Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

VERDADES Y RUMORES|Las lecturas y dudas que deja la huida de Leopoldo López

EFRAÍN RINCÓN|Los desafíos de la democracia en América Latina

ANTONIO DE LA CRUZ|Escenario electoral presidencial en Estados Unidos

MARLON JIMÉNEZ|La maldición del “Charro Negro”

SERENDIPIA|Un riesgo real de contagio

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Buenos días lectores de Serendipia. Espero que estés llevando bien la cuarentena o medianamente como se pueda. Lo de estar encerrado no es para todo el mundo y lo comprendo perfectamente. Llegó fin de mes y sobran las ERTES, los ERES, autónomos parados y problemas a resolver en medio de una pandemia por un virus altamente contagioso y que ha hecho que el mundo se detenga. No es fácil de digerir. 

Ya estando en abril los países contagiados cayeron en cuenta que no es una simple gripe o un ¨mata viejitos¨. Que el uso de las mascarillas en la calle reduce el riesgo real de contagio, es más debería ser obligatorio portar mascarillas, gafas y guantes como sugiere el doctor surcoreano Kim Woo, experto en enfermedades infecciosas en el Hospital Universitario de Guro, donde han podido contener la pandemia que considera la más complicada en sus 30 años de carrera. 

Este médico surcoreano dice que la tasa de mortalidad varía en cada país aunque el virus sea el mismo y hay tres maneras de contagio: 1.) Cuando toses o estornudas se producen gotículas de 5 micrómetros 2.) Cuando estornudamos y tenemos secreción nasal, solemos limpiarnos la nariz con las manos de manera casi inconsciente. Luego vamos dando la mano y tocando todo, mesas, teclados, pomos de puertas 3.) A través del aire en ciertas circunstancias, lo que se le llama transferencia aérea, cuando por ejemplo estamos gritando o comiendo en aglomeraciones en edificios altos y cerrados y esas gotículas se convierten en aerosol.

El riesgo de no llevar mascarás es alto. Eso está clarisimo. El virus no puede entrar por la piel, solo por las membranas mucosas que tiene un receptor llamado ACE2. El virus tampoco puede entrar por las orejas, solo por la boca, ojos y nariz. Es por ello importantísimo llevar mascarillas KF94 que es casi lo mismo que unas N95. Se ha demostrado que las mascarillas previenen la infección. Japón, Corea del Sur, China y Hong Kong lo saben, todo el mundo ahí  lleva mascarillas y se lavan las manos constantemente. Tiene a sus espaldas lecciones con el SARS en 2003, la gripe porcina en 2009 y el MERS en 2015. De hecho, desde el 22 de marzo todo ciudadano que quiera entrar a Corea del Sur lo detienen en la aduana y le hacen el test para detectar covid19 (dura 6 horas en saber resultados) mientras las personas están todo el día en un sitio destinado para esto. Si dan positivo, directo al hospital, si dan negativo los envían a casa y deben estar en cuarentena dos semanas con un APP donde se tiene comunicación dos veces al día para reportar síntomas y saber la geolocalización. 

Por otro lado, gracias al cielo el gobierno español rectifica, tras semanas asegurando que las mascarillas no eran necesarias para los ciudadanos sanos, ahora pidieron llevarlas todos para evitar que el coronavirus siga propagándose. No había ni mascarillas suficientes para el personal sanitario. Ya sabemos todos los escándalos por este hecho de escasez de material. 

¿Cómo se puede llegar a pensar que algo tan grave va a desaparecer en dos meses? Ilógico. Los expertos como Woo dice que como mucho hay que esperar 18 meses dentro del escenario de una vacuna exitosa desde la fase 1 a la fase 3. Que ahora no hay vacuna ni cura. El escollo principal de la crisis sanitaria es la financiación, sigue sin invertirse lo suficiente para prevenir una epidemia masiva. Fortalecer la I+D antes y durante el estallido de una pandemia, realizar dos ejercicios de formación y simulación al año y concienciar a la población de la vulnerabilidad a morir por un brote infeccioso. Todo eso es un protocolo de prevención. 

Siempre hay que prepararse para lo peor. Los europeos se sienten tranquilos pero ignoran cuan conectados todos los países con el transporte aéreo en un mundo globalizado y el riesgo que conlleva infectarse de una enfermedad que esté ocurriendo en un lugar del mundo y más en países donde hay un telón de acero en transparencia. 

“No hay que olvidar el desastre ni siquiera en tiempos de paz” frase que he aprendido en mi adolescencia de unos japoneses. Y ahora la vivimos en carne propia. 

Estamos preparados individual y colectivamente para una pandemia letal, somos conscientes de los riesgos de contagiarse sin caer en cachondeos, estamos conscientes de que los dirigentes de los países deben tener hasta un gabinete de guerra para hacer frente a una pandemia, la debida financiación y hasta simulacros. Estamos conscientes que por Ley Orgánica debe quedar por escrito que ningún partido político de turno en el poder puede privatizar la sanidad pública ni hacer recortes en sanidad ni en investigación científica. Me lo pregunto. 

 

Verónica González M.|Periodista|Barcelona-España|@Verosimiles

 

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad