SALIDA (I). Pareciera que, por primera vez en muchos años de crisis, Venezuela está cerca de una salida al conflicto político mediante una transición. Esa oportunidad no debe ser desaprovechada, porque es urgente frenar y revertir el deterioro de nuestro país. La transición es la prioridad, pero también debemos detenernos a analizar los escenarios post salida, porque Venezuela es una nación en una clara etapa de desintegración, además de quebrada económicamente. Si el chavismo ha sido un desastre, ¿qué país están dejando? Pues un desastre que merece ser analizado, porque requerirá un esfuerzo descomunal, no solo financiero, sino también educativo. Y ese desastre podría aflorar en toda su trágica dimensión cuando el oficialismo salga, se abra la bóveda del miedo y nos demos cuenta cuán profunda es la herida que hizo el socialismo del siglo XXI en el tejido social, económico y político. En una de esas tertulias entre amigos conocedores del acontecer venezolano, el profesor Ender Arenas dijo algo que se mantiene en el tiempo: “Costará mucho esfuerzo desmontar los enclaves autoritarios del poder que el chavismo creó”. No habrá institucionalidad creíble, con la excepción de la Asamblea Nacional. No habrá respeto por los cuerpos de seguridad, que tanto daño le han hecho a la población. No habrá quién ponga orden, porque la gente querrá venganza ante tantos años de atropello y sufrimiento. No habrá una economía formal, sino una economía subterránea que creció en paralelo al modelo de controles que ideó el régimen. No habrá servicios públicos eficientes por un tiempo, porque los enchufados se apropiaron del dinero que se destinaba a su mantenimiento.

Me preocupa sobremanera la reacción de la gente luego que el régimen caiga, si es que llega a caer. No solo habrá festejos, sino una especie de anarquía que protagonizará el estado de anomia que ya se observa en buena parte de Venezuela. A partir de esta entrega estaré analizando los escenarios post chavismo en el país. Lo que nos viene no es fácil. Cuando se disipe la resaca por los festejos, veremos que la tarea es titánica.

EL FRACASO DEL 30A (I). Varias semanas después del fracaso de la operación del 30 de abril de 2019, comenzaron a circular rumores sobre un plan que había sido abortado ¿Quién o quiénes lo abortaron? Poco se sabía. El tema se diluyó en medio de la intensa dinámica del conflicto político, pero quedó la intriga, ¿Qué había ocurrido realmente? Tal como comenté la semana pasada, un amigo de los que participó en la planificación de la operación desde sus inicios, prometió contarme esa verdad y cumplió. Es importante contar lo que verdaderamente ocurrió y señalar a los responsables del fracaso, para que la historia no vuelva a repetirse en medio de los esfuerzos actuales para encontrar una salida a la crisis. Paso a exponer los detalles. Hagamos una reconstrucción de los hechos. A partir de que Juan Guaidó asume la Presidencia Interina de Venezuela, comienza a abrirse la oportunidad para encontrar una salida a la crisis venezolana. Estaba muy claro, tanto en la oposición como en Estados Unidos, que la presión popular no sería suficiente. Creían que era necesario fracturar la unidad de la coalición gobernante. Consideraban que debían generar la solución desde adentro y luego consolidar una transición. A partir de ahí comenzó el debate interno ¿Cómo hacerlo? ¿Quiénes podrían desde el oficialismo participar? ¿Cuáles son los personajes claves? ¿Cómo llegar a ellos y llevar una propuesta convincente? Esas y muchas otras preguntas fueron parte de las discusiones. El cómo hacerlo se fraguó a través de proponer beneficios a algunos de los líderes del oficialismo. La negociación comenzó con sus testaferros, para que estos llevaran un mensaje claro a los involucrados. Decidieron abordar dos de los pilares del régimen: militares y poder judicial. Los testaferros eran los primeros interesados en una solución, ya que ellos se beneficiarían de la anulación de sanciones y otras medidas. Cuando decidieron quienes podrían propiciar esa transición, identificaron a dos: Vladimir Padrino López y Maikel Moreno. ¿Cómo llegar a ellos? A través de sus operadores financieros. En el caso de Padrino tocaron a Samark López Bello. En el caso de Maikel Moreno le llegaron por medio de Raúl Gorrín. También se dice que un empresario de la avena fue partícipe en la operación. Como gesto de confianza, los americanos suspenden las sanciones contra las esposas de Raúl Gorrín y Gustavo Perdomo, su socio en Globovisión. El acuerdo tenía dos vertientes fundamentales. La primera, anular las sanciones contra ellos y la segunda descongelar los activos que están en poder de las autoridades federales. Los testaferros aceptaron y cada uno hizo su trabajo. Los contactos se intensificaron en febrero. Los chavistas contactados aceptaron y se fraguó el plan final. La idea central era provocar la ruptura definitiva el 1ro de mayo. ¿Cómo lo harían? Para ello la oposición iba a convocar a una gran marcha nacional que tendría a Caracas como epicentro. Debido a la irrupción de Guaidó se preveía que sería la marcha más importante y gigantesca en la historia de Venezuela. Pero al mismo tiempo, Maikel Moreno tenía que redactar una sentencia que sería aprobada en la Sala Plena del TSJ, declarando como ilegal la elección de Maduro de mayo de 2018. Una vez la sentencia fuera aprobada y se hiciera pública, aparecería Vladimir Padrino López, flanqueado por la cúpula militar, sumándose a la decisión del TSJ. Eso generaría el cambio que estaba esperando el país. Todo estaba listo. Se había sumado el resto de los generales, incluyendo al entonces director del SEBIN, Manuel Cristopher Figuera. Las piezas en el tablero estaban dispuestas para hacer jaque mate al oficialismo. ¿Qué pasó? Lo cuento en la próxima parte de este relato.

