Verdades y Rumores| Diario Digital de Interpretación y Opinion

DE INTERÉS

#CONTRASTES|Darwin Chávez conversa con el rector de la URU, Jesús Esparza Bracho

¡CAMPAÑA! Contribuye con el periodismo libre en Venezuela

CAIGA QUIEN CAIGA|Ser docente y no morir en el intento

ADOLFO HERNÁNDEZ ¿Cuál bloqueo?

EDITORIAL ¡Que Dios se apiade de Venezuela!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

No es una expresión fatalista o extremista, pero si adaptada a la difícil realidad que viven los venezolanos.

Una realidad marcada por carencias de todo tipo, que ahora pretenden ser solventadas por una dolarización que impulsa el mismo régimen, como mecanismo de “normalización”.

Pero, además, por si fuera poco, toda la devastación dejada por el oficialismo, la pandemia de coronavirus toca territorio nacional y eso traerá consecuencias impredecibles.

Si países que no tienen al chavismo en el poder como Italia y España están viviendo momentos críticos con la emergencia, solo imagine lo que ocurrirá en una Venezuela sin un sistema de salud que realmente funcione

En Venezuela quedan restos de un sistema de salud que traía problemas, pero que se mantenía en pie gracias a la conjunción de esfuerzos públicos y privados.

No hay medicinas.

No hay insumos.

No hay médicos porque en su mayoría han emigrado ante la crisis.

Ni siquiera hay tapabocas que es una simple medida de protección.

Y no hay nada de eso porque el chavismo saqueó al país.

Eso no es culpa de las sanciones, como quiso hacer ver Maduro, porque esas medidas eximen la compra de medicamentos y alimentos de las restricciones.

No hay nada, porque el régimen se robó las riquezas y ahora no hay dinero con qué satisfacer las necesidades, sobre todo frente a los graves riesgos que implica que la pandemia toque con fuerza a Venezuela.

Por eso la exclamación del titular principal, porque Venezuela es, junto a Haití, el pais más vulnerable del continente ante la feroz arremetida del coronavirus.

Frente a la triste realidad venezolana:

¡Qué Dios se apiade de Venezuela!

Y disculpen el pesimismo.

 

 

@VerdadesRumores

ACEPTAR TODAS LAS COOKIES    Más información
Privacidad