¿QUIÉN MANDA EN EL ZULIA? La respuesta lógica es el Gobernador que fue electo, que en este caso es Omar Prieto. Quien manda realmente en el Zulia es el general de división, Carlos Ríos Urbano, comandante de la Zona de Defensa Integral del Zulia (Zodi). ¿Por qué afirmo eso? Tenía mis sospechas, pero ciertos hechos acaecidos en los últimos días confirman mi apreciación. ¿Qué ocurrió? Que un día Omar Prieto declara que van a cerrar la C1, C2, C3 y la avenida La Limpia; pero horas después recula y dice que no, pero que será retenido todo carro que circule después de las 2PM. Mientras que el general Ríos Urbano asegura que van a retener todo vehículo que transite sin justificación. ¿Al final que fue lo que se hizo? Pues lo que dijo el general. Me cuentan que el alto oficial es quien controla a Prieto y le dice que es lo que se va a hacer y este no puede ni chistar. En medio de la crisis por el coronavirus, Prieto declara, pero quien gobierna es el jefe de la Zodi. Y los risueños que sigan pagando favores.

“POLLO” SIN BENEFICIOS. El pasado fin de semana me llegó un mensaje sobre la negociación que puso en marcha el prófugo venezolano, Hugo “El Pollo” Carvajal: “Por ahora está descartada su entrega a las autoridades de Estados Unidos. Su esposa, quien vive en España, se encargó de transmitir la propuesta de su marido a ese país, pero la respuesta que recibieron fue un NO rotundo”. Al parecer “El Pollo” pedía demasiados beneficios para entregarse y los gringos no están dispuestos, por ahora, a entregar todo lo que el militar retirado venezolano está pidiendo. Se supone que está en España luego de haber estado escondido por varios meses en Albania. Su presencia en suelo español es lógica tomando en cuenta sus buenas relaciones con agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de ese país. “El Pollo”, distinto a Cliver Alcalá Cordones no corre mucho peligro escondido en Europa. Sin embargo, al no entregarse mediante un acuerdo, queda expuesto a una captura y entrega a Estados Unidos. Hay algunos grupos de investigadores que están tras su pista, para ganarse la recompensa que ofrece EEUU de US$10 millones.

EL FRACASO DEL 30A (yII). Es importante destacar que había tres cabos sueltos en el plan: Maduro, Cilia y Diosdado Cabello. Por ello era importante garantizar a ellos que podían salir del país. Fue una petición de los chavistas involucrados. No era una medida popular, aunque aspiraban que el rechazo se diluyera en medio del fervor popular por el cambio político. Con resistencia de la oposición y Estados Unidos, se aprueba que Maduro y Cilia serían embarcados en un avión a Cuba y que DC podría escoger a donde quería irse. Lo aceptan porque lo importante era poner fin al régimen. En ese punto jugaron un papel importante los testaferros, porque estos llevaron el mensaje a los involucrados, calmando la ansiedad que existía de una venganza que afectara el éxito del plan. Incluso se dice que Cilia aceptó la propuesta, sin consultar a Maduro, porque ella siempre ha estado inclinada a la negociación. Todo estaba listo. Hasta el más mínimo detalle había sido coordinado. Del plan sabían los principales líderes del oficialismo. Solo dejaron por fuera a quienes generan dudas razonables por sus nexos con el chavismo. Trataron de evitar cualquier filtración. Eso lo lograron, como lo evidencia que Maduro y Diosdado fueron tomados por sorpresa y la posterior actuación cubana en la protección de Nicolás, quien estuvo por mucho tiempo siendo trasladado de un bunker a otro. Si todo estaba perfectamente coordinado, ¿qué ocurrió? Que la ambición desmedida por el poder de Leopoldo López cambió el guion. Leopoldo seguía con arresto domiciliario y quería encabezar la fecha histórica. Por eso presiona a Guaidó para adelantar el plan y no esperar el 1ro de mayo. Acto seguido, con la ayuda del director del SEBIN, se fuga de su arresto en su casa. Y luego aparece en la madrugada del 30 de abril junto a Guaidó cerca de Fuerte Tiuna. Esa jugada adelantada abortó el plan. Los involucrados desconfiaron de Leopoldo, porque consideraron que, si él no había sido capaz de respetar un acuerdo forjado con el apoyo de EEUU, no respetaría los términos del acuerdo. Hasta los testaferros retrocedieron. La ambición de Leopoldo López generó desconfianza y todo fracasó. No hubo sentencia del TSJ. No hubo pronunciamiento militar. No hubo marcha del 1ro de mayo. Los chavistas involucrados se sacudieron de su compromiso y ni siquiera respondían las llamadas que les hacían desde EEUU. Si Leopoldo hubiera apartado sus intereses personales, en pro de los intereses del país, la historia hubiese sido otra. Leopoldo arruinó un plan que era el resultado de intensas negociaciones y de muchos compromisos. LL terminó como huésped en la embajada de España y acabó con la esperanza de un país que hubiese celebrado, posiblemente, una verdadera victoria popular. Todo estaba dispuesto para que, a partir del 1ro de mayo de 2019, comenzara la transición y la recuperación del país. Con razón este amigo del cogollo opositor me alertó que había que estar muy pendiente de las jugadas de Leopoldo, en medio del esfuerzo actual para resolver la crisis. Confieso que la verdad del 30A cambió la opinión que tenía de Leopoldo López. Ahora lo veo más como un problema, que como parte de la solución. La verdad de lo que pudo ser un victorioso 1M y terminó siendo el fracaso del 30A, está en el afán de Leopoldo de ser presidente cueste lo que cueste.

¿QUIÉN MIENTE? Omar Prieto en sus declaraciones sobre los casos de coronavirus en el Zulia, en varias ocasiones ha sostenido que algunos de los positivos por esa enfermedad están en el Hospital Universitario. Ahora bien, recibí un mensaje de un amigo que trabaja en la dirección de ese importante y deteriorado centro asistencial: “El Gobernador miente. Aquí no hay casos de Covid-19 internados. Solo uno fue referido de una clínica privada, pero su familia se lo llevó porque fue recluido y abandonado en una de las áreas más deterioradas. Aquí no hay nada para atender esos pacientes, pero nadie dice nada porque el director, con el aval de Prieto, tiene una política de terror para que todos guardemos silencio, pero ya está bueno”. ¿Quién miente? ¿Qué esconde Prieto?

PROPUESTA. Me pareció interesante la propuesta que hizo pública el Partido Centro Democrático (PCD), presidido por Carlos Alaimo, en la cual recomiendan a Juan Guaidó que no pierda tiempo pidiendo ayudas económicas por US$1.200 millones, sino que más bien solicité a la comunidad internacional la entrega de los US$20 mil millones que han sido ubicados y en su mayoría congelado a los enchufados del régimen. Me parece que tiene lógica.

¿EXTORSIÓN? Lamentable la política extorsiva que lleva adelante el Director de Comunicaciones (OIPEEZ) de la Gobernación del Zulia, Juan García, contra los periodistas y trabajadores de los medios. ¿Y ahora que hizo Juan? El colega tiene una lista de unos 80 periodistas y trabajadores de los medios, a quienes les garantiza un supuesto trato preferencial para surtir gasolina, en medio de las severas restricciones. Hasta ahí todo bien. Pero como todo en el chavismo, el “favorcito” conlleva que los medios tienen que dar obligatoria cobertura a cada declaración de Omar Prieto, quien a veces habla dos veces por día. Cuando Juan pasa la lista en las ruedas de prensa y si alguno de los favorecidos no está o no se conecta, de inmediato les increpa y los va nombrando para que de inmediato se conecten, so pena de quedarse sin combustible. Eso es una simple extorsión.

ESCASEZ. No mejoran los niveles de inventario de gasolina en el país. Sólo hay alivios temporales, como consecuencia de unos cargamentos que el empresario, Wilmer Ruperti, se ha encargado de manejar como negocio con el oficialismo. Ruperti lo hace de nuevo, ya que fue el gran favorecido por el paro petrolero de 2002-2003 y ahora aprovecha para vender gasolina a precios muy elevados, aprovechando los efectos de las sanciones. En el caso del Zulia, desde Bajo Grande me informan, hasta la mañana del miércoles 08/04, que estaban a la espera de un barco que iba a dejar un poquito. Ese tanquero primero dejó parte de su carga en Falcón, para luego seguir al Zulia.

LIMBO. Así quedaron los proyectos petroleros en los cuales participaba Rosneft con PDVSA. ¿Pero no traspasó sus activos a una empresa del gobierno ruso? Si, pero eso no garantiza que siga la participación en las operaciones. Eso lo único que garantiza es que esos activos están en manos de Putin para una futura negociación, tomando en cuenta lo que ocurra en Venezuela. En dichas empresas mixtas hay mucha preocupación, porque carecen de una información oficial y confiable sobre el tema.

PDVSA. La empresa petrolera venezolana sigue rumbo al colapso, porque a sus limitaciones para la venta de petróleo, que tiene hasta el tope su capacidad de almacenamiento de crudo, ahora se suma que la pandemia ha restringido el mercado petrolero, lo que agrava aún más su situación. Se habla que, si la emergencia no es controlada rápidamente, el comercio mundial de petróleo se paralizará, lo que afectará la capacidad de almacenamiento mundial y detendrá la producción.

 

 

 

Darwin Chávez|@darwinch857|[email protected]

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